HABLA CON ÉL

Basta con preguntarle a cualquier verdadero pussyboy acerca de su admiración al Alfa y te responderá: Hay chicos nacidos para chupar pollas, y chicos nacidos para dominar a los primeros sabiendo cómo utilizar su herramienta.  Es algo así de claro y sencillo, y así de natural. Sin embargo, un buen pussyboy hijo de puta no se limita sólo a chupar la polla de sus Alfas, sino que es una relación simbiótica donde ambos buscan la paz, y su verdadero propósito: el máximo de placer al margen de todas las convenciones y comportamientos sociales aprendidos y/o inculcados. Un buen tragón (cocksucker) como yo, hace mucho más que simplemente conseguir a un tío,  un pyssyboy adora la masculinidad de su protector y sabe valorar el inmenso privilegio que supone que su Alfa le permita alimentarse de su verga. Cuanto más se entrega a él, más hambriento se vuelve y mejor va a realizar su trabajo dedicándose exclusivamente al placer total de su amo.

Así pues, amado Alfa, ya que tu pussyboy hace lo imposible por complacerte, sé comprensivo y generoso con tu gatito y dale las gracias por ese privilegio que te supone también a ti ser tan bien servido y atendido. Una buena tragona como yo hace de la  polla de su hombre el centro de su mundo mientras está de rodillas ante su dueño. Por lo tanto, aléntalo verbalmente mientras está utilizando su boca para darte el máximo placer. Habla de tu polla y que él te escuche. Hazle saber  lo bien que se siente un tío cuando está siendo bien atendido. Deja que sus oídos se hagan eco de lo mucho que te gusta tu pene, la mayoría de los hombres les encanta hablar de su valioso miembro. Pregúntale si tiene buen sabor y qué se siente entrando y saliendo de su boca. Oblígale a que te diga lo hermosa que le resulta tu cipote y lo mucho que lo quiere. Ni te imaginas cuanto ama tu polla. Juega con tu gatito, hazle rabiar quitándole el biberón de su boca, ya verás como suplica hambriento y va tras de ti desesperado y con lágrimas. Yo he llorado de desesperación, no me avergüenza reconocerlo.

Si no sabe mamártela bien díselo, pero si está haciendo un buen trabajo comunícaselo también. Es importante darle instrucciones verbales y comentarios. acerca de cómo utilizar sus labios, lengua, mejillas y garganta, cómo cuidar y tratar  tu nabo con el más valioso de los tesoros. A veces un pequeño golpe en la cara es todo lo que se necesita para centrar su atención. Deja que practique y consiga buenos resultados en ello , o simplemente agarra su cabeza y muévela de la forma que desees; rápido o lento, sólo la cabeza de tu cipote o todo el camino que va desde el tallo hasta la bolsa que contiene tus hermosos cojones. Bombea dentro de su garganta de cualquier forma que quieras y desees, no te preocupes por si se cansa o no, él realmente lo único que quiere es complacerte.

No sois amigos, no sois iguales… La naturaleza establece siempre una jerarquía. Tú eres un hombre Alfa. Él es un tragón hijo de puta. Los dos tenéis vuestros roles y vuestros puestos de trabajo en busca del placer. Puedes ser más firme o más suave, más dominante o más comprensivo con tu pussyboy, pero en cualquier caso, manténlo concentrado en tu polla y en tu placer. Disfruta con el brillo de tu poder como macho dominante mientras él se baña en la gloria de tu virilidad. No te preocupes pensando si tu tragón espera tener relaciones sexuales ‘mutuas’ contigo. Los auténticos Cocksuckers están recibiendo exactamente lo que quieren cuando te están adorando, independientemente de si te los follas o no.. sólo quieren ser utilizados, hacer todo lo posible para proporcionarte placer, adorar  tu polla, y enaltecer tu masculinidad.

Por eso te pido que seas agradecido con tu gatito, eres el hombre al que realmente admira y venera como líder. ¿No ves el hambre y la gratitud en sus ojos, entre gemido y gemido, perdido en la adulación ciega y la sumisión? todo ello amplifica tu poder y refuerza tu dominio sobre él. Oblígale a que te diga a quien sirve y reconoce como único amo, mírale directamente a los ojos hasta que diga: eres tú. Haz que se use tu nombre con verdadero respeto o simplemente que te llame “Amo” o “Papi”.

A la mayoría de los hombres os encanta dominar, y puedo asegurar que pocas cosas os hacen sentir más dominantes que la gratificación sexual que sentís con vuestra polla en la boca de un/a Tragón/a. Así que tómate tu tiempo para extraer cada bit de placer de su servicio. Debe ser una aventura. Prueba todas las posiciones imaginables. Yo he adorado la polla de mi Alfa literalmente durante varias horas seguidas. Es jodidamente increíble!

Cuando estés a punto del orgasmo, retrásalo todo lo que puedas.. deja que se impregne todo tu cuerpo desde tu cabeza a los pies del inmimente gozo sexual, que se acumule y disperse por todos tus órganos antes de correrte. La mayoría de los hombres se ponen un poco tensos y ansiosos cuando esto sucede. Flexiona tus músculos poderosos, empuja tus caderas masculinas hacia adelante orgulloso de tu polla, y siente tu corazón latiendo con la fuerza de cien caballos.

Cuando finalmente te corras, que sea el mejor y más potente orgasmo que has tenido nunca y bombea hasta la última gota de tu semilla. Haz que dure lo máximo posible. Cuando pienses que tus pelotas están  completamente drenadas, te aseguro que puedes correrte un poco más! Da todo lo que tienes! Debes sentirte completamente vaciado cuando termines. Tu pussyboy estará absolutamente extasiado con el esplendor masculino que derrocha todo tu ser. Tu semen es simbólico y precioso para él, por eso le resulta tan codicioso

Asegúrate de que tu gatito lleva algo de tu semen en su cara con orgullo,; mírale a los ojos y disfruta con esa sonrisa de satisfacción plena que te dedica y oblígale a que se trague y saboree cada gota de tu néctar. Si  no lo hace de forma automática, enséñale. Si quedan rastros de tu esperma por el suelo, en su cuerpo o en la ropa, haz que lo lama  con respeto y devoción. Un auténtico Alfa pronto se da cuenta que  puede conseguir una buena tragona para servirle de cualquier forma que desee y sin demasiado esfuerzo. Los Cocksuckers esperan y desean ser utilizados de esta manera. Ellos sólo quieren hacerte la vida lo mejor posible. Es por esto que los alfas me han buscado y usado. Es simplemente el orden natural de las cosas.

SOY UNA MAMONA, I’AM A GOOD COCKSUCKER

Si sientes que chupar una polla sólo vale la pena si vas a hacerlo bien, entonces estás leyendo el documento correcto.

Me considero un experto en chupar pollas. Más importante aún, los hombres me consideran un experto en chupar pollas. Mi primer alfa, me convenció de que la mayoría de las chicas con las que había estado le hacían un Deepthroating bastante mediocre o, en el peor de los casos, se negaban a hacerlo o le entraban náuseas. Otro alfa, más tarde, influyó tan poderosamente en mi naturaleza sumisa, que a menudo me pasaba horas y horas literalmente adorando su polla. Esencialmente aquello me valió la pena practicar con él porque supuso la mitad de mi matrícula en un curso de experto mamador que no estaba cubierto por becas, así que adquirí nuevos conocimientos practicando con un buen cipote en particular.

No quiero pecar de inmodesto, pero la verdad es que soy muy bueno en esto, y no por casualidad. Sí, claro, por supuesto, que cualquiera puede mejorar con la práctica pero es inevitable darle al coco tan a menudo como sea posible, si tu objetivo es mejorar y convertirse en un hijo de puta con talento. En el supuesto de que poco a poco y cada vez mejor has estado chupando la misma polla, probablemente no serás consciente del gran puto experto en el que te has convertido. A mí me pasó. Hasta que mi alfa no se decidió a compartirme con sus colegas de confianza, no supe de mi reputación como consumado mamador de pollas, es decir, ser reconocido como buen pussyboy en la mente de aquellos tíos que saben que disponer de alguien que te sepa hacer una buena mamada es un placer único. Si no es la primera mamada que le haces a tu alfa, es obligatorio para ti alcanzar un nivel completamente diferente de cocksucking de la última vez que le serviste. Ponte las pilas. Ah, que es su primera vez contigo? Bueno, qué gran suerte para él, porque vas a conseguir con cada chupada que le hagas convencerle de que todas las anteriores mamadas que le han hecho hasta ahora han sido una verdadera pérdida de tiempo.

Importante que elijas un estilo personal: Con el tiempo, querrás ser un puto con los labios bien redondeados como yo, pero eso no va a suceder tan rápidamente. Te lo advierto. Personalmente, creo que hay dos arquetipos funcionales de cocksucking: 1.- El que con todo el ancho de ojos, sin dejar de mirarle y sonreírle, chupa y se traga el maravilloso cipote de un tío,  poco a poco, pero sin pausa, engatusándole y deleitándole hasta llevarle al orgasmo, 2.- el salvaje e intenso, que aplicando diferentes ritmos e intensidades aborda el vergajo de su macho como si estuviera verdaderamente hambriento de esperma. Hay muchas maneras y estilos, muchos.

Yo por experiencia, recomiendo que al comenzar la mamada, se haga de modo suave y eficiente. De esta manera, se adormece de placer al Alfa con una entrega merecida y relajante lo que te permite saber cúal es el tiempo y ritmo adecuado para él, qué es lo que más  gusto le da, qué presión y movimientos de labios y lengua le hacen gemir de placer, y descubrir adecuadamente todos los botones excitables que tiene desde la punta de su polla hasta final donde les cuelgan los huevos con el fin de encontrar la ruta adecuada para hacerle explotar. A mí me encanta todo el ritual: Palpar su polla con los labios cuando su cipote aún está dentro del pantalón, aplicar calor sobre la tela con mi aliento, que sienta la vibración de mis labios y ojos hambrientos, sonreírle… darle a entender lo mucho que le deseo y lo importante que es para mí. Y una vez descubierto “el tesoro”, me fascina trabajarle el capullo con la lengüita de dulce gatito, saborearlo, desenfundarlo… ir tranformando su polla aún semiblanda y morcillona hasta convertirla en una barra de carne dura y deseosa de gozar en plenitud.

Mi método: Empecé pelando un plátano no maduro del todo pero que conservara cierta firmeza. Con la curva hacia abajo comencé a sondear mi garganta con él. El plátano si se saborea y trabaja bien con los labios y lengua, es casi seguro que se ablande y se convierta en papilla, así que cogía uno nuevo cada vez que era necesario. Esto lo hacía  simplemente para hacerme a la idea de tener cosas en la boca. Desde el primer momento me acostumbré a mamar de rodillas. Ya sé que hay un montón de otras posiciones para chupar una polla, pero cuando de verdad quieras hacer una buena mamada ponte de rodillas ante él y con las manos sujetas a la espalda; esta posición será incómoda para tí, pero sumamente excitante para él.

Seguí practicando con otros plátanos  no del todo maduros, pero en esta ocasión sólo pelando la punta para simular el capullo de una polla. Mi objetivo ahora era trabajar con los labios y la lengua empleando mucha suavidad y delicadeza, y al mismo tiempo, acostumbrame a la parte dura del tronco.

Por último, con un plátano SIN PELAR, mi propósito era reblandecer y convertir en papilla el interior del mismo usando sólo los labios. Sin dientes,  no puede haber lengua. Usando sólo los labios, presionaba a través de la cáscara  hasta que poder aplastar el plátano real. Este nivel de presión fue lo que me permitió ser un buen mamador y proporcionarle sensaciones a un hombre que sólo habríaexperimentado en sueños. Mis mandíbulas, al principio se cansaban y agotaban al cabo de unos minutos, eso era señal que estaba trabajando duro y que iba por buen camino.

Una vez que mis labios estuvieron lo suficientemente capacitados, mi próximo objetivo fue la garganta. Experimenté con calabacines, mangos de herramientas hasta que pude comprarme un consolador realista sin vibración ,pero con una base de succión o chupón para poder adherirlo a diferentes superficies.. Para simular realmente una mamada, colocaba el consolador en una silla, sillón reclinable, o puerta a la altura donde alcanzara mi boca estando de rodillas y ponerme a trabajar. Balanceando la silla o la puerta, imitaba las embestidas de mi Alfa follándome la boca.. chupaba, mamaba, tragaba, a veces me entragan arcadas, pero imaginándome que servía a un alfa llegué a adorar  a ese consolador como un dios. Es posible que me sintiera un poco tonto al principio, pero nunca dejé de concentrarme en mis objetivos: quería convertirme en un buen cocksucker, para ello, me aseguraba de mantener la mayor parte de mi saliva en la boca, esto era señal que mis labios seguían lo suficientemente apretados. En caso contrario, si los dejaba damasiado sueltos la saliva salía volando, se desprendía el consolador, y hacía un montón de ruidos desagradables. Llegué a hablarle directamente a la polla de silicona confesándole que era una sucia puta .

La mayoría de las pollas son considerablemente más fáciles de chupar y tragar que un consolador independientemente del tamaño del trabuco del Alfa, lo que me garantizaba que estaba cada vez  más preparado para cuando realmente llegase a convertirme en una buena mamoma. Si no era capaz de tragarme un tamaño de 20 centímetros y no había lágrimas corriendo por mi cara significaba que no había trabajado lo suficiente. No dudé en seguir practicando porque no quería  ser mediocre en el arte de tragar espadas.. Mi  objetivo era convertirme en un cocksucker de mente, cuerpo y alma. Accionaba el interruptor de mi cerebro y me concentraba en mamar como una puta hambrienta de macho.

LLegado el momento, el entorno es extremadamente importante. El debut de estas habilidades adquiridas con tanto esduerzo no se debe limitar a una mamada pre-laboral de 5 minutos, o durante y despues de una estúpida borrachera . Hay que buscar la ocasión propicia para el Alfa y sentarlo dode se sienta más cómodo. Ofrecerle un poco de vino o una cerveza bien fría con el fin que sus manos estén ocupadas  por un tiempo. Mientras tanto, nos habremos procurado un paño caliente cerca de nosotros para cuando termine la mamada limpiarle la polla de saliva  y los testículos. Bajarle los pantalones y  asegurarse de que él está completamente cómodo. Es buena idea comenzar por masajearle y lamerle los pies. No pasará mucho tiempo antes de que su polla se vuelva rígida y gruesa. Es el momento de pasar al plato principal. Hay que vestirse y presentarse como a él le gusta: si papi alfa necesita que su pussyboy se vista de colegial, se hace. Si quiere un stripper, se hace. Si quiere verme completamente desnudo, ya estoy quitándome los calzoncillos antes de que termine la frase. Después de todo el trabajo que he invertido practicando sería tonto oponerme a colocarme el traje de zorra favorito o feminizarme como a él más le guste.

Es importante permanecer con los labios rodeando la parte superior del eje de su polla y esperar que él coloque sus manos en la parte posterior de la cabeza para guiarla hasta su cipote y poner mis manos detrás de la espalda o sobre los muslos si no los estoy utilizando. No me acerco demasiado mientras le hago la mamada para no agobiarlo y sobre todo, para que él pueda ver como entra y sale su polla de mi boca.. Es fundamental estimular y drenar de vez en cuando sus huevos mostrándoles absoluta adoración y admiración. No hay que tener prisa, los mejores orgasmos serán el resultado de largas  y agotadoras sesiones de culto a su polla. Hacerle una mamada a un tío en 5 minutos, podría quedar impresionado, pero chupársela en 50 minutos y verle retorcerse de gusto hasta extraerle cada onza de esperma de su polla, eso sí que no lo olvidará tan fácilmente. Cuando mi Alfa está listo para correrse, debo estar atento porque me lo hará saber ya sea por gestos o palabras. Esta es la parte más importante si realmente se desea dejar una impresión perfecta .NO ESCUPIR. No se debe escupir nunca la leche que ha un macho Alfa ha dejado n tu boca ¿Cómo se te ocurre despreciar algo tan sagrado? Si quieres no te lo tragues, pero absolutamente prohibido escupirlo. Esa fea acción representaría  para mi macho un rechazo (por lo general subconsciente) hacia su virilidad cuando lo que él espera de mí es un acto de amor pidiéndole que se corra en mi cara.

La mayoría de mis alfas han  preferido y necesitado que me trague toda su lefa, pero eso sí, sin renunciar a la estética y excitación de ver como me cubre de leche toda la cara antes de tragármela. Ha llegado el momento de sonreírle y mostrarle todo mi agrademiento por tan preciado regalo y estar orgulloso de él.Una vez que se ha corrido es importante no parar en seco, hay que seguir chupando hasta la última gota de su néctar .Es importante tener en cuenta, que no importa lo cansado que  te sientas, es el talento natural y el espíritu de sumisión de un pussyboy lo que permite a un hombre saber que a su gatito realmente le gusta hacer feliz a su Alfa. Pero incluso todas estas técnicas no serán suficientes si no se practican.

TERMINOLOGÍA 3 – DEEP THROAT (Gagging)

El arte de tragar a fondo y no asfixiarse en el intento. Si una mamada puede ser una de las más bellas experiencias para compartir dentro de una relación íntima, podemos afirmar que aprender a realizar correctamente lo que se conoce por “Garganta Profunda” es hacerle alcanzar a un tío la más exquisita cumbre del placer. En el contexto BDSM, adquiere una dimensión si cabe más especial aún, porque un alfa Dominante es alguien que disfruta usando a sus seres sumisos, y que a su vez ,ha de saber hacerles experimentar y desear cosas nuevas, procurando que se sientan seguros al practicarlas y que las puedan llegar a disfrutar.

Para un puto esclavo pussyboy como yo, es una forma sensacional de procurar placer al Dominante, que le hará sentirse orgulloso de poseer a un ser sumiso bien entrenado, al tiempo que como sumiso ganaré en autoestima al saber ofrecerle al mi alfa ese placer. Muchos Dominantes tienen su propio método de enseñanza, y todos sirven si ayudan a facilitar el aprendizaje de la persona sometida a ellos a hacerlo sin miedo y sin correr riesgos innecesarios.

No hace falta deciros que os tiene que gustar, que te encanta disfrutar proporcionando el máximo placer al hombre al que admiras y deseas. Tiene que ser algo placentero para ambos. Para el sometido darlo, para el Dominante recibirlo,  para ello importante  tomarse el tiempo que sea necesario con cada persona ..

No todo el mundo vale para ser “garganta profunda” son muchos los que desisten de ésta práctica tras varios intentos frustrados, los vómitos, la sensación de ahogo y la angustia que provocan, unidas a la sensación de fracaso, y los nervios, pueden llevar a cansar tanto a Dominantes (no se lo están hacien bien) como a los sumisos que se frustran por no poder, no saber, o no dejarse follar por la boca. Yo como soy un putón casi profesional en la materia, me atrevo a sugeriros algunas de las técnicas que conozco jajajjaj ¿Acaso  pensábais que nací sabiendo? no, no, me costó mucha paciencia y entrenamiento. Y sigo ejercitándome todos los días para convertirme en un mamón de campeonato.

Como todo en esta vida, tiene sus trucos, su técnica y eso es lo que voy a tratar de explicar paso a paso, de la forma más sencilla y coloquial, vamos al lío.

Tragar y respirar a la vez.

Es algo que se puede ejercitar en solitario, forma parte del entrenamiento del sumiso y si sois constantes y se toman unas mínimas medidas de seguridad, sorprenderéis al Dominante en alguna ocasión especial convirtiéndola en inolvidable. Hacedme caso.

Técnica Base.

-Aprende a respirar sólo por la nariz, (recuerda que la boca la tendrás ocupada). Ejercita eso unos  minutos.

-Si se está acatarrado y/o se respira mal por la nariz, es conveniente usar un descongestionante nasal,  para mantener la nariz despejada durante cierto tiempo.

-Aspira profundamente, cuenta hasta cinco para el siguiente paso.

-Pon dos o tres dedos en tu boca, bien adentro pero sin presionar la lengua, aguanta la respiración  unos cinco segundos, ahora dedos fuera, expira, relájate y otra vez a la carga.

-Toma aire por la nariz, cuenta otra vez y dedos adentro otra vez, vuelve a contar, a sacarlos…

-Puedes ir aumentando paulatinamente los segundos en la fase de penetración. Es así de sencillo.

 Segundo paso:

– Otra cuestión a tener en cuenta es acostumbrarse a tener la boca bien abierta, para ejercitar los músculos faciales y la mandíbula; necesitarás hacerte con un tubo circular de un diámetro de una polla normal (he dicho normal) que te pueda caber, y que quepa sin forzar demasiado la boca y la mandíbula. Para ir entrenándote te puede servir, por ejemplo, el canuto o el cilindro de un rollo de papel de cocina; bien forrado con cinta aislante adquiere una dureza adecuada, y si lo cubres con film transparente  de cocina, quedará aislado de la humedad bucal y no se deformará tanto. En realidad muchas cosas que tenemos alrededor pueden servirnos para prácticas BDSM, siempre que sepamos utilizarlas de forma segura. Esa debe ser siempre la máxima prioridad. Y preguntaréis ¿Por quéutilizar un cilindro que está hueco cuando me puedo meter un cipote de goma? Porque tenéis que aprender a respirar.

Tercer paso: ¿Qué postura pongo?

LSi eres un esclavo mamón como yo, la más adecuada es arrodillado, arqueándote hacia atrás, separando las rodillas pero manteniendo los tobillos juntos y sujetándote a ellos con las manos dejando que la cabeza cuelgue hacia atrás;  de esa forma, la boca y la garganta quedan perfectamente alineadas, lo que facilitará una penetración profunda. Las manitas quietas ¿eh? no vale hacer trampas.. recuerda, eres un garganta profunda. Ensaya esta postura hasta que te encuentres cómodo en ella y te resulte natural adoptarla. ¿Quien dijo que la vida de un pussyboy era fácil? hay que tragar carros y carretas. Más adelante si sois perseverantes seréis capaces de hacerlo en otras posturas sin dificultad. Lo más importante es mantener perfectamente alineadas boca y garganta.

Cuarto paso:

Ahora es el momento de colocar el tubo en la boca y volver a la postura anterior. Recuerda: Respira por la nariz aunque tengas la boca bien abierta.

-Tómate unos segundos, y cuando lo tengas controlado, empieza por meter los dedos en la boca, sigue respirando sólo por la nariz.

-Esta vez vamos a hacerlo un poco más difícil, mueve los dedos dentro de la boca, presiona un poco  la lengua con ellos, gíralos dentro, pero siempre respirando por la nariz hasta que estés relajado y no   te moleste ni te desconcentre sentirlos ahí.

-Ahora mételos bien a fondo, tranquilo, respira bien… cuenta de nuevo hasta cinco y sácalos.

-Así una y otra vez hasta que la respiración sea calmada, rítmica y el abreboca no moleste.

¿A que los dedos en el fondo de tu boca ya no te dan ganas de vomitar ni sensación de asfixia?

Quinto paso:

-Busba algo que se asemeje al cipote de un hombre en erección, en longuitud, anchura y dureza, algo largo y no demasiado delgado para que no se escape de tus manos y que puedas manejar con seguridad. Por ejemplo una zanahoria del Mercadona bien gordota y que están de oferta. A mí que el guarda de seguridad me conoce, siempre menda que me reserven las mejores.

-Piensa en la polla de tu Dominante, en el placer que le vas a dar, céntrate en eso e imagínatelo de pié frente a ti, con su pollón apuntando a tu boca.

-No muevas la cabeza, (cuando estés con él, pídele que te ayude a sostener la cabeza no vayas a descoyuntarte a la primera  pero manteniendo siempre la boca y la garganta en línea recta).

-Ahora ve metiendo la zanahoria (si te atreves con un calabacín, adelante) en tu boca despacio y con cuidado, pero hasta el fondo, rózalo pero no lo claves; tiene que poder moverse.

-Empieza a simular el movimiento de una polla cuando entra y sale de tu boca, muy suavemente, sin forzar.

-Acompasa la respiración a ese movimiento y no te desconcentres; respira sólo por la nariz y aguanta la respiración mientras la tienes dentro, expulsa el aire cuando salga y tómalo cuando vaya a entrar de nuevo. Te prometo que no te llevará mucho tiempo dominar la técnica.

Sexto paso:

-Una vez que la técnica base se domine bien, prueba a hacerlo sin el abreboca (el cilindro de cartón), comprobarás que, seguramente, ya eres capaz de hacerlo, si no es asi, repite el apartado anterior paso a paso. Lo importante es aprender bien, no aprender deprisa.

-Cuando hayas llegado hasta aquí sin dificultad, (si continuáis vivos) es el momento de practicar en otras posturas:

-La más habitual; arrodillado y con el pene enfrente con el Dominante erguido.

 -Arrodillado y entre las piernas de él o ella (si se trata de una ama con arnés) si está sentado.

 -Tumbado sobre una cama imaginándole sobre ti, etc. Respiración, calma y mantener la boca y  la garganta en línea recta para que nada dificulte la penetración, eso es todo.

Técnicas mas avanzadas.

Una vez se haya conseguido seguir los pasos anteriores correctamente, (si has tenido problemas con alguno, sólo tienes que repetir hasta que te salga bien) llega el momento de avanzar un poco más, y eso se traduce en tiempo; en conseguir mantenerla en el inicio de tu garganta por más tiempo, lo que va a ser muy útil en el momento en que el Dominante, a punto de regalarte su leche, decida mantenerla ahi un poco más para descargarse por completo. Los pasos son los mismos de antes, pero alargando tanto como puedas el tiempo.

-Recuerda que los ejercicios de respiración han servido para eso, para ayudarte a concentrarte y para contener y controlar la respiración.

Ya estás preparado, así que ahora, prueba cosas nuevas.

– Juega imaginando el cipote de tu Dominante en tu boca, ya sabes lo que tienes que hacer, ¿verdad? si, eso que tanto le gusta que le hagas: que lamas el glande rodeándolo con tu lengua, dándole pequeños toques justo en la punta, apriétala contra tu paladar y frótate la boca con ella; Disfruta haciéndole disfrutar.

-Seguro que conoces lo suficiente a tu macho alfa como para saber que llegará ese momento en el que él no va a poder más y la hundirá en tu garganta hasta el fondo; pruébalo, asegúrate de ello.

 Un Paso más:

-Ahora pon esa zanahoria al fondo de la boca.

-Respira bien a fondo por la nariz y mantenla dentro tanto como puedas.

-Cuenta mentalmente, si eso te ayuda, y húndela hasta la garganta.

-Resiste, puedes hacerlo. Piensa en tu Dominante: A más tiempo, más placer.

-Seis, siete, diez segundos… quince… trata de ir ganando segundos, que cada vez dure más. No fuerces nunca hasta ponerte en peligro de asfixia, detente si algo te desconcentra, normaliza la

 respiración y vuelve a comenzar. Cuando hayas conseguido mantenerla ahí durante… digamos doce o quince segundos, (mejor si es más) una docena de veces, prueba a cambiar de postura como antes:

-De rodillas y con la espalda arqueada.

-De rodillas pero inclinándote hacia delante en busca de ésa adorada polla.

-Tumbado…

Llega hasta donde puedas y tranquilízate, mañana podrás un poco más. Una vez comprobado que puedes sin problemas, estarás perfectamente preparado para ofrecer a tu Dominante una deliciosa mamada como se merece, combinada con tus nuevas habilidades, le sorprenderá muy gratamente y os hará sentiros más felices y cómplices que nunca. No es una carrera de velocidad, sino de voluntad, resistencia y superación que el macho alfa sabrá valorar y disfrutar, al tiempo que un puto esclavo como yo crecerá en entrega, control de si mismo, compromiso hacia el Dominante y autoestima.

Si tenéis la suerte (como yo he tenido) de que es el propio Dominante quien te entrena en esta disciplina, lo más seguro es que te vaya tranquilizando utilizando un tono de voz suave y lento (Oh, qué maravilla!) para ayudarte a sentirte seguro, relajado y tranquilo. Te aseguro que NADA es comparable a la auténtica textura, dureza y sabor de esa polla del hombre con el que se sueña, se desea, y se adora.

 

COMIDA DE PERRA

Por lo general, casi todos tenemos algunas prendas favoritas (camisetas, vaqueros, etc..) con las que además de sentirnos cómodos en ellas, por alguna extraña razón, gustamos a los demás precisamente cuando las llevamos puestas. En mi caso, tengo un par de vaqueros que cuando me enfundo en ellos, me hacen irresistible a los ojos de algunos machos alpha.

Manué y yo en lo que iba de curso ya habíamos coincidido en varias ocasiones en la cafetería de la facultad; teníamos claro que el interés era mutuo pero exceptuando algunas miradas más que elocuentes por parte de los dos, aún no habíamos llegado a nada concreto. Tenemos una amiga en común, Marga, y aunque ella me juró que nunca le contó nada de mi vida ni de mis preferencias sexuales, nunca me lo terminé de creer. Por mi parte, sí sabía que tenía novia y los había visto juntos en varias ocasiones.

Aquella mañana, cuando me dirigía a toda prisa a mi aula, me abordó “casualmente”. Eligió, supongo, ese momento en concreto porque vio que iba solo y supuso que era la ocasión propicia para para atacar.

– ¿Dónde vas tan acalorado, rubio?

– Lo siento, no me puedo parar, llego tarde a clase y no sé si me van a dejar entrar.

– ¿Y esos colores en tu cara? Se deben a que vienes corriendo o porque te acaban de echar un buen polvo?

– ¡Qué coño estás diciendo, tío! tú lo flipas colega

– A las doce te quiero ver en la puerta de los servicios de la primera planta. Tengo comida para ti, perra.

Cuando llegó la hora prevista me las ingenié para que mi compañera y yo tomásemos otro trayecto para ir a biblioteca. Pero en las escaleras que conducen a la primera planta me dí cuenta que él nos seguía a cierta distancia. Le miré, pero enseguida aparte la mirada no sin antes ver la pequeña pero inequívoca señal que me hizo con la mano dándome a entender: “¿Qué has decidido? ¿Dónde vas con ésa?”. Le dije a mi compañera que necesitaba entrar un momento en el baño y que me esperase dentro de la biblioteca. Entré temblando en los servicios, él me siguió.

– Te he estado mirando el culo mientras subías por las escaleras ¿sabes una cosa?

-No

– Pues que a los tíos como yo cuando vemos a un chaval como tú con esos vaqueros marcándole el culito, la testosterona nos fluye por los huevos hasta ponernos burracos del todo. En serio, a tope. Una cosa mala. Por qué pones ahora esa carita de inocente ¿crees que soy gilipollas y no he visto estos días como me mirabas el paquete en la cafetería? Anda, ve al último servicio que hay al final a la izquierda, entra tú primero y deja la puerta abierta.

– Tío… no sé..

– Escucha esto, chaval: En este momento sólo existe el “aquí y ahora” así que entra y no me montes ningún numerito. No tienes escapatoria porque vas a tragar tela… tengo suficiente comida para ti, perra.

Hice lo que me ordenó. A los pocos segundos entró en el cubículo del servicio y cerró el pestillo de la puerta. Al verme nervioso y cohibido me sentó de golpe en la taza del inodoro; a continuación, fue acercando sus caderas hasta colocar su abultado paquete a la altura de mis ojos. Separó los muslos y proyectando la pelvis hacia mi cara hizo que la bragueta de sus vaqueros rozase mis labios. El miedo me tenía paralizado.

– ¿Qué pasa ahora, maricón? Tengo que agarrarte la cabeza y aplastarte la cara contra mi polla para que empieces a mamar? En cuanto me la saque, el único pensamiento que debes tener en esa cabecita rubia es tragártela hasta el fondo y sin rechistar.

Asentí y comencé a desabrocharle los vaqueros.

– Así me gusta. A ver, mírame… enséñame esa carita y esos ojitos azules jajajajja

Enseguida tuve ante mis ojos su polla morcillona; me sorprendió que fuese morena porque él era castaño y de tez clara. No era muy grande pero sí bastante gruesa y totalmente uncut con suficiente piel para lamer y jugar con el glande y el prepucio. Son mis pollas favoritas. Empecé por saborear el precum que le humedecía el capullo… me equivoqué, su polla en erección era mucho más grande de lo que en principio creí ver, e incluso más gruesa aún.

– Espera un momento, necesito mear.

Me aparté del inodoro y arrodillado vi como brotaba del meato un chorro de orina potente y continuo.. éste debe correrse de igual manera, pensé. Cuando acabó de mear y sin permitirle sacudirse las últimas gotas, me la introduje en la boca y empecé a mamársela con desesperación.

– Te arde la boca y esa lengüita, cabrona. Me estás dando un gustazo de la hostia.

Se desnudó de cintura para abajo, y acto seguido me levantó bloqueándome el cuello con uno de sus brazos para acabar aplastándome contra la pared de azulejos. Bajó del tirón mis vaqueros y separó mis muslos con sus piernas al tiempo que arqueó mi espalda para tener acceso a mi culo. Oí como escupió en su mano para lubricar su cipote y en el orificio de mi ojete que se dilataba y contraía como los labios cerrados de un beso.

– Vaya pedazo de culo tienes, cabrona. Quieres que te folle el coño ¿verdad que sí, putita? Tranquilo, sé que te vas a gustar aunque al principio te va a doler. El que avisa no es traidor jejeje..

Colocó sus calzoncillos en mi boca a modo de mordaza para silenciar mis gemidos en sus primeros intentos por penetrarme. No lo consiguió.

– Abre bien el coño y relájate.

Se agachó y separando aún más mis muslos sentí la punta de su lengua lamer y puntear sobre mi ano. Me estaba matando de gusto… sus manos golpeando mis nalgas, clavando los dedos y mordisqueándolas como un animal rabioso al tiempo que yo aspiraba el olor de sus calzoncillos, ese aroma profundo y almizclado característico de un macho alpha.

– ¿Te gusta? esta mañana me he hecho un pajote antes de salir de casa y aún deben quedar en mis gayumbos restos de leche. Tienes que ser bueno y obediente mientras te follo y descargo toda la testosterona que tengo acumulada. Y si te portas bien tu macho será generoso contigo y te llenará el coño con su semillita ¿de acuerdo?

 

Brutales sacudidas de esperma  calmaron mis entrañas como un bálsamo. Sentí que se me inflamaba el vientre por el efecto de tanto semen espeso y abundante. Él siguió pegado a mi espalda mordisqueándome la oreja y sin sacar la polla de mi culo

– Tío, por favor.. necesito vaciarme un poco, estoy muy lleno.

Acarició mi vientre con una de sus manos mientras seguía mosdisqueando y lamiendo mi oreja.

– ¿Te duele la barriguita?

– Sí, tío  – Hice intención de sentarme en la taza pero él me retuvo.

– No no no no.. eso sí que no, nene malo. Eso no está bien. Mi leche tiene que quedarse ahí, calentita y guardada en tu barriguita como debe ser. ¿Vas a desperdiciar el regalo que te ha hecho tu macho? no no no no. . eso no está bien.  Mi semillita se queda ahí hasta que la absorbas por completo.

CONFESIÓN 4

Los amigos de J.V. pronto supieron que yo era su “chico” y por ambos colegios – el suyo y el mío – se empezó a correr la voz de que yo era uno de “ésos que se dejaban”, aunque en verdad aún no había llegado el día del “sacrificio” como él lo llamaba. 

– En cuanto se presente la ocasión, te partiré el culo. Ve haciéndote a la idea porque ese día no quiero lloriqueos ni mariconadas por tu parte. Cuando llegue ese momento y te haga gritar de dolor, cuando te folle a tope y luego te preñe… ese día podrás estar contento porque sentirás que desde ese día serás de mi propiedad, y haré contigo lo que me salga de los huevos donde, cómo y cuando quiera.

Sé que todo lo que en este blog voy a contar no es fácil de digerir, y también puedo entender que aquellos que me lean les resulte muy complicado asimilar cómo se puede establecer una relación de dominio de esta tipo y a una edad tan temprana. Sin duda, en todo esto hay muchos aspectos psicológicos a tener en cuenta, acontecimientos muy duros y extremos que sufrí en el ámbito familiar durante mi infancia y que no voy a desarrollar ahora porque no vienen al caso.

 A mis doce años, encontrarme con J.V. marcó y definió tanto mi carácter y sexualidad para el resto de mi vida. Desde entonces siempre lo supe. Cuando pasados los años les he contado a algunos amig@s íntimos esta relación, no sólo se han sorprendido y disgustado, sino que e incluso se han ofrecido a buscarme apoyo y ayuda psicológica.. lo entiendo, para ellos no era más que un  enfermo y una víctima de maltrato.

Cuando mi macho dominante me abrió las puertas de la sumisión, el mundo de los otros dejó de tener interés y sentido para mí. Mi existencia giraba sólo en torno a él: quería parecerme a él, copiar sus gestos y manera de caminar, hacer deporte como él, jugar al fútbol como él, conseguir un cuerpo fibrado como el suyo, que mi polla fuese tan grande y gruesa como la suya, y correrme con toda esa cantidad de semen que brotaba por el agujerito de ese sólido capullo tan deliciosamente enfundado en piel.

A mis doce años, J.V era mi ídolo, el macho alpha  a quien admiraba por haberse desarrollado sexualmente por completo y por poseer esa masculinidad tan manifiesta . Yo en cambio, – como él me decía -, sólo era un pequeño marica sin vello aún en el cuerpo, mis huevos todavía no habían madurado, ni tampoco me salía un esperma blanco y espeso como él, tan sólo un fluido liviano y transparente .

tumblr_o35u87zpip1uv30czo3_540

 

– Extiende los brazos para que te ate las muñecas; sé un impedido, un manco, un mutilado, voy a castigarte por esa erección que te calienta el vientre sin que me hayas pedido permiso. Frotaré tus pezones, huevos y agujero del culo con cubitos de hielo hasta que el frío queme tu piel. Luego, introduciré los cubitos de hielo en tu boca para anestesiar tu lengua y labios antes de hacerme una mamada; los meteré por tu ojete que estará ardiendo para humedecer tus tripas y avivar aún más el incendio. Y no grites, el suelo bajo tu cuerpo será demasiado suave para ti cuando te patee empleando toda la violencia de la que soy capaz. No es piedra ni mármol ni cemento lo que necesitas, sino una placa de hierro candente para que te retuerzas, donde tu cuerpo reviente de dolor y placer aplastado por el mío. Voy a comerme tu piel asada al fuego, quiero que estés en carne viva.