TERMINOLOGÍA 3 – DEEP THROAT (Gagging)

El arte de tragar a fondo y no asfixiarse en el intento. Si una mamada puede ser una de las más bellas experiencias para compartir dentro de una relación íntima, podemos afirmar que aprender a realizar correctamente lo que se conoce por “Garganta Profunda” es hacerle alcanzar a un tío la más exquisita cumbre del placer. En el contexto BDSM, adquiere una dimensión si cabe más especial aún, porque un alfa Dominante es alguien que disfruta usando a sus seres sumisos, y que a su vez ,ha de saber hacerles experimentar y desear cosas nuevas, procurando que se sientan seguros al practicarlas y que las puedan llegar a disfrutar.

Para un puto esclavo pussyboy como yo, es una forma sensacional de procurar placer al Dominante, que le hará sentirse orgulloso de poseer a un ser sumiso bien entrenado, al tiempo que como sumiso ganaré en autoestima al saber ofrecerle al mi alfa ese placer. Muchos Dominantes tienen su propio método de enseñanza, y todos sirven si ayudan a facilitar el aprendizaje de la persona sometida a ellos a hacerlo sin miedo y sin correr riesgos innecesarios.

No hace falta deciros que os tiene que gustar, que te encanta disfrutar proporcionando el máximo placer al hombre al que admiras y deseas. Tiene que ser algo placentero para ambos. Para el sometido darlo, para el Dominante recibirlo,  para ello importante  tomarse el tiempo que sea necesario con cada persona ..

No todo el mundo vale para ser “garganta profunda” son muchos los que desisten de ésta práctica tras varios intentos frustrados, los vómitos, la sensación de ahogo y la angustia que provocan, unidas a la sensación de fracaso, y los nervios, pueden llevar a cansar tanto a Dominantes (no se lo están hacien bien) como a los sumisos que se frustran por no poder, no saber, o no dejarse follar por la boca. Yo como soy un putón casi profesional en la materia, me atrevo a sugeriros algunas de las técnicas que conozco jajajjaj ¿Acaso  pensábais que nací sabiendo? no, no, me costó mucha paciencia y entrenamiento. Y sigo ejercitándome todos los días para convertirme en un mamón de campeonato.

Como todo en esta vida, tiene sus trucos, su técnica y eso es lo que voy a tratar de explicar paso a paso, de la forma más sencilla y coloquial, vamos al lío.

Tragar y respirar a la vez.

Es algo que se puede ejercitar en solitario, forma parte del entrenamiento del sumiso y si sois constantes y se toman unas mínimas medidas de seguridad, sorprenderéis al Dominante en alguna ocasión especial convirtiéndola en inolvidable. Hacedme caso.

Técnica Base.

-Aprende a respirar sólo por la nariz, (recuerda que la boca la tendrás ocupada). Ejercita eso unos  minutos.

-Si se está acatarrado y/o se respira mal por la nariz, es conveniente usar un descongestionante nasal,  para mantener la nariz despejada durante cierto tiempo.

-Aspira profundamente, cuenta hasta cinco para el siguiente paso.

-Pon dos o tres dedos en tu boca, bien adentro pero sin presionar la lengua, aguanta la respiración  unos cinco segundos, ahora dedos fuera, expira, relájate y otra vez a la carga.

-Toma aire por la nariz, cuenta otra vez y dedos adentro otra vez, vuelve a contar, a sacarlos…

-Puedes ir aumentando paulatinamente los segundos en la fase de penetración. Es así de sencillo.

 Segundo paso:

– Otra cuestión a tener en cuenta es acostumbrarse a tener la boca bien abierta, para ejercitar los músculos faciales y la mandíbula; necesitarás hacerte con un tubo circular de un diámetro de una polla normal (he dicho normal) que te pueda caber, y que quepa sin forzar demasiado la boca y la mandíbula. Para ir entrenándote te puede servir, por ejemplo, el canuto o el cilindro de un rollo de papel de cocina; bien forrado con cinta aislante adquiere una dureza adecuada, y si lo cubres con film transparente  de cocina, quedará aislado de la humedad bucal y no se deformará tanto. En realidad muchas cosas que tenemos alrededor pueden servirnos para prácticas BDSM, siempre que sepamos utilizarlas de forma segura. Esa debe ser siempre la máxima prioridad. Y preguntaréis ¿Por quéutilizar un cilindro que está hueco cuando me puedo meter un cipote de goma? Porque tenéis que aprender a respirar.

Tercer paso: ¿Qué postura pongo?

LSi eres un esclavo mamón como yo, la más adecuada es arrodillado, arqueándote hacia atrás, separando las rodillas pero manteniendo los tobillos juntos y sujetándote a ellos con las manos dejando que la cabeza cuelgue hacia atrás;  de esa forma, la boca y la garganta quedan perfectamente alineadas, lo que facilitará una penetración profunda. Las manitas quietas ¿eh? no vale hacer trampas.. recuerda, eres un garganta profunda. Ensaya esta postura hasta que te encuentres cómodo en ella y te resulte natural adoptarla. ¿Quien dijo que la vida de un pussyboy era fácil? hay que tragar carros y carretas. Más adelante si sois perseverantes seréis capaces de hacerlo en otras posturas sin dificultad. Lo más importante es mantener perfectamente alineadas boca y garganta.

Cuarto paso:

Ahora es el momento de colocar el tubo en la boca y volver a la postura anterior. Recuerda: Respira por la nariz aunque tengas la boca bien abierta.

-Tómate unos segundos, y cuando lo tengas controlado, empieza por meter los dedos en la boca, sigue respirando sólo por la nariz.

-Esta vez vamos a hacerlo un poco más difícil, mueve los dedos dentro de la boca, presiona un poco  la lengua con ellos, gíralos dentro, pero siempre respirando por la nariz hasta que estés relajado y no   te moleste ni te desconcentre sentirlos ahí.

-Ahora mételos bien a fondo, tranquilo, respira bien… cuenta de nuevo hasta cinco y sácalos.

-Así una y otra vez hasta que la respiración sea calmada, rítmica y el abreboca no moleste.

¿A que los dedos en el fondo de tu boca ya no te dan ganas de vomitar ni sensación de asfixia?

Quinto paso:

-Busba algo que se asemeje al cipote de un hombre en erección, en longuitud, anchura y dureza, algo largo y no demasiado delgado para que no se escape de tus manos y que puedas manejar con seguridad. Por ejemplo una zanahoria del Mercadona bien gordota y que están de oferta. A mí que el guarda de seguridad me conoce, siempre menda que me reserven las mejores.

-Piensa en la polla de tu Dominante, en el placer que le vas a dar, céntrate en eso e imagínatelo de pié frente a ti, con su pollón apuntando a tu boca.

-No muevas la cabeza, (cuando estés con él, pídele que te ayude a sostener la cabeza no vayas a descoyuntarte a la primera  pero manteniendo siempre la boca y la garganta en línea recta).

-Ahora ve metiendo la zanahoria (si te atreves con un calabacín, adelante) en tu boca despacio y con cuidado, pero hasta el fondo, rózalo pero no lo claves; tiene que poder moverse.

-Empieza a simular el movimiento de una polla cuando entra y sale de tu boca, muy suavemente, sin forzar.

-Acompasa la respiración a ese movimiento y no te desconcentres; respira sólo por la nariz y aguanta la respiración mientras la tienes dentro, expulsa el aire cuando salga y tómalo cuando vaya a entrar de nuevo. Te prometo que no te llevará mucho tiempo dominar la técnica.

Sexto paso:

-Una vez que la técnica base se domine bien, prueba a hacerlo sin el abreboca (el cilindro de cartón), comprobarás que, seguramente, ya eres capaz de hacerlo, si no es asi, repite el apartado anterior paso a paso. Lo importante es aprender bien, no aprender deprisa.

-Cuando hayas llegado hasta aquí sin dificultad, (si continuáis vivos) es el momento de practicar en otras posturas:

-La más habitual; arrodillado y con el pene enfrente con el Dominante erguido.

 -Arrodillado y entre las piernas de él o ella (si se trata de una ama con arnés) si está sentado.

 -Tumbado sobre una cama imaginándole sobre ti, etc. Respiración, calma y mantener la boca y  la garganta en línea recta para que nada dificulte la penetración, eso es todo.

Técnicas mas avanzadas.

Una vez se haya conseguido seguir los pasos anteriores correctamente, (si has tenido problemas con alguno, sólo tienes que repetir hasta que te salga bien) llega el momento de avanzar un poco más, y eso se traduce en tiempo; en conseguir mantenerla en el inicio de tu garganta por más tiempo, lo que va a ser muy útil en el momento en que el Dominante, a punto de regalarte su leche, decida mantenerla ahi un poco más para descargarse por completo. Los pasos son los mismos de antes, pero alargando tanto como puedas el tiempo.

-Recuerda que los ejercicios de respiración han servido para eso, para ayudarte a concentrarte y para contener y controlar la respiración.

Ya estás preparado, así que ahora, prueba cosas nuevas.

– Juega imaginando el cipote de tu Dominante en tu boca, ya sabes lo que tienes que hacer, ¿verdad? si, eso que tanto le gusta que le hagas: que lamas el glande rodeándolo con tu lengua, dándole pequeños toques justo en la punta, apriétala contra tu paladar y frótate la boca con ella; Disfruta haciéndole disfrutar.

-Seguro que conoces lo suficiente a tu macho alfa como para saber que llegará ese momento en el que él no va a poder más y la hundirá en tu garganta hasta el fondo; pruébalo, asegúrate de ello.

 Un Paso más:

-Ahora pon esa zanahoria al fondo de la boca.

-Respira bien a fondo por la nariz y mantenla dentro tanto como puedas.

-Cuenta mentalmente, si eso te ayuda, y húndela hasta la garganta.

-Resiste, puedes hacerlo. Piensa en tu Dominante: A más tiempo, más placer.

-Seis, siete, diez segundos… quince… trata de ir ganando segundos, que cada vez dure más. No fuerces nunca hasta ponerte en peligro de asfixia, detente si algo te desconcentra, normaliza la

 respiración y vuelve a comenzar. Cuando hayas conseguido mantenerla ahí durante… digamos doce o quince segundos, (mejor si es más) una docena de veces, prueba a cambiar de postura como antes:

-De rodillas y con la espalda arqueada.

-De rodillas pero inclinándote hacia delante en busca de ésa adorada polla.

-Tumbado…

Llega hasta donde puedas y tranquilízate, mañana podrás un poco más. Una vez comprobado que puedes sin problemas, estarás perfectamente preparado para ofrecer a tu Dominante una deliciosa mamada como se merece, combinada con tus nuevas habilidades, le sorprenderá muy gratamente y os hará sentiros más felices y cómplices que nunca. No es una carrera de velocidad, sino de voluntad, resistencia y superación que el macho alfa sabrá valorar y disfrutar, al tiempo que un puto esclavo como yo crecerá en entrega, control de si mismo, compromiso hacia el Dominante y autoestima.

Si tenéis la suerte (como yo he tenido) de que es el propio Dominante quien te entrena en esta disciplina, lo más seguro es que te vaya tranquilizando utilizando un tono de voz suave y lento (Oh, qué maravilla!) para ayudarte a sentirte seguro, relajado y tranquilo. Te aseguro que NADA es comparable a la auténtica textura, dureza y sabor de esa polla del hombre con el que se sueña, se desea, y se adora.

 

Anuncios

(SD) ¿ME HAS ECHADO DE MENOS? (2)

(*) Advertencia: A partir de hoy veréis en el título de cada entrada, a la izquierda y entre paréntesis, un símbolo D:dominación, B:bondage, SD:sado-maso, para alertaros de qué va el post y evitaros la lectura (por el tema o contenido) que os pueda resultar desagradable.

PARTE 2

 Me desató, me cogió en brazos, y me llevó al baño. Con cuidado me colocó en el rectángulo de la ducha y trató de reanimarme con el agua tibia que caía desde lo alto.. no tardé en sentir el efecto vivificante de la ducha. Él estaba dentro conmigo atento a mis reacciones; yo diría que incluso algo asustado. Me incorporé un poco sobre mis rodillas y me abracé a sus muslos. Tenía la necesidad enorme de estrechar mi cara sobre su sexo, besarle la polla, el vientre, y los huevos con verdadero amor y devoción. Él me dejó hacer sin poner ninguna objeción.

– Javí, tengo ganar de mear otra vez, voy a salir un momento de la ducha.

Le supliqué con la mirada que no saliese, que se quedase dentro y orinase sobre mí. Le volvía coger la polla y se la besé con adoración como quien sostiene en las manos algo sagrado, ese dios al que venero tanto porque forma pare de él porque al igual que yo le pertenece, porque le representa en su conjunto. No tardé en recibir sobre mi cara el precioso regalo que manaba de la punta de su capullo. En esa postura con las caderas echadas hacia adelante, los muslos separados, y ese porte masculino que sólo un alfa sabe adoptar de forma natural, me resultaba más poderoso y hermoso que nunca. Abrí la boca para que su meo inundase mi boca (esta vez sin trgar) mientras él con delicadeza me sujetaba la mandíbula hasta vaciar por completo su vejiga. A continación, hizo que me incorporara y cuando estuve a la altura de sus ojos me sonrió. No pude contener las lágrimas y empecé a temblar. Cogió el gel y empezó a enjabonarme como a un crío.

– Javi, tampoco quiero que estés todo el tiempo tan asustado. Entiéndeme, no puedo ser otra persona ni comportarme contrario a mi naturaleza, pero tu macho también sabe ser cariñoso con su chico cuando lo encuentre conveniente. Eh, Mírame y no llores: ¿Tanto me quieres?

– Moriría por ti.

– Buen chico, cada día me siento más a gusto y cómodo contigo. Eso es lo que de verdad debe importarnos. Ahora, nos vestimos y vamos a la cocina a comer algo, tampoco quiero que mi pequeño sea un chico débil y enfermo. No. mejor.. ¿te parece que encargue una pizza y te comes cada porción en mi mano a pequeños mordisquitos? Anda, ven aquí.

 

(SD)¿ME HAS ECHADO DE MENOS? (1)

PARTE 1

 Antes de irse por la mañana a trabajar, me dejó desnudo a cuatro patas atado a la pared con la cadena al cuello. No bebí ni comí nada durante las largas horas que estuvo ausente ya que los recipientes metálicos para perros los dejó vacíos. Ni tan siquiera un maldito hueso de colágeno que roer. Durante todo ese tiempo no pude pensar en nadie más que en él, tenía los apuntes de clase cerca pero no podía concentrarme en ellos. Cuando por fín oí la cerradura de la puerta me estremecí en una mezcla de miedo, euforia y terror al mismo tiempo. Se acercó a mí y dejó que le olisqueara la ropa de faena, entre lágrimas hundí el rostro entre sus piernas para besarle y lamerle el paquete. Me apartó de él bruscamente

– ¿Qué estás oliendo perra? Te has dado ya cuenta que a la hora del almuerzo he ido a casa de mi parienta a echarle un polvo ¿no?

Mientras se dirigía a la cocina se fue desprendiendo de su ropa de trabajo, pilló una cerveza del frigo y regresó de nuevo al rincón donde yo permanecía encadenado a cuatro patas. Se sentó sobre mi espalda como quien monta un potro con ambos muslos a cada lomo.. sentí el peso de sus polla  y sus huevos duros y ácidos como un limón sobre mi espalda. Tras beber algunos sorbos del botellín, vertió un poco de cerveza en el recipiente que tenía cerca.

– Bebe perra, debes estar muerta de sed.

 Hundí la nariz en el bebedero con intención de atrapar un poco de líquido acanalando la lengua como hacen los perros, pero de una patada apartó el recipiente metálico de mi rostro. Se desabrochó los vaqueros y orinó en él; a continuación, con l punta del pie me lo acercó de nuevo.

– ¿Tienes sed? pues bebe..

Estaba deshidratado después de todas las horas transcurridas, metí la cabeza y comencé a beber de su meada. Percibí restos de semen y testosterona diseminados en el líquido. No dejé ni una gota.

– Me encanta oírte beber como una perra.

aún sobre mí se inclinó para morderme en el cuello al tiempo que pellizcaba fuertemente mis pezones. Me dolió pero ahogué como pude mis gemidos. Muy cerca de mis oído me susurró:

– ¿Tienes hambre? (no dije nada) escúchame bien: voy- a -darte -la -pastilla -de -la-s vitaminas, ¿de acuerdo? si la vomitas enseguida es señal de que no has comido nada en todo este tiempo, pero si tras tragarla no ocurre nada sabré que me has engañado y el castigo será duro, te aviso.

Por suerte, la pastilla al entrar en mi estómago y mezclarse con la orina ingerida, me provocó náuseas y acabé por vomitarla.

– Buen chico, así me gusta. Que obedezcas a todo lo que te pido. Ahora toca hacerle gozar a tu macho. He follado este mediodía con mi novia, pero tú eres mi putita, ¿verdad que eres mi putita preferida? tú eres mucho mejor porque sabes darme todo lo que me gusta.

 Me acerqué a sus pies para besarlos y lamerlos. A continuación (siempre arrodillado y a cuatro patas) llegué hasta sus huevos para chupárselos e introducirlos uno a uno en mi boca. Se los acaricié dócil y suavemente con la lengua. Se los lamí con esmero. Finalmente, me introdujo su grueso cipote hasta la garganta. Yo ya había aprendido a tomar aire por la nariz y abrir la laringe al máximo para que su capullo entrase sin dificultad. Me rodeo el cuello con sus manos para claramente en vaivel de su polla invadiendo mi garganta.

– ¿Me has echado de menos? si la respuesta es afirmativa, con ese lengüita tan suave que tienes hazme la señal de “Sí” sobre mi capullo. Así muy bien: con la puntita de la lengua arriba y abajo sobre mi frenillo significa “sí, te he echado mucho de menos, amo” Y si me has echado mucho mucho mucho de menos…. además de la señal, succiona y aprieta con los labios como si tu boquita fuese un coño.Así, muy bien… Demuéstrame que eres la mejor de las putas, demuéstrame cuanto quieres a tu macho.

Volvió a sentarse sobre mi espalda, y tras deslizarse un poco por ella, pronto encontró la posición adecuada para penetrarme a cuatro patas. Me dio unos cuantos azotes en el culo y extendiendo los brazos me pellizcó los pezones. Eso era algo que realmente le excitaba porque – como ya dije en otro momento -, Él sabía muy bien que es una de las zonas más sensibles y erógenas que tengo. Mis tetillas tras manosearlas un poco y pellizcarlas aumentan un poco de volumen, y los pezones se vuelven duros y turgentes. La excitación que me produjo aquello hico que empezase a gotear líquido preseminal.

– No te vayas a correr ¿eh, zorra? que te conozco. No tienes mi permiso. Tú sólo sirves para darle gusto a tu macho y para servirle. Tu placer no cuentas, sólo eres una puta de mi propiedad y las putas no se corren.

 

 No tardó en deslecharse y vaciar el contenido de sus huevos dentro de mí. Entonces, no sé si por el efecto de las vitaminas y por todas las horas que pasé sin comer nada, sufrí un mareo y por unos segundos perdí el conocimiento. Me desplomé en el suelo después de que él me preñara. Para mi sorpresa se inclinó sobre mi y empezó a darme suaves palmaditas para reanimarme.

– Javi, Javi.. ¿estás bien? – le oí decir.

– Sí, no pasa nada. Enseguida se me pasa.

TERMINOLOGÍA (2)

EL BONDAGE

El arte precursor del bondage ha alcanzado su mayor desarrollo en Japón, donde se le conoce con el nombre de “shibari” y cuenta con una larga tradición y una más que respetable ascendencia social. Bondage (del inglés to bind, maniatar) es la denominación que se aplica a los encordamientos eróticos ejecutados sobre una persona vestida o desnuda. Los atamientos pueden hacerse sobre una parte o sobre la totalidad del cuerpo, utilizando medios diversos: cuerdas, esposas ,pañuelos, cintas, etc., aunque también se usan cadenas, cinta adhesiva o cualquier otro medio susceptible de inmovilizar y/o envolver el cuerpo de la persona subordinada. El bondage puede usarse como práctica estetico-erótica en una relación BDSM, como instrumento erótico en sí mismo o como elemento en escenarios de dominación o sadomasoquistas. En cualquier caso, forma parte de la llamada cultura BDSM.

A pesar de que este tipo de prácticas se han utilizado desde siglos, sólo recientemente se han empezado a recoger en obras de divulgación sobre sexualidad, pero el deseo sexual ligado a la inmovilización está muy extendido y se conoce desde antiguo,como lo muestran numerosas imágenes de intención aparentemente no erótica. ¿Por qué a algunas personas les atrae el juego de ser atadas? La razón que con más frecuencia se invoca es la liberación de inhibiciones y responsabilidades, en la medida en que confían las llaves del juego erótico a otra persona, que es quien impone las pautas a seguir. La sensación de dejarse llevar, de despreocupado abandono erótico, es para muchas personas altamente gratificante en el plano sexual.

A algunas personas (como es mi caso) les atraen también las sensaciones físicas sobre la piel: la presión de la cuerda, la imposibilidad de moverse, el roce o incluso la abrasión producida por la cuerda al desplazarse sobre la epidermis.  A  mí personalmente, me erotiza en grado máximo el roce de la cuerda en mis muñecas, en las ingles, en el canal de mis nalgas hasta estimular mi ojete, morder la cuerda, lamerla, sentir la presión sobre el cuello… y por encima de todo, sentirme atado a modo de bridas mientras mi alfa me cabalga como un potro. Ligado a esto último está también el placer obtenido por la adrenalina que genera el peligro simbólico.

 Atrae también la sensación de impotencia cuando se hacen intentos por liberarse; a algunas personas les agrada realizar estos intentos mientras son estimuladas sexualmente por la persona activa, aunque el bondage no implica necesariamente contacto sexual. Es frecuente asimismo el uso del bondage en los llamados “juegos de sumisión” o juegos en los que se representan roles amo/esclavo. Finalmente, el bondage puede utilizarse como complemento a otras prácticas sexuales, incluso de tipo enteramente convencional, para estimular la libido de la persona que recibe el bondage y/o de la persona que lo ejecuta. En este contexto, algunas de las razones que las personas activas suelen dar con más frecuencia para explicar su afición al bondage, son el estímulo que genera tener la total responsabilidad sobre el placer sexual del compañero o compañera, el placer creativo y estético unido a la visión del cuerpo humano encordado como una singular obra de arte, y otras razones, complementarias que excitan en alto grado a quienes asumen un rol pasivo.

PRECAUCIONES

La mayoría de las lesiones del bondage se producen entre principiantes, otras por “jugadores” con experiencia, que se consideran “expertos” e intentan cosas aventuradas de forma consciente o inconsciente. Tened cuidado.

El bondage para la suspensión requiere una cuerda especial, nudos especiales, “arneses” especiales en el cuerpo y en definitiva precauciones especiales.

Hay otros ingredientes para una buena escena de bondage además de la cuerda, la actitud mental (la vulnerabilidad y el desamparo) Las cuerdas son un ingrediente adicional en la lucha del cuerpo para ganarl a libertad. Las cuerdas se deben revisar periódicamente, vigilar los extremos y el color, la decoloración puede indicar un deterioro químico, en cualquier caso se deben deshechar las cuerdas que presenten síntomas de envejecimiento. Evita anudar las cuerdas, los nudos reducen la resitencia a la ruptura en un 40%, la fuerza que se ejerce, en vez de repartirse por igual en toda la cuerda, se concentra en el nudo, por eso es preferible empalmarlas que anudarlas. Si se utiliza con poleas, ésta, debe ser de un tamaño adecuado, para evitar desgastes.

 Si después de una sesión no conviene que se noten las marcas de la cuerda por alguna razón, se pueden usar pañuelos e incluso tiras de tela de sábana, que normalmente no dejarán ninguna marca, y también se puede utilizar la cinta médica para amordazar. Poner la parte posterior de las manos juntas hace que los codos se doblen hacia fuera y las manos sobre las muñecas, en realidad cuando ata, está atando sobre el dorso de la mano más que sobre la muñeca, así que es fácil para el sumiso liberarse.

Como cualquier otro “deporte o disciplina”, el bondage se practica mejor conociendo los riesgos y las medidas de seguridad, si el juego se realiza con seguridad y control, la satisfacción está garantizada.

En todos los deportes, existe la posibilidad de accidentes, y lo mismo pude suceder en el bondage, no juegues si tu mente no está alerta, cansada o bajo la influencia de drogas o alcohol. No intentes hacer cosas de las que no estés seguro, la garganta nunca debe recibir presión de ninguna clase y nunca debe dejar sola a una persona atada.

El bondage mal hecho, particularmente en las muñecas o tobillos, inhibirá la circulación. El sumiso sentirá un entumecimiento. Se sentirá a veces incómodo, a veces no. (todos conocemos la sensación de un pie que se nos ha dormido). La inhibición temporal de la circulación no es un problema a menos que el sumiso tenga una sensación dolorosa.

Si el bondage está molestando en la trayectoria de un nervio, el sumiso sentirá un dolor como si tiraran de él o un dolor centralizado en ese punto. Si el sumiso cree que el bondage está bloqueando la trayectoria de un nervio, se debe quitar el bondage inmediatamente.

Cuando se atan las muñecas en la espalda, con los brazos rodeando el pecho, y haciendo que los músculos del pecho queden oprimidos, los sumisos que carecen de flexibilidad pueden notar una reducción en la entrada de oxígeno y notar dolor de cabeza, o incluso desmayarse.

Los participantes sanos y con aguante pueden gozar de una posición determinada alrededor de una hora. Si no eres una persona absolutamente sana o no tienes experiencia, deberías intentarlo una media hora, si estás experimentando algo nuevo, limita también el

tiempo a media hora.

 Para prolongar tus sesiones de bondage, varía la colocación de las manos -por ejemplo- comenzando con las manos atadas atrás y tras una media hora cambia hacia adelante, etc.

Si vas a jugar con cuerdas, debes tener a mano un cuter o una tijera de seguridad (tijera médica) que se puede comprar en las farmacias y tiendas de suministros médicos. Están diseñadas para quitar vendajes, tienen un lado externo plano para proteger la piel cuando se cortan.

Y cuando te desaten…. ufff! entrégate sin reservas

 

tumblr_nls4lpROzx1thvddco1_500

SUEÑO DEL ÁRBOL

Sabéis una cosa? cualquier semilla no puede saber lo que va a suceder, nunca ha conocido la flor o el árbol. Bajo la superficie de la vida, la semilla no se conoce a sí misma no sabe lo que es. Aún no cree en su potencial de convertirse en flor, fruta o árbol. Sólo es un sueño de sí misma…

Largo es el camino y nada está garantizado. Mil y uno son los peligros del viaje que le espera, muchos los escollos e incertidumbres. Qué segura está la semilla dentro de su núcleo duro, durmiendo bajo la tierra, en esa noche oscura que la cobija y acuna.

Pero un día sucede. Así es el misterio. La semilla despierta, deja caer la cáscara que era su seguridad y comienza a moverse.

Eso mismo me ocurrió con el amor y el sexo. Casualidad más terrible. Aún dormido en mi niñez, una extraña y fatal coincidencia hizo que al despertar adorase al primer guerrero dominante que se cruzó en mi camino.

Inmediatamente comienza la lucha: la lucha contra el suelo, contra la piedras y las rocas. La semilla era dura en su origen … pero el tierno brote germinado, ahora es suave y frágil frente a los muchos peligros que le acechan. No podrá sobrevivir sin la protección del amo.

La semilla podría haber sobrevivido por milenios escondida bajo la cálida tierra, pero ahora, para ese tierno brote que despertó al corazón enamorado los peligros son muchos. Sin embargo, el viaje hacia lo desconocido es inevitable: hacia el sol, hacia la fuente de luz y calor, hacia ese cuerpo que le espera para entrelazarse y someterlo.

No sé hacia dónde voy, no sé por qué tiene que sucederme…

Un sueño posee la semilla.

La semilla se mueve.

¿Cómo es posible que una sola gota de saliva, sudor, y semen alfa despierte en mí esta devoradora sed?

–  Confieso que este blog lo he podido abrir recientemente porque hace cinco meses que no estoy con nadie. Tuvimos que separarnos. En este post he utilizado la imagen de la semilla para que entendáis esa “necesidad imperiosa” que tengo de entregarme y servir al amo.

Más pronto que tarde, sucederá, sucumbiré ante un nuevo dueño, es inevitable. Ojalá tenga la oportunidad (no depende sólo de mí) de transmitiros los preámbulos, los primeros pasos, cómo es el día a día cotidiano hasta que se establecen las reglas y normas  Dom/Sum entre los dos.

He pensado en utilizar para las entradas, fotografías que no fuesen tan explícitas y que tuviesen una mayor calidad estética y artística, pero ¿por qué mentirme a mí mismo? esas imágenes reflejan el carácter, la mirada, y la esencia de los tíos con los que he estado.

NACIDO PARA SERVIRLE

 A él le gusta sentarse ante mí e ir separando poco a poco sus muslos, es su manera de recordarme quien tiene el poder y quien manda entre nosotros dos; al mismo tiempo, es su modo de liberar sus tensiones y adquirir seguridad en sí mismo. Todo gran guerrero necesita su reposo. Mi mente ya está lo suficientemente bien entrenada para confortarle y proporcionarle la tranquilidad que necesita en esos momentos cuando le veo preocupado o bajo de ánimo, permaneciendo en silencio a su lado como un perro feliz de acompañar a su amo. Soy esa cálida presencia que no pide ni exige nada. A él, en cambio, sólo le basta con mirarme para darse cuenta de la profunda admiración y lealtad que le tengo como macho superior. Él es el poderoso guerrero al que amo e idolatro por encima de todas las cosas, y estaría dispuesto a luchar y a dar vi vida por él con tal que mi alpha consiguiese todo lo que él desea y necesita en este mundo. Me entrego a él con todas mis energías para hacerle aún más fuerte, más dominante, y poderoso ante el mundo de “los otros.”
Entonces es cuando él abre sus piernas y me permite apoyar mi cabeza en su paquete para que sus feromonas calmen  mi ansiedad. Si le viérais con mis ojos entenderíais por qué le quiero y admiro tanto cuando le observo sentado ante mí en esa postura, orgulloso de saberse un hombre que ha nacido para ser servido por subordinados como yo. Creedme si os confieso que en mi mente no puede existir ningún otro hombre que no sea él porque para mí representa el poderoso guerrero que ha sabido vencerme y doblegarme a su entera voluntad. Él es el líder, el macho alpha de la manada y yo soy feliz de obedecerle y darle el sitio que se merece en la jerarquia. Él lo sabe, por eso al desabrocharse la bragueta de los vaqueros apoya mi mentón en una de sus manos y acerca mi cabeza a su entrepierna. A continuación se saca la polla y la coloca sobre mi cara… me prohíbe que le toque, las manos deben seguir unidas por detrás pegadas a mi espalda. Quiere ver en mis ojos esa mirada de devoción mientras poco a poco su poderosa verga va engrosando su cilindro de carne hasta alcanzar el máximo de erección. Se me acelera el pulso y mis ojos brillan de excitación, es una febril devoción la que experimento cuando percibo el olor que desprenden sus feromonas, ese anillo vibrante y repleto de testosterona cuando desenvaina su prepucio y asoma el grande húmedo y púrpura. 

Ahora, sí, ahora . ..es cuando me encantaría que fuéseis testigos de mi hambre y entrega, que pudiérais ver mi desesperación por servir y dar placer a mi macho alpha para conseguir su orgasmo. ¿Por qué os digo que para mí no puede existir otro hombre que no sea él? Pues porque toda pretensión, orgullo, dignidad y rastros de ego por mi parte, desaparecen de mi vida: todo lo que queda es la desesperada necesidad de servir y venerar a mi ser supremo.

Tened también en cuenta lo que piensa y experimenta él – mi poderoso guerrero – cuando observa a su chico Beta arrodillado a sus pies y es consciente de tener el poder de controlar a otro ser humano a través del placer. Naturalmente que él dispone de muchos más medios para obligarme a obedecerle, pero ejercer el control y el poder a través del placer.. eso es lo que más le embriaga y excita como una dulce droga. Veríais y oiríais como gimo suplicándole que me permita besar y lamer su polla, pero él de momento me niega ese favor. Debo continuar hambriento y ansioso gimiendo como un perro con las manos a la espalda.. él, por el contrario, continúa pajeándose lentamente y exhibiendo ante mis ávidos ojos su hermoso cetro lubricado por el goteo incesante de líquido preseminal. Lloro como un niño, gimo como un cachorro pidiendo mi alimento. Ésa es el hambre desesperada que a él tanto le excita ver en mis ojos. Entonces apiadándose de mí y a modo de regalo, deja caer un chorro de saliva sobre mi boca abierta para calmar un poco mi ansiedad.

Me abofetea pero no para causarme un dolor innecesario – mi alpha no necesita ser un sádico – sino para abultar aún más mis labios hambrientos y relajar mis mandíbulas antes de correrse y vaciarse más tarde en mi garganta. Entonces le escucho darme la orden ¡un solo chasquido de sus dedos basta! y ya puedo volcar todos mis deseos y energías contenidas para hacerle la mejor mamada que él se merece. Y así es como sucede: absorbo su testosterona y proteínas al mismo tiempo que las lágrimas se mezclan con el semen, el hambre con el éxtasis, el placer con la comunión sagrada, el poder con el sexo, y el sexo con el poder absoluto que siente un macho alpha sometiendo a otro hombre que le ama y admira hasta la locura.

LOS SONIDOS DE MI GARGANTA, MÚSICA SUBLIME PARA SUS OÍDOS

Se levanta y al poner los pies en el suelo, se exhibe en todo su esplendor. Busca mi mirada mientras gateo aún somnoliento por las sábanas hasta llegar al borde de la cama embriagado por su olor a macho, y ante la visión de su poderosa erección matinal. No me atrevo a mover ni un solo músculo hasta que él ejecute una orden, chasquee sus dedos o me haga una señal con la mano. Estoy en ayunas pero sé que debo tragármela toda, es mi deber como subordinado beta obedecer a mi guerrero jefe y proporcionarle toda la devoción que se merece antes de irse a trabajar.

Es una auténtica lucha la que se produce en mi mente por controlar el reflejo del vómito por una parte y la desesperación por complacerle al mismo tiempo. Fuerzo al máximo la apertura de mis mandíbulas para introducirme su glorioso vergajo a la vez que empiezo a salivar profusamente. Con la succión se produce una especie de música al compás del golpeteo de sus huevos contra mis labios. Os aseguro que él no necesita emplear ninguna fuerza mientras folla mi garganta, sino que es mi propia hambre la que me empala directamente en su verga presionando el rostro contra su vientre y aspirando el delicioso aroma de su vello púbico. 

 

Estoy tan entregado a él que podría dar la impresión de que me está follando el cerebro ya que mi concentración es tal, que sería incapaz de pensar en otra cosa que en emplear mi boca, garganta, y lengua, para chupar, lamer y acariciar esa polla que entra y sale de mí llevándome al borde de la asfixia. Me he entrenado a conciencia durante muchas horas diarias con un dildo de silicona para aprender a respirar, a abrir al máximo mi garganta y aplicar fuertes y delicados movimientos de succión con mis labios. Pero a veces no puedo evitar que me broten lágrimas por el esfuerzo de tragar, y que mi cavidad bucal se desborde de saliva caliente… llegado ese momento, me agarra por la cabeza y la aprieta con fuerza contra su vientre; desea escuchar los sonidos guturales de mi garganta cuando empala su polla en ella. Es música sagrada para sus oídos, la agonía placentera de su chico beta que se asfixia entre sus manos, el canto de cisne que tiene lugar mientras me ahogo en un inmenso y delicioso lago de esperma.

– Javi, mírame.. abre bien la garganta no quiero hacerte daño. Esa vocecita dulce y rubia la tienes que conservar muchos años. Mírame, no dejes de mirarme, gatito.

Le entran ganas de mear. Me lleva asido por el pelo y gateando hasta el baño. Quiere que vea desde la posición en la que me encuentro arrodillado a sus pies, como brota su orina por el orificio del meato; es hermoso observar como se dilata por unos instantes para a continuación brotar de él, un surtitor de orina caliente y hormonada. Abro la boca dándole señales explícitas de mi sediento deseo, pero él me ignora mientras desahoga su vejiga… al final poco antes de vaciarse del todo, se apiada de mí y permite que saboree las últimas gotas en las que aún percibo rastros de esperma.