TERMINOLOGÍA 3 – DEEP THROAT (Gagging)

El arte de tragar a fondo y no asfixiarse en el intento. Si una mamada puede ser una de las más bellas experiencias para compartir dentro de una relación íntima, podemos afirmar que aprender a realizar correctamente lo que se conoce por “Garganta Profunda” es hacerle alcanzar a un tío la más exquisita cumbre del placer. En el contexto BDSM, adquiere una dimensión si cabe más especial aún, porque un alfa Dominante es alguien que disfruta usando a sus seres sumisos, y que a su vez ,ha de saber hacerles experimentar y desear cosas nuevas, procurando que se sientan seguros al practicarlas y que las puedan llegar a disfrutar.

Para un puto esclavo pussyboy como yo, es una forma sensacional de procurar placer al Dominante, que le hará sentirse orgulloso de poseer a un ser sumiso bien entrenado, al tiempo que como sumiso ganaré en autoestima al saber ofrecerle al mi alfa ese placer. Muchos Dominantes tienen su propio método de enseñanza, y todos sirven si ayudan a facilitar el aprendizaje de la persona sometida a ellos a hacerlo sin miedo y sin correr riesgos innecesarios.

No hace falta deciros que os tiene que gustar, que te encanta disfrutar proporcionando el máximo placer al hombre al que admiras y deseas. Tiene que ser algo placentero para ambos. Para el sometido darlo, para el Dominante recibirlo,  para ello importante  tomarse el tiempo que sea necesario con cada persona ..

No todo el mundo vale para ser “garganta profunda” son muchos los que desisten de ésta práctica tras varios intentos frustrados, los vómitos, la sensación de ahogo y la angustia que provocan, unidas a la sensación de fracaso, y los nervios, pueden llevar a cansar tanto a Dominantes (no se lo están hacien bien) como a los sumisos que se frustran por no poder, no saber, o no dejarse follar por la boca. Yo como soy un putón casi profesional en la materia, me atrevo a sugeriros algunas de las técnicas que conozco jajajjaj ¿Acaso  pensábais que nací sabiendo? no, no, me costó mucha paciencia y entrenamiento. Y sigo ejercitándome todos los días para convertirme en un mamón de campeonato.

Como todo en esta vida, tiene sus trucos, su técnica y eso es lo que voy a tratar de explicar paso a paso, de la forma más sencilla y coloquial, vamos al lío.

Tragar y respirar a la vez.

Es algo que se puede ejercitar en solitario, forma parte del entrenamiento del sumiso y si sois constantes y se toman unas mínimas medidas de seguridad, sorprenderéis al Dominante en alguna ocasión especial convirtiéndola en inolvidable. Hacedme caso.

Técnica Base.

-Aprende a respirar sólo por la nariz, (recuerda que la boca la tendrás ocupada). Ejercita eso unos  minutos.

-Si se está acatarrado y/o se respira mal por la nariz, es conveniente usar un descongestionante nasal,  para mantener la nariz despejada durante cierto tiempo.

-Aspira profundamente, cuenta hasta cinco para el siguiente paso.

-Pon dos o tres dedos en tu boca, bien adentro pero sin presionar la lengua, aguanta la respiración  unos cinco segundos, ahora dedos fuera, expira, relájate y otra vez a la carga.

-Toma aire por la nariz, cuenta otra vez y dedos adentro otra vez, vuelve a contar, a sacarlos…

-Puedes ir aumentando paulatinamente los segundos en la fase de penetración. Es así de sencillo.

 Segundo paso:

– Otra cuestión a tener en cuenta es acostumbrarse a tener la boca bien abierta, para ejercitar los músculos faciales y la mandíbula; necesitarás hacerte con un tubo circular de un diámetro de una polla normal (he dicho normal) que te pueda caber, y que quepa sin forzar demasiado la boca y la mandíbula. Para ir entrenándote te puede servir, por ejemplo, el canuto o el cilindro de un rollo de papel de cocina; bien forrado con cinta aislante adquiere una dureza adecuada, y si lo cubres con film transparente  de cocina, quedará aislado de la humedad bucal y no se deformará tanto. En realidad muchas cosas que tenemos alrededor pueden servirnos para prácticas BDSM, siempre que sepamos utilizarlas de forma segura. Esa debe ser siempre la máxima prioridad. Y preguntaréis ¿Por quéutilizar un cilindro que está hueco cuando me puedo meter un cipote de goma? Porque tenéis que aprender a respirar.

Tercer paso: ¿Qué postura pongo?

LSi eres un esclavo mamón como yo, la más adecuada es arrodillado, arqueándote hacia atrás, separando las rodillas pero manteniendo los tobillos juntos y sujetándote a ellos con las manos dejando que la cabeza cuelgue hacia atrás;  de esa forma, la boca y la garganta quedan perfectamente alineadas, lo que facilitará una penetración profunda. Las manitas quietas ¿eh? no vale hacer trampas.. recuerda, eres un garganta profunda. Ensaya esta postura hasta que te encuentres cómodo en ella y te resulte natural adoptarla. ¿Quien dijo que la vida de un pussyboy era fácil? hay que tragar carros y carretas. Más adelante si sois perseverantes seréis capaces de hacerlo en otras posturas sin dificultad. Lo más importante es mantener perfectamente alineadas boca y garganta.

Cuarto paso:

Ahora es el momento de colocar el tubo en la boca y volver a la postura anterior. Recuerda: Respira por la nariz aunque tengas la boca bien abierta.

-Tómate unos segundos, y cuando lo tengas controlado, empieza por meter los dedos en la boca, sigue respirando sólo por la nariz.

-Esta vez vamos a hacerlo un poco más difícil, mueve los dedos dentro de la boca, presiona un poco  la lengua con ellos, gíralos dentro, pero siempre respirando por la nariz hasta que estés relajado y no   te moleste ni te desconcentre sentirlos ahí.

-Ahora mételos bien a fondo, tranquilo, respira bien… cuenta de nuevo hasta cinco y sácalos.

-Así una y otra vez hasta que la respiración sea calmada, rítmica y el abreboca no moleste.

¿A que los dedos en el fondo de tu boca ya no te dan ganas de vomitar ni sensación de asfixia?

Quinto paso:

-Busba algo que se asemeje al cipote de un hombre en erección, en longuitud, anchura y dureza, algo largo y no demasiado delgado para que no se escape de tus manos y que puedas manejar con seguridad. Por ejemplo una zanahoria del Mercadona bien gordota y que están de oferta. A mí que el guarda de seguridad me conoce, siempre menda que me reserven las mejores.

-Piensa en la polla de tu Dominante, en el placer que le vas a dar, céntrate en eso e imagínatelo de pié frente a ti, con su pollón apuntando a tu boca.

-No muevas la cabeza, (cuando estés con él, pídele que te ayude a sostener la cabeza no vayas a descoyuntarte a la primera  pero manteniendo siempre la boca y la garganta en línea recta).

-Ahora ve metiendo la zanahoria (si te atreves con un calabacín, adelante) en tu boca despacio y con cuidado, pero hasta el fondo, rózalo pero no lo claves; tiene que poder moverse.

-Empieza a simular el movimiento de una polla cuando entra y sale de tu boca, muy suavemente, sin forzar.

-Acompasa la respiración a ese movimiento y no te desconcentres; respira sólo por la nariz y aguanta la respiración mientras la tienes dentro, expulsa el aire cuando salga y tómalo cuando vaya a entrar de nuevo. Te prometo que no te llevará mucho tiempo dominar la técnica.

Sexto paso:

-Una vez que la técnica base se domine bien, prueba a hacerlo sin el abreboca (el cilindro de cartón), comprobarás que, seguramente, ya eres capaz de hacerlo, si no es asi, repite el apartado anterior paso a paso. Lo importante es aprender bien, no aprender deprisa.

-Cuando hayas llegado hasta aquí sin dificultad, (si continuáis vivos) es el momento de practicar en otras posturas:

-La más habitual; arrodillado y con el pene enfrente con el Dominante erguido.

 -Arrodillado y entre las piernas de él o ella (si se trata de una ama con arnés) si está sentado.

 -Tumbado sobre una cama imaginándole sobre ti, etc. Respiración, calma y mantener la boca y  la garganta en línea recta para que nada dificulte la penetración, eso es todo.

Técnicas mas avanzadas.

Una vez se haya conseguido seguir los pasos anteriores correctamente, (si has tenido problemas con alguno, sólo tienes que repetir hasta que te salga bien) llega el momento de avanzar un poco más, y eso se traduce en tiempo; en conseguir mantenerla en el inicio de tu garganta por más tiempo, lo que va a ser muy útil en el momento en que el Dominante, a punto de regalarte su leche, decida mantenerla ahi un poco más para descargarse por completo. Los pasos son los mismos de antes, pero alargando tanto como puedas el tiempo.

-Recuerda que los ejercicios de respiración han servido para eso, para ayudarte a concentrarte y para contener y controlar la respiración.

Ya estás preparado, así que ahora, prueba cosas nuevas.

– Juega imaginando el cipote de tu Dominante en tu boca, ya sabes lo que tienes que hacer, ¿verdad? si, eso que tanto le gusta que le hagas: que lamas el glande rodeándolo con tu lengua, dándole pequeños toques justo en la punta, apriétala contra tu paladar y frótate la boca con ella; Disfruta haciéndole disfrutar.

-Seguro que conoces lo suficiente a tu macho alfa como para saber que llegará ese momento en el que él no va a poder más y la hundirá en tu garganta hasta el fondo; pruébalo, asegúrate de ello.

 Un Paso más:

-Ahora pon esa zanahoria al fondo de la boca.

-Respira bien a fondo por la nariz y mantenla dentro tanto como puedas.

-Cuenta mentalmente, si eso te ayuda, y húndela hasta la garganta.

-Resiste, puedes hacerlo. Piensa en tu Dominante: A más tiempo, más placer.

-Seis, siete, diez segundos… quince… trata de ir ganando segundos, que cada vez dure más. No fuerces nunca hasta ponerte en peligro de asfixia, detente si algo te desconcentra, normaliza la

 respiración y vuelve a comenzar. Cuando hayas conseguido mantenerla ahí durante… digamos doce o quince segundos, (mejor si es más) una docena de veces, prueba a cambiar de postura como antes:

-De rodillas y con la espalda arqueada.

-De rodillas pero inclinándote hacia delante en busca de ésa adorada polla.

-Tumbado…

Llega hasta donde puedas y tranquilízate, mañana podrás un poco más. Una vez comprobado que puedes sin problemas, estarás perfectamente preparado para ofrecer a tu Dominante una deliciosa mamada como se merece, combinada con tus nuevas habilidades, le sorprenderá muy gratamente y os hará sentiros más felices y cómplices que nunca. No es una carrera de velocidad, sino de voluntad, resistencia y superación que el macho alfa sabrá valorar y disfrutar, al tiempo que un puto esclavo como yo crecerá en entrega, control de si mismo, compromiso hacia el Dominante y autoestima.

Si tenéis la suerte (como yo he tenido) de que es el propio Dominante quien te entrena en esta disciplina, lo más seguro es que te vaya tranquilizando utilizando un tono de voz suave y lento (Oh, qué maravilla!) para ayudarte a sentirte seguro, relajado y tranquilo. Te aseguro que NADA es comparable a la auténtica textura, dureza y sabor de esa polla del hombre con el que se sueña, se desea, y se adora.