LO QUE ME PONE 3 (guerreros)

Todos encontramos motivos y ocasiones para rechazar y resistirnos a otra persona. A todos nos gusta dar batalla contra cualquiera que pasa frente a nosotros, nos reta o nos corta los caminos.

Pero me he dado cuenta de que cuando me opongo a algo o a alguien ya sea mental o físicamente, sólo estoy autorizando y dándole poder al objeto o al sujeto de mi propia resistencia. Es decir, me estoy oponiendo a mí mismo.

¿Luchar contra un dios, contra un Alfa? ¿Por qué motivo y para qué vencerle? Si de verdad quiero disfrutar de mi capacidad de sumisión y entrega, de su poder de influencia, debo comenzar siempre por la aceptación.: “No soy un ser débil, pero tú eres más fuerte”. Pero ya veremos cuando me adiestre y entrene contigo qué pasa.

 Como pussyboy he aprendido algo muy interesante: Si de verdad quieres desarmar al otro, acéptalo. Pero yo nunca lo haría en condicional, no pondría condiciones, no haría trampas ni le exigiría nada. El hombre que amo y admiro, es el hombre libre, inconformista, y que pone en entredicho todas las convicciones. De lo contrario, sólo sería por mi parte una resistencia disfrazada de aceptación porque estaría tratando todavía de controlarlo.

                            

Juntos, el Alfa y yo adiestrándonos en la batalla, nos haremos mejores y más fuertes sin necesidad de pisar cabezas ni ir contra nadie. No hay necesidad de controlarle, además, todos podemos oler a un controlador… ¿Acaso tú no puedes?

Cuando he luchado con mi Alfa (jugando, divirtiéndonos, calentándonos) he comprobado su necesidad innata por dominar, su deseo de liderazgo; es el poder en estado puro lo que le excita y embriaga (puedo notar claramente su erección) y es la propia adrenalina la que le hace eyacular involuntariamente en el fragor de la batalla, ya sea en el ring o en mi compañía.

En la mente de las personas sanas hay una línea que sabe distinguir entre “deseo” y “necesidad”. Un deso es algo que “me gustaría” ver cumplido pero que “no necesito”. En cambio, una necesidad es algo sin la cual no puedo vivir. Yo necesito estar junto a un Alfa.