Mi propiedad — M&S

Y cuando noches como la de anoche, me siento tan perdido y despellejado.. de repente, una revelación más, oigo la voz poderosa del macho alfa.  Tembloroso y gimoteante como un cachorro estraviado, busco el calor de la madriguera.

 

Sumisos que uso y dejo, que comparto, que me prestan o alquilo, que con mas o menos gusto regalo a otros; de esos hay muchos.Pero si considero a un esclavo de mi propiedad; ¡ah señores! ¡con ese no se metan!Despertarían mi instinto asesino, mi agresividad descontrolada.Seria capaz de destruir y destruirme luchando por mantener mi…

a través de Mi propiedad — M&S

Anuncios

JEU À DEUX – HABITACIÓN 322

Hola amigos, en esta ocasión os presento un post distinto a todos los anteriores. A saber: hace ya varias semanas, se me ocurrió proponerle a alguien al que no conozco personalmente y ni tan siquiera he visto (sólo por mail) escribir un texto en común  imaginándonos una situación concreta para el encuentro, e incluyendo diálogos, acotaciones, etc..  para que tanto uno como otro intercalásemos – en los espacios en blanco de ese texto que escribiríamos en común -, nuestras reacciones, sensaciones, y diálogos a modo de respuestas. No sé si me explico… Es como si tuviésemos una cita a ciegas “virtual” o, mejor dicho, una cita por “escrito”. ¿Qué ocurriría si nos “viéramos” en un café, nos citáramos para pasear, hacer un viaje, ir al cine  o… ¿por qué no, para un encuentro sexual y punto? ¿cómo reaccionaríamos ante lo que nos proponen en ese texto, qué diríamos, qué nos gustaría hacer o que nos hicieran… etc?

Pues bien, el experimento con este desconocido se llegó a hacer, a mí personalmente me gustó el resultado, pero de un modo u otro, se dejó en stand by…  Hoy lo recupero dejando “mi parte” y dejando en blanco la suya para haceros una idea de lo que os hablo. He decidido llamar a esta sección “jeu à deux” (juego a dos) , quién sabe si podría ser a tres… El desconocido, fue quien me envió primero su parte , y yo fui intercalando mis reacciones, sensaciones y pensamientos a modo de monólogo interior.

Empieza él (su parte son los espacios que están en blanco y con puntos… tendréis que imaginaros qué dice y que piensa. Os prometo que esa parte sí existió) allá vamos:

Hoy , jueves 26 de mayo 2016, Anónimo  ver blog me da permiso para incluir su “parte” tal y como recibí el texto original.

Los dos en un hotel. Hemos estado haciendo turismo y llegamos cansados a la habitación. Me tumbo en la cama, sudado, me quito las zapatillas y acudes, como buena perra, a desvestirme mientras lames todo mi cuerpo y me limpias el sudor con tu boca.

Ha sido un día precioso. He permanecido en silencio casi todo el tiempo pero muy cerca de él siguiendo sus pasos, observando todo lo que le llamaba la atención, descubriendo el mundo, la ciudad, a través de sus ojos. Nos ha tocado la habitación 322 con un balcón que da a un jardín interior. Está cansado porque no ha parado ni un segundo en su afán por verlo todo, se ha tumbado en la cama pero con las piernas flexionadas y apoyadas en el suelo, eso significa que quiere que le descalce y le desvista lenta  y amorosamente.. Mmmmm, percibo su olor. Me ha ordenado que empiece por  lamerle el cuello, el pecho, los brazos.. los echa hacia atrás y me ofrece sus axilas. Acerco mi rostro y lo restriego por esa zona como quien se adentra en un bosque, como el cachorro que se impregna con el olor de su macho. Aunque como quien dice nos acabamos de conocer, me gustaría expresarle que “comunión contigo es darte todo el placer que te mereces, alegrarte la vida, liberar tu energía sexual y hacerte más fuerte a los ojos de los demás. Comunión contigo es aumentar tu poder carnal y mostrarte toda mi devoción, respeto y obediencia. Comunión contigo es aprender a descifrar el lenguaje de tus deseos, aprender a escucharte, a respetar tus silencios y a entender tus enfados.

Estoy a sus pies abrazado a sus piernas, esperando una señal, una orden…

Me siento adorado como un dios pero quiero más, necesito que esta situación se convierta en una en la que tú tengas bien claro quién domina aquí y he decidido dominarte claramente, hablarte para que te veas obligado a escucharte a ti mismo.

No sé qué puede estar pensando ahora, y tampoco me atrevo a mirarle hasta que él me lo pida.

–  – Cómeme los pies, cerdo.

Quiere que le coma los pies. Los sostengo en mis manos como si de una ofrenda se tratara.

Daría lo que fuese por besarlos pero eso tal vez le enfadaría porque seguramente no quiere muestras explícitas de afecto. Lamer tus pies, M. es demostrarte la admiración que siento por ti como hombre. Gracias por concederme la bendición de estar a tu lado. Ha separado los muslos y elevado sus caderas un segundo para mostrarme como le abultan sus genitales bajo los calzoncillos. Él es el altar, y yo su fiel siervo.

– Pasa bien la lengua entre los dedos ¿te gusta?

  (Patada suave con el empeine, en la cara)

– ¿Qué, cómo se dice?

Sí, amo

– Así me gusta, lámeme las axilas.

Ahora sí, esta vez ha sido una orden clara y directa: Quiere que aplique mi lengua entre los dedos y lama sus axilas. Debo concentrarme en deslizar mi lengua con la delicadeza de un insecto sobre su epidermis. No me ha hecho daño, tan sólo ha calentado mis labios y mejillas para oxigenar mi cerebro. Le miro, me atrevo a mirarle… es mi mirada de devoción la que empieza a estimular y producir semen en sus testículos, y la suavidad de mis labios tras el golpe los que le comunican el fervor de mi plegaria.

Y me relajo mientras mi perro me está lamiendo los pies y las axilas que desprenden un olor a macho sudado impresionante. Cojo su cara con mis manos, le suelto una pequeña cachetada, y le señalo mi polla.


– Cómemela mientras me miras a los ojos.

Quiere que se la coma. Ha separado sus piernas cono quien abre las puertas de un templo para aprisionarme entre sus muslos y hundir mi cara en su vello púbico. Durante unos segundos me limito a olerle la polla, sé que le gusta marcarme con su olor.. pero cuando he tratado de sacársela de los calzoncillos me ha dado un abofetada. Eso me pasa por incunplir una orden y, en consecuencia, recibo mi castigo. ¡Vaya! se le está poniendo dura y no ha tardado en asomar su capullo aún envuelto en su funda de piel coronado por una gota transparente que se derrama como una lágrima viscosa. No puedo más. Se la saco del todo y rodeando con mi mano ese hermoso cilindro de carne, empiezo a pajearle lentamente. Su polla es gruesa y caliente, suave y turgente. Con su mano sujetando la mía, desde la base del tronco a la punta de su glande conduce mi mano para indicarme qué ritmo e intensidad debo seguir, pajearle como él lo hace cuando está a solas. Me encanta ver como aparece y desaparece su capullo en el hueco de mi mano lubricando el anillo que forman mi pulgar e índice. Se incorpora del extremo de la cama, y se dirige hacia la cómoda que hay enfrente. ¿Qué sucede? ¿He hecho algo mal?

Me había asustado, no pasa nada. Se ha levantado para pillar un cigarrillo. Al caminar, observo como sus testículos se balancean entre los muslos. Tiene unos huevos grandes y sólidos. ¡Por favor! deja que te los bese y sujete en mis manos para ver ese óvalo perfecto que fornan cada uno en la bolsa que los sujeta y contiene. Abriría la boca, y uno a uno, los lamería hasta hacerlos flotar sobre mi lengua. Los succionaría como se engullen los besos… Esto es lo que más deseo en estos momentos. Con el cigarrillo humeante en los labios, me mira y sonría. Tiene ganas de relajarse y seguir disfrutando de comida de pies, polla y axilas

– ¿Quieres maría? Gánatela.

Y empieza a hacerme una frenética mamada que me hace llegar casi al cielo pero deseo hacer las cosas de modo más calmado. Con más tiempo.

(Señalándome en dirección a su polla que goza de una enorme erección)

Con su hermoso cetro en mi mano le realizo pequeñas presiones a modo de código Morse, y como respuesta recibo por su parte la respiración caliente de sus pulmones y el palpitar de su sangre. Ahora le estoy trabajando el abultado capullo sólo con los labios y la lengua con diferente ritmo e intensidad: desde mamar delicadamente como hace un cachorro a su ubre, (saboreo su flido preseminal) hasta emepazar a tragármela entera formando tres anillos frenéticos (boca y dos manos) sobre el tronco de su polla. Me hace una señal… ha estado a punto de correrse y quiere gozar más, mucho más..

Se acerca a mí con el gigarrillo en la mano ¿Qué pretende?

– – ¿Quieres maría? Gánatela.

Y empieza a hacerme una frenética mamada que me hace llegar casi al cielo pero deseo hacer las cosas de modo más calmado. Con más tiempo.

No, no me apetece fumar, no es el humo lo que más me embriaga, sino el olor almizclado que desprenden tus feromonas. Perdóname, no he podido contenerme. De nuevo otra señal.

Arrodillado a sus pies y con las manos cruzadas sobre mi espalda, he comenzado a chuparle la polla con verdaderas ansias. De repente, coloca su mano rodeando mi cuello como si quisiera notar en mi garganta todo el volumen y longitud de su verga como si yo fuese un fakir tragándose una espada. ¿Es eso?

Me equivoco de nuevo, se trata de una señal que me hace para que vaya más lento, quiere ser él quien controle el ritmo como buen macho alfa. Un hilo de saliva se me descuelga de los labios; con uno de sus dedos él lo recoge y hace regresar a mi boca. No desaprovecho la oportunidad de chuparle ese dedo travieso.. Bien! me ha sonreído, es señal de que le ha gustado. Me introduzco el dedo y su polla conjuntamente y continúo chupando, mamando , devorando…

– Poco a poco, hasta el fondo y mirándome a los ojos. Lo hemos hablado muchas veces, tienes que mirarme a los ojos, necesito encontrármelos mientras me la comes para sentir que te domino, que esto es algo único para mí.

Quiere que vaya más lento y que no deje en ningún momento de mirarle a los ojos. Asiento con la cabeza.. quiero decirle: sí, mi dueño y señor, no apartaré mi vista de tus ojos ni un solo segundo. Pero no digo nada. Hoy le veo más alto y poderoso que nunca, quizá se deba a que estamos en una habitación de hotel y fuera de nuestros espacios habituales. Me gustaría decirle en este preciso instante, que para mí es el hombre más hermoso de todos, mi macho alfa. Tiene una mirada penetrante y cautivadora. No, no debo desconcentrarme.

Está sujetando mi cabeza entre sus manos y aumentando el ritmo de sus embestidas. No debo pensar en otra cosa que en proporcionarle el mayor placer posible. Soy un interruptor eléctrico, como quien enciende y apaga una lámpara… él me abofetea para que me detenga, para que vaya más rápido, más suave, más lento, más prieto. Un momento, le escucho respirar más rápido y agitado ¿Va a correrse?

(Se la saca de la boca y le arreo un bofetón)

– ¿Te gusta comer polla?

Claro que me gusta ¿cómo me puede preguntar eso? pero también me muero por decirle que su polla no es sólo un apéndice separado del resto de su cuerpo, lque la sangre que engrosa el tallo esponjoso y duro de su falo es la misma que circula por las venas de sus poderosos brazos. Te amo desesperadamente M… M, de macho, hombre en su conjunto.


– Dímelo con mi polla en tu boca, puto.

No quiere que hable, si tengo que decirle algo que sea con su polla dentro de mi boca. Lamo y succiono uno a uno sus huevos para calentar la simiente que más tarde verterá en  mi puta cara de esclavo. Voy a hacerle una señal vertical con la punta de mi lengua sobre el capullo para hacerle saber que “sí”, que me gusta mucho el sabor y textura de su cipote.

¿Captas mi señal? mira, deslizar vertical e intermitentemente mi lengua sobre el frenillo de tu glande ,arriba – abajo, arriba-abajo, significa “sí”..

Me contesta, pero quiero más.

– Ahora díme el alfabeto, venga.

 Sí, ha captado mi señal y respuesta a su pregunta,  Me propone un juego que vio una vez en un vídeo porno.  éste es el vídeo en cuestión Dice que le encanta que se lo hagan. Se trata de ir diciendo el abecedario completo con su polla dentro de mi boca y sin parar de mamársela.

Aaaa… abro la boca y el paladar lo máximo posible para para que ese dragón que escupe fuego sagrado rellene por completo mi cavidad sonora.

Bbbb… Los labios se suavizan para acariciar el glande con la delicadeza de un beso

Cccc… la lengua quiere intenta reposar sobre los dientes superiores pero en su camino se encuentra un cilindro carnoso, vibra justo sobre el frenillo del glande, él te retuerce de gusto.

y así continúo recitando el abecedario entre gemidos y gruñidos como un animal conectado a sus instintos más primarios. El sonido de mi propia voz como si de un mantra se tratase, me transporta a otra dimensión. Sólo me queda una pequeña luz de entendimiento, como aquel hombre primitivo de las cavernas que adecuó sus cuerdas vocales para gritarle al mundo que sentía hambre, un hambre inconsolable de saber y trascender.

Y como en otras ocasiones, empieza a decirme el alfabeto entre arcadas que le provoca mi gruesa polla en su garganta; es un verdadero placer verle mirándome a los ojos mientras se esfuerza por comérmela, complacerme y respirar.

(*) Éste es el vídeo al que él se refería…  click aquí  mirad como un alfa goza y sabe hacer gozar a su beta. El pussyboy  lo hace muy bien, me identifico plenamente con él,

 

TERMINOLOGÍA 4 – la jaula de castidad

Hace unas semanas intenté contaros algo sobre estos artiilugios cuyo uso se está extendiendo como la pólvora . A algunos esclavos y sumisos les encanta y les van bien, en mi caso, fue todo lo contrario, tal y como expliqué aquí.

Empecemos por los problemas e inconvenientes que pueden causar este aparato:

1) Te duele el anillo de la jaula – tira ligeramente de tus bolas y aplica aceite de coco alrededor de ellas y sobre el área alrededor del anillo. El aceite de coco proporciona suavidad y humedad y sus efectos duran más tiempo. 2) Tus bolas se encogen durante el tiempo frío – esto es normal. Procura ducharte con agua calentita y permanecer en un lugar cálido para que tus testículos se relajen y sujeten bien. 3) Alguna de las dos bolitas o las dos, se han salido del anillo: pero alma de cántaro ¿pensabas que eras el caballo de El Espartero? – esto significa que deberías haberte conseguido un anillo más pequeño. Si logras poner tu dedo índice a través del anillo, entonces es demasiado grande. El anillo debe estar lo suficientemente apretado pero sin cortar la circulación. 4) Tu jaula gira o se  tuerce – Asegúrate de usar ropa interior tipo algodón elástico. Los Boxer no son los más indicados para la castidad. Te irá bien cualquier calzonzillo o slip con  bolsa para mantener las cosas en su lugar. 5) Tus bolas te duelen ¡ Ay pobre! Esto también es normal. Como tu amo no te permiteque te corras ni liberes tu carga como un verdadero hombre, puede que toda esa acumulación sea la causa de que tus testículos estén llenos y apretados. ¡Tienes que ser obediente y aprender a aceptar tu estilo de vida de castidad! Cuando la mente es fuerte, entonces el cuerpo puede superar cualquier cosa. 6) La jaula te tira del pelo ¡esto es el colmo! ¿aún no sabes que no deberías tener ningún vello púbico?. Eso es para los hombres. Los Subs deben permanecer siempre suaves y rasurados. Tienes que afeitarte todos los días. Tengo la suerte de no ser nada velludo, tan sólo una leve pelusa rubia por todo el cuerpo, imperceptible a la vista y al tacto. Ni a mí ni a mis alfas les gusta que me afeite, rasure ni depile el escaso vello púbico.7)¿Cómo limpiar tu pirula si la tienes sin cortar, o sea ,uncut? – Debes mojarla con agua tibia y jabón de ph neutro: retira la piel del prepucio y muévelo arriba y abajo, Inserta la punta de un cepillito de cerdas ultrasuaves y limpia concienzudamente. Aclara y repite la operación varias veces.

¿Por qué se usa?

Mirad la genial descripción que hace ayaxSG en su blog

El principal motivo por el que se usa o se ordena colocar este aparato es para que al esclavo le resulte imposible tocarse o masturbarse en presencia de su amo y adoptar únicamente el rol pasivo-receptivo en el sexo oral y durante la penetración . Esto se logra cubriendo sus órganos genitales con una jaula de castidad que impida cualquier estímulo físico. Este protector se mantiene en su lugar con una cerradura. El esclavo puede o puede no tener la llave. Pero si se utiliza convencida y seriamente, lo habitual es que el esclavo no tenga acceso a la llave. Esta

situación es lo que se llama una regla terminante. Bajo esta regla terminante, toda la responsabilidad de la conducta sexual del esclavo se transfiere enteramente al poseedor de la llave, y cuando se toma totalmente en serio,el carácter de la castidad deja de ser algo autónomo y pasa a ser una cuestión que depende exclasivamente de la coluntad del amo.

 

Es necesario recordar que el uso de la jaula de castidad convierte al esclavo totalmente dependiente del portador de la llave (su amo), ya que únicamente de su dueño depende que se lo quite para poder masturbarse, o recibir cualquier estímulo en sus órganos genitales.

Aunque la mayoría de los diseños de las jaulas de castidad disponen de un orificio de salida de la orina, la realidad es que los órganos externos han de limpiarse muy a menudo ya cualquier residuo de orina si no se limpia, generará  un olor desconcertante y posiblemente ofensivo para el amo, a menos que ése sea el efecto deseado para la humillación del sumiso. En todo caso, los residuos de orina dejados durante mucho tiempo, pueden provocar irritación en la piel.

 

El cinturón de castidad es un elemento de juego con una gran carga erótica, y proporciona al Dominante la sensación de poder absoluto sobre la sexualidad de su sumiso, ya que se puede utilizar como elemento de castigo o para la privación total de estímulos externos en los órganos genitales durante el juego. Puede convertirse en un elemento fetichista de primer orden.

Mi propia interpretación, (por supuesto subjetiva y muy personal):

A la mayoría de los potros, el jinete los monta casi desnudos por supuesto – es importante que las nalgas (grupa) estén totalmente expuestas y accesibles para los “estímulos” vitales del látigo cuando el amo-alfa comienza a galopar sobre la colina del placer. Mantener al animal desnudo permite que el sudor circule libremente en  verano, por lo que puede trabajar más duro y durante más tiempo, y en el invierno, se le obliga y motiva al potrillo a que esté constantemente en movimiento, y de este modo, mantenerlo siempre caliente.

El problema es qué hacer con el pene del esclavo – muchos propietarios de estos potros, cubren los genitales del sumiso con un suspensorio de cuero a modo de  “bolsa de caballo”. El problema con esto es que la bolsa debe ser eliminada cuando el animal necesita orinar, y la cadena o correa que va desde la parte inferior de la bolsa a través del perineo del esclavo hasta la cintura y entre sus nalgas, pueden provocar rozaduras y dolor tanto al potrillo como al jinete que lo monta (aparte del hecho de que muchos propietarios encuentran estas cadenas y correaasa la cintura estéticamente desagradables). A mis alfas, por ejemplo,  les gusta ver la espalda del animal totalmente desnuda.

 

Este accesorio a modo de jaula castidad goza de amplia aceptación entre algunos propietarios, por lo tanto: una vez bloqueado el pene del animal, fracasa cualquier intento de erección y excitación sexual. El pene del esclavo está siempre dirigido hacia abajo para que pueda liberar algunas gotas de líquido preseminal pero sin permitirle jamás llegar a eyacular. Muchos propietarios están plenamente convencidos de que las erecciones y eyaculaciones “debilitan” a su potro, quien debe guardar y emplear toda sus energías para servir a su dueño.

El potro, por supuesto, se ve totalmente incapaz de quitarse el dispositivo sin la llave especial, y una ventaja adicional de este accesorio es que permite al amo la total dominación y el control más exhaustivo incluso en los caballos más grandes.

En mi caso, a mis alfas no les ha gustado que utilizase éste ni cualquier otro tipo de artilugio que resulten artificiales y sofisticados a la vista. El único atuendo que me permiten es la piel desnuda, nunca me han dejado hacerme tatuaje alguno, ni el más mínimo piercing. Sin embargo, ellos, en su mayoría, sí lucen  sobre sus cuerpos hermosos tattoos con mayor o menor fortuna.en cuanto a estética.

 

Como ya he contado en numerosas ocasiones, al macho alfa le incomoda ver los genitales de su pussyboy porque considera que como él es el macho dominante, no puede existir  más polla que la suya. Mi técnica consiste en cubrir mis genitales con las manitas y estirarlos en dirección al ombligo (si estoy cara a cara con él tendido en la cama o montado sobre su polla), eso deja despejadas mis ingles y expuesto el perineo. Mi alfa enormemente excitado y fuera de sí, introduce la polla por la interseción de dos de mis dedos y me folla con intención de que mi pene funcione a modo deexcitado y abultado clítoris y continúe lubricando o, en algunos casos, para provocarme un intenso orgasmo. A continuación, introduce todo mi esperma en mi agujerito para dilatarlo y lubriarlo… y entonces, da comienzo una brutal follada por su parte hasta vaciar por completo el contenido íntegro de sus huevos.

(SM) LA NAVAJA

Advertencia: este post contiene escenas de dominación y sado-maso explícitas. A quien le desagrade este tipo de situaciones, puede evitarse la lectura.

A el- Moi (ya os hablé de él en otra ocasión) solía llevarme en su coche al parque de Pino Montano; en aquella ocasión había quedado allí con dos colegas suyos de total confianza. Eran las 2 de la madrugada, noche cerrada. Esperamos un rato, él al volante y yo en el asiento del copiloto, hasta que parapadearon las luces de otro coche, y a continuación, ver acercarse a sus colegas hasta colocarse ambos en la ventanilla delantera de mi asiento. Pegados al cristal, sus paquetes (uno en vaqueros, el otro con chándal) me resultaron bastante apetecibles..

– ¿Qué estás mirando Javi? ¿Acaso te he dado permiso para que los mires?

Visiblemente cabreado, El-Moi  (por aquel entonces mi alfa) me vendó los ojos con una camiseta sudada del gimnasio, y a continuación, me ató de cuello y manos al volante. El roce metálico de las cadenas y esposas me estremecieron de frío, la incertidumbre ante lo que podría sucederme me helaba la sangre. De repente y sin previo aviso, el-Moi, de un manotazo aplastó mi rostro contra la ventanilla derecha. Oí las risas de sus colegas desde el exterior, bajar lentamente el cristal de mi asiento y entrar una bocanada de aire frío nocturno. Sujeta aún mi cabeza por el puño de mi amo, la hundió entre las piernas de su amigo a través de la ventanilla; aspiré  profundamente el olor que se desprendía de la cremallera abierta y el abultamiento que percibía claramente bajo la tela de los vaqueros. En contraste con el frío nocturno, la polla de aquel desconocido, además de gruesa, suave y morcillona, estaba deliciosamente caliente cuando comenzó a refregármela por la cara. Abrí la boca para hacerle una mamada pero mi amo subió de nuevo el cristal de la ventanilla.

– Estás hambrienta de polla, eh? en cuanto hueles la polla de un tío empiezas a chorrear de gusto como una putita. (Acercó su boca a mi oído y mordisqueó mi oreja) Saca la lengua y lame el cristal como una perra – ordenó

Fue entonces cuando oí el inconfundible sonido de una navaja al abrirse, y a continuación,  el filo de acero deslizarse por mi cuello; me estremecí, inmóvil no me atrevía siquiera a respirar… bajó de nuevo la ventanilla y recibí en mi boca un capullo grueso, duro y jugoso, cubierto de líquido preseminal.

– Chúpamela bien, rubio – dijo el colega que estaba afuera. Cómeme la polla con esa boquita carnosa que tienes.

El acto de mamar calmó en cierto modo mi miedo y ansiedad cuando el-Moi empezó a rasgar mi camiseta con la navaja. Recibí por su parte varias cachetadas y azotes en el culo, pero continué succionando la polla de su colega como si fuese mi último alimento.  Al poco rato, quedé semidesnudo con la camiseta hecha jirones.

– Te vamos a violar, hijo de puta. Inquirió mi macho alpha ¿Te mola la idea?

Salió del coche y tras tenderme sobre el asiento del conductor, levantó y abrió mis piernas en alto. Grité de dolor cuando uno de ellos me embistió salvajemente al penetrarme.

– Shhhhhhhh..La boquita cerrada, o ¿Prefieres que te cortemos el cuello para que no grites?

Sentí deslizarse el filo de la navaja por mi torso, desde el cuello hasta rodear mis tetillas. Estimularon mis pezones con hoja afilada de la misma, punzando levemente y rodeando el borde de las areolas hasta notar como un hilo de sangre brotaba de una pequeña herida. Comencé a sollozar y estuve a punto de orinarme de miedo. En mi caso suelo, entrar en estado de pánico absoluto cuando privado de algunos sentidos (en esta ocasión la vista y el estar atado) objetos peligrosos y amenazantes me conducen al terror y mi imaginación se bloquea con la incertidumbre por no saber en verdad qué me va a ocurrir (por este motivo, aún no he sido capaz de asistir a una sesión de BDSM). Empezaba a respirar con dificultad cuando reconocí los labios de mi alpha lamiendo y mordisqueando mis pezones con delicadeza y succionando la herida. Me calmé. Luego supe que no era sangre sino goterones de su saliva lo que se deslizó por mi pecho.

Se acercó el segundo de sus colegas. Me dio la impresión que temblaba un poco al colocar sus manos frías sobre mis piernas en contraste con sus muslos que eran muy suaves, bien torneados y calentitos.. .a diferencia con el primero, por el modo de tocarme y acomodarse entre mis piernas noté perfectamente que no quería hacerme daño. Extendí la mano y le pajeé un poco para transmitirle con una ligera presión de mis dedos que había recibido su mensaje,  pero que no se preocupase.. estaba deseoso de recibirle. Ensalivó su barra de carne caliente y me penetró poco a poco hasta hundirla del todo en mis adentros. El vello púbico de su polla al entrar y salir provocó un delicioso cosquilleo en mi ojete acompañado de un golpeteo rítmico y acompasado de sus huevos.

– Le estás follando como a una tía, gilipollas. ¿No te das cuenta que eso es lo que a él le gusta? apártate, anda! si sigues así la muy puta se me corre de gusto en menos de dos minutos.

– Moi, es que está muy asustado. El corazón se le va a salir por la boca.

El-Moi me sacó del coche y a empujones me obligó a tenderme sobre el capó. Con la navaja aún sobre mi cuello inició una follada brutal y frenética hasta conseguir que ardieran mis entrañas. Eso sí que era follar a un pussyboy. Luego, me obligó a arrodillarme a sus pies, y tras abrirme la boca, se corrió hasta vaciarse. Escuché a sus colegas suplicarle al Moi para que les dejase hacer lo mismo.

– Éste sólo se alimenta de mi leche.

Me introdujo de nuevo en el coche, me colocó en mi sitio y subió el cristal de mi asiento. Con la ventanilla cerrada, me despojó de la camiseta que vendaba mis ojos e indicó a sus colegas que se acercasen..

– Corréos sobre la ventanilla. Vamos, sin ningún corte. Que él vea como sale la leche de la punta del nabo de dos tíos machos. Y tú ¡saca esa lengua y lame el cristal! y que ellos vean que te mueres por tragar toda su leche..

Los disparos de esperma produjeron un sonido sordo sobre el vídrio y una ligera vibración en mi lengua sedienta. Me encantó  la visión de esas pollas deslechándose y la expresión de sus rostros durante el orgasmo. Giré la cabeza para mirarle, pero me cortó en seco.

– Ehhh, ¿te he ordenado que te muevas de tu sitio? sigue con la cara pegada al cristal y lamiendo. Déjalo reluciente.

Se reunió con sus colegas y empezaron a mear uno a uno, hasta limpiar todos los rastros de semen. Con la lengua pegada al cristal percibí claramente la temperatura de cada uno de los líquidos y como cada una de sus pollas regresaban y desaparecían en interior de sus pantalones.

– ¿Y Javi nunca se corre? preguntó el del chándal.

– A éste le tengo enseñado para que no lo haga delante de otros tíos, sólo cuando se lo permito. Pero ¿no habéis visto que está todo mojado? (me bajó los vaqueros para mostrarles la cantidad de fluido preseminal que había en mis calzoncillos) ¿Veis? eso es porque no ha parado de sentir gusto.. Se corre a lo bestia cuando se lo ordeno, y lo hace desde dentro como una tía, con más intensidad que una tía os lo juro. Y varias veces seguidas..

– Ha estado de puta madre, Moi. Por lo que más quieras esto lo tenemos que repetir otro día,pero en mi keli. Dile que se ponga la cazadora y cierre la cremallera hasta el cuello, va a coger frío.

¿POR QUÉ YO Y NO LOS OTROS

Recuerdo esa tarde en el Instituto cuando el profe pronunció aquella frase: “Para Aristóteles, el esclavo lo era por naturaleza y así había de permanecer hasta el fin de sus días. En otras palabras, no se le reconocía naturaleza humana”. Me estremecí. ¿El esclavo prefiere ser esclavo? ¡He pensado en esta cuestión tantas veces! Desde el origen de la humanidad, es posible que aquellos primeros seres 

– medio hombres, medio animales –  recurriesen al enfrentamiento y a la lucha a muerte por sobrevivir.

Así pues, como consecuencia de esos primeros enfrentamientos entre homínidos, si uno de ellos se convertía en sumiso era porque prefería obedecer antes que arriesgar su vida. 

El hombre que nunca ha dejado de ser animal del todo (jajajjaj) ..evolucionó en su idea como hombre por medio de la lucha y a través la ley del más fuerte. Y esta lucha, llevada hasta las últimas consecuencias, para establecerse como macho alfa y afianzar su prestigio ante el grupo, debía concluir con la muerte de uno o de ambos adversarios. En este aspecto, no hemos avanzado mucho que digamos, basta con ver y leer las noticias. Pero en algún momento de la evolución, en algún rincón del cerebro del hombre.. tuvo que producirse el origen de un pensamiento que me resulta fascinante: Si el amo era siempre el que vencía con tal de establecer su jerarquía, y en esa lucha extrema moría hasta el apuntador.. ¿Quién carajo quedaba entonces para reconocerle como el más fuerte? 

 

Por lo tanto, para que la historia continuase – o se iniciara, según se mire -, era preciso que ambos sobreviviesen, que algo los detuviese justo un segundo antes de la muerte. Ahhh ¡ese relámpago de consciencia.. qué fascinante me resulta! Y eso fue posiblemente lo que ocurrió: es el esclavo quien renuncia a su deseo y se somete al deseo del otro. De este modo, es el esclavo quien reconoce al amo como tal y se hace reconocer por el amo como esclavo. Es decir, que después de este primer enfrentamiento por ser el más fuerte, el Amo le impone al esclavo que le sirva y complazca, un trabajo al que éste se somete voluntariamente. Recalco lo de “voluntariamente” porque no puede existir amo sin esclavo y viceversa. Ahora es cuando muchos me diréis: pero la era de la esclavitud hace muchos años que desapareció, ahoras somos hombres libres.. Hummmm, ¿Seguro?

 El Amo satisface su deseo – que sigue siendo animal, es su propia naturaleza – adquiriendo seguridad y confianza en sí a través de la admiración y complicidad que le profesa su esclavo (ése es mi caso). No olvidemos que hay muchos amos que consumen lo que el esclavo ha producido con su trabajo. Sin embargo, eso opera una cierta transformación en el amo puesto que se satisface sin hacer esfuerzo alguno, vive como gozador y deja de ser animal. Pero ése no es el alfa al que yo voluntariamente me someto: “Sólo ante tu presencia me sentí vivo como nunca había sucedido – y vaya si en verdad puedo decirlo – y aunque antes de encontrarte tuve incontables sueños, contigo fué la primera vez que me sentí completo y satisfecho. Contigo no sólo fue sexo desde la dominación, fue sexo después de nada, a cambio de nada, porque así debería ser siempre: terminar de follar y y saber que quedas satisfecho, que he hecho realidad hasta el menor de tus deseos, nada más y nada menos. En mí sólo existe – porque así me lo pides y yo lo quiero – capacidad de veneración y entrega a ti macho Alfa que das sentido a mi existencia.

Desde niño supe que había nacido para servir y ser jodido por machos superiores, y si rechazaba esa intención que la naturaleza me impuso, no merecía vivir. Es una enorme emoción la que experimento al bajarle los pantalones a un tío  hasta la base de sus muslos enrollando su camiseta a la altura de su ombligo para después apoderarme de ese pedazo de carne que pronto comienza a crecer en tamaño y dureza.. Me encanta descubrir el prepucio, desvestirlo de la sedosa piel que lo recubre para empezar a pajearlo tensando el frenillo…. la mayoría de los machos disfrutan viendo como su polla en su máximo esplendor. Gozan exhibiéndose. Los buenos vergajos hay que pajearlos con movimientos cada vez más firmes y al mismo tiempo suaves sin recubrir del todo el capullo, hasta que en verdad cueste empuñar ese delicioso cetro por la poderosa erección que va alcanzando. Yo aseguraría que a mis alfas cada día les crecen un poco más sus cipotes por las profundas mamadas y pajotes que le hago.

Tanto amo como esclavo evolucionan voluntaria y activamente, es decir, humanamente. Para mí él es mi maestro, el hombre que mejor representa al hombre con todos sus atributos, virtudes y defectos, el hombre al que quiero parecerme, al que quiero servir y pertenecer.

Por supuesto que existen amos y esclavos que sólo evolucionan exteriormente , porque, fieles al principio de identidad, permanecen igual. Si piensan que ésa es su condición esencial – se obstinarán en su identidad consigo mismos. Es curioso como en esos casos de relación superficial, ambos llegan a cansarse del juego o cambian frecuentemente de pareja, sólo es el esclavo quien querrá dejar de ser lo que es. Quiere ser libre.

Con mis alfas (unidos pero sin ataduras, ni convencionalismos, sin pretender imitar modelos de convivencia socialmente estipulados) he alcanzado ese estado de ser-sintético-total en el que ya no se es ni Amo ni esclavo, sino el Hombre Único. De nada sirve anular ni matar al adversario. El amo/alfa sabe que es necesario dejar a su chico con vida, aunque para satisfacer su naturaleza dominante es fundamental  destruir su autonomía y someterlo. El Amo representa la conciencia autónoma de ser-para-sí y el esclavo el ser-dado. El vencido depende del otro porque le reconoce más fuerte, más masculino.. quiere aprender a su lado. Como esclavo beta (pussyboy), he optado por la vida,por eso soy lo que soy, porque sentí la proximidad de la muerte metafóricamente hablando. Y sobreviví.

El amo/alfa que en su esencia no se ve reconocido por su esclavo y al que éste no le asigna ninguna dignidad, es imposible que esa relación fructifique porque está siendo reconocido por una cosa, por un animal, por un ser que sólo folla a un sumiso. Por lo tanto obtiene un reconocimiento sin valor. No es un hombre reconocido por otro: es sólo un juego.

CONFESIÓN, domingo 24 Abril

Odio los domingos porque ellos tienen que estar con su novia en plan pareja y cumplir con sus obligaciones familiares. Durante esas largas horas, os confieso que se me hacía muy difícil dejar de pensar en él.. no, no le recriminaba nada, ni siquiera se me hubiese pasado por la mente exigirle nada; el alfa es un hombre que ama a su novia y disfruta follando con ella y otras mujeres. Yo sólo soy “su chico”, su esclavo sexual, ese objeto que él ha creado y moldeado para su propio uso y placer. No tengo ningún derecho a pedirle nada, me gusta que sea libre y poderoso, amo su libertad. Lo que más me excita de ún hombre es su libertad. 

Pasarán las horas, y de madrugada recibiré una llamada para que acuda a su apartamento (en otros casos, incluso ir a su habitación en casa de sus padres) porque desea tomar las últimas cervezas del día en compañía de su perro fiel, porque necesita descargar toda la adrenalina acumulada durante la jornada antes de ir a dormir.  Cuando llegue a su puerta, sabe que le sonreiré eufórico y con los ojos radiantes y húmedos de felicidad por volver junto a él; me arrodillaré a sus pies y suplicaré una mirada suya. Él sabe que no es el mero deseo sexual lo que me precipita y arroja a sus brazos, él sabe que como macho alfa representa para mí todo lo que amo y significa ser un hombre con sus virtudes y defectos. Yo quiero ser como él, le imito en todo, pero él es más fuerte y me ha vencido. Por eso gustosamente me entrego a él y le sirvo.

Tras besar y lamer sus pies y manos, me pedirá que me desnude mientras con una mano sujeta la lata de cerveza, y con la otra, irá enroscando en ella la cadena que llevo siempre sujeta al cuello. No, no.. por favor! no me canso de repetir que los dominantes alphas no se pasan todo el tiempo golpeando y torturando a sus esclavos, eso no es cierto.  A él mientras está viendo su programa favorito de deportes o una serie TV, le gusta tenerme a sus pies y acariciarme el pelo mientras se relaja y apura las bebidas.  A veces, coge mi rostro entre sus manos y me mira fijamente a los ojos; cuando comprueba en mi mirada la enorme devoción que le tengo, me sonríe y me acerca cariñosamente a sus pies para enroscarme entre sus muslos. 

Antes de irse a dormir casi siempre le apetece echar un buen polvo. Con sólo cachearme las nalgas y abrirlas un poco se da cuenta de que estoy receptivo, que me muero por que él me folle. No tenéis ni idea de lo que es gozar al mismo tiempo de la sensación de adelante ( mis genitales ocultos y comprimidos dentro de mis manos) y la sensación de ser penetrado por detrás, por la polla de un alpha que lucha y embiste hasta hacerse dueño de mis entrañas… durante ese proceso me concentro en mi ojete para rodear, acariciar, comprimir y succionar su verga como si fuesen los labios de un enamorado. ¡Es tan excitante transformarse, cambiar de sexo, buscar algo nuevo, tan delicioso actuar como una puta que se ofrece por el puro placer de satisfacer a su amo! confesarle que le amo desesperadamente aunque no me permita decírselo y que estaría dispuesto a todo por servirle y complacerle. ¡Cuanta voluptuosidad hay en esa entrega!  

Aunque tengo terminantemente prohibido maturbarme y ni tan siquiera tocarme los genitales por orden expresa suya, no puedo evitar que las embestidas que me propina al follarme, mi torturado capullo roce y  y se refriegue contra los dedos de mis manos que a modo de jaula lo mantienen oculto y prisionero. Estimulado por el movimiento de su follada mi pene se convierte en un abultado clítoris inflamado de deseo, y es precisamente ese ferviente deseo de unir mis dos sexos, mis dos naturalezas, lo que provoca en mí placer delirante.

Después de correrse y vaciarse en mí, me prohíbe que me limpie; le gusta que la brecha continúe abierta, dilatada, palpitante… quiere que yo siga deseándole como una perra en celo que tras ser preñada continúa chorreando leche por el orificio del culo. Él cree que esas titilaciones de placer tras ser ser yo penetrado se apagarían tan pronto se procediera a la limpieza. Mi macho alpha tanto si se deslecha en mi garganta como en mi culo quiere que su esperma sea absorbido lentamente por mis órganos, que sus hormonas y proteínas me alimenten y transformen mi carácter. Busca en mí un tipo de feminidad sin renunciar en ningún momento a la masculinidad. El lobo alfa sodomiza al lobo beta por jerarquía pero quiere que siga siendo un lobo de su manada, no una hembra. No os podéis imaginar como aumentan y se prolongan esas sensaciones de placer cuando guardo el semen de mi macho en mi interior durante horas!… y yo soy enormemente feliz de llevar su preciado regalo en mis entrañas. Acaso ¿Podría ser de otro modo? Cuando él me penetra frenéticamente al ritmo salvaje que le exigen sus hormonas y toda esa testosterona que impregna su cuerpo, percibo – además de dominarme y reforzar su status de hombre superior –  la intención de fecundarme, de vaciar a lo bestia el contenido íntegro de sus abultados testículos. Le escucho gozar siguiendo su instinto animal, mordiéndome el cuello, arqueándome la cabeza mientras me agarra del cabello… quiere convertirme en su hembra a la que quiere fecundar pero sintiéndose libre al mismo tiempo de las ataduras de la procreación como sucedería si follase con su novia u otra mujer.

 

El sexo se convierte en algo sagrado, se hace inmenso y enormemente placentero cuando se practica únicamente para gozar del mismo, cuando uno se siente libre de las leyes naturales y de toda ética religiosa y moral. Una de las pruebas que tengo para saber que mi alpha está llegando al paroxismo del placer, es cuando le escucho insultar y blasfemar mientras me está follando. Esos insultos y blasfemias le embriagan, se siente dios dominando el mundo y a su esclavo a través de su poderosa masculinidad; esas palabras excitan su imaginación y le producen más hormonas. Cuando me las dice al oído os prometo que percibo claramente como me va inundando poco a poco mis adentros de líquido preseminal para acabar vaciando en mis tripas un verdadero caudal de esperma caliente. 

Los días que me saca a la calle y me obliga a desnudarme en un lugar concreto para mantener sexo conmigo, además de humillarme y acrecentar mi ansiedad, lo que pretende es escandalizar y transgredir las leyes de la corrección. Lo que caracteriza a un alfa es su carácter transgresor, está seguro de sí mismo y le importa bien poco la opinión de los demás. Para él le es grato escandalizar e ir en contra de los prejuicios sociales porque eso hace que aumente su ego y refuerce su status de dominación. 

TERMINOLOGÍA 3 – DEEP THROAT (Gagging)

El arte de tragar a fondo y no asfixiarse en el intento. Si una mamada puede ser una de las más bellas experiencias para compartir dentro de una relación íntima, podemos afirmar que aprender a realizar correctamente lo que se conoce por “Garganta Profunda” es hacerle alcanzar a un tío la más exquisita cumbre del placer. En el contexto BDSM, adquiere una dimensión si cabe más especial aún, porque un alfa Dominante es alguien que disfruta usando a sus seres sumisos, y que a su vez ,ha de saber hacerles experimentar y desear cosas nuevas, procurando que se sientan seguros al practicarlas y que las puedan llegar a disfrutar.

Para un puto esclavo pussyboy como yo, es una forma sensacional de procurar placer al Dominante, que le hará sentirse orgulloso de poseer a un ser sumiso bien entrenado, al tiempo que como sumiso ganaré en autoestima al saber ofrecerle al mi alfa ese placer. Muchos Dominantes tienen su propio método de enseñanza, y todos sirven si ayudan a facilitar el aprendizaje de la persona sometida a ellos a hacerlo sin miedo y sin correr riesgos innecesarios.

No hace falta deciros que os tiene que gustar, que te encanta disfrutar proporcionando el máximo placer al hombre al que admiras y deseas. Tiene que ser algo placentero para ambos. Para el sometido darlo, para el Dominante recibirlo,  para ello importante  tomarse el tiempo que sea necesario con cada persona ..

No todo el mundo vale para ser “garganta profunda” son muchos los que desisten de ésta práctica tras varios intentos frustrados, los vómitos, la sensación de ahogo y la angustia que provocan, unidas a la sensación de fracaso, y los nervios, pueden llevar a cansar tanto a Dominantes (no se lo están hacien bien) como a los sumisos que se frustran por no poder, no saber, o no dejarse follar por la boca. Yo como soy un putón casi profesional en la materia, me atrevo a sugeriros algunas de las técnicas que conozco jajajjaj ¿Acaso  pensábais que nací sabiendo? no, no, me costó mucha paciencia y entrenamiento. Y sigo ejercitándome todos los días para convertirme en un mamón de campeonato.

Como todo en esta vida, tiene sus trucos, su técnica y eso es lo que voy a tratar de explicar paso a paso, de la forma más sencilla y coloquial, vamos al lío.

Tragar y respirar a la vez.

Es algo que se puede ejercitar en solitario, forma parte del entrenamiento del sumiso y si sois constantes y se toman unas mínimas medidas de seguridad, sorprenderéis al Dominante en alguna ocasión especial convirtiéndola en inolvidable. Hacedme caso.

Técnica Base.

-Aprende a respirar sólo por la nariz, (recuerda que la boca la tendrás ocupada). Ejercita eso unos  minutos.

-Si se está acatarrado y/o se respira mal por la nariz, es conveniente usar un descongestionante nasal,  para mantener la nariz despejada durante cierto tiempo.

-Aspira profundamente, cuenta hasta cinco para el siguiente paso.

-Pon dos o tres dedos en tu boca, bien adentro pero sin presionar la lengua, aguanta la respiración  unos cinco segundos, ahora dedos fuera, expira, relájate y otra vez a la carga.

-Toma aire por la nariz, cuenta otra vez y dedos adentro otra vez, vuelve a contar, a sacarlos…

-Puedes ir aumentando paulatinamente los segundos en la fase de penetración. Es así de sencillo.

 Segundo paso:

– Otra cuestión a tener en cuenta es acostumbrarse a tener la boca bien abierta, para ejercitar los músculos faciales y la mandíbula; necesitarás hacerte con un tubo circular de un diámetro de una polla normal (he dicho normal) que te pueda caber, y que quepa sin forzar demasiado la boca y la mandíbula. Para ir entrenándote te puede servir, por ejemplo, el canuto o el cilindro de un rollo de papel de cocina; bien forrado con cinta aislante adquiere una dureza adecuada, y si lo cubres con film transparente  de cocina, quedará aislado de la humedad bucal y no se deformará tanto. En realidad muchas cosas que tenemos alrededor pueden servirnos para prácticas BDSM, siempre que sepamos utilizarlas de forma segura. Esa debe ser siempre la máxima prioridad. Y preguntaréis ¿Por quéutilizar un cilindro que está hueco cuando me puedo meter un cipote de goma? Porque tenéis que aprender a respirar.

Tercer paso: ¿Qué postura pongo?

LSi eres un esclavo mamón como yo, la más adecuada es arrodillado, arqueándote hacia atrás, separando las rodillas pero manteniendo los tobillos juntos y sujetándote a ellos con las manos dejando que la cabeza cuelgue hacia atrás;  de esa forma, la boca y la garganta quedan perfectamente alineadas, lo que facilitará una penetración profunda. Las manitas quietas ¿eh? no vale hacer trampas.. recuerda, eres un garganta profunda. Ensaya esta postura hasta que te encuentres cómodo en ella y te resulte natural adoptarla. ¿Quien dijo que la vida de un pussyboy era fácil? hay que tragar carros y carretas. Más adelante si sois perseverantes seréis capaces de hacerlo en otras posturas sin dificultad. Lo más importante es mantener perfectamente alineadas boca y garganta.

Cuarto paso:

Ahora es el momento de colocar el tubo en la boca y volver a la postura anterior. Recuerda: Respira por la nariz aunque tengas la boca bien abierta.

-Tómate unos segundos, y cuando lo tengas controlado, empieza por meter los dedos en la boca, sigue respirando sólo por la nariz.

-Esta vez vamos a hacerlo un poco más difícil, mueve los dedos dentro de la boca, presiona un poco  la lengua con ellos, gíralos dentro, pero siempre respirando por la nariz hasta que estés relajado y no   te moleste ni te desconcentre sentirlos ahí.

-Ahora mételos bien a fondo, tranquilo, respira bien… cuenta de nuevo hasta cinco y sácalos.

-Así una y otra vez hasta que la respiración sea calmada, rítmica y el abreboca no moleste.

¿A que los dedos en el fondo de tu boca ya no te dan ganas de vomitar ni sensación de asfixia?

Quinto paso:

-Busba algo que se asemeje al cipote de un hombre en erección, en longuitud, anchura y dureza, algo largo y no demasiado delgado para que no se escape de tus manos y que puedas manejar con seguridad. Por ejemplo una zanahoria del Mercadona bien gordota y que están de oferta. A mí que el guarda de seguridad me conoce, siempre menda que me reserven las mejores.

-Piensa en la polla de tu Dominante, en el placer que le vas a dar, céntrate en eso e imagínatelo de pié frente a ti, con su pollón apuntando a tu boca.

-No muevas la cabeza, (cuando estés con él, pídele que te ayude a sostener la cabeza no vayas a descoyuntarte a la primera  pero manteniendo siempre la boca y la garganta en línea recta).

-Ahora ve metiendo la zanahoria (si te atreves con un calabacín, adelante) en tu boca despacio y con cuidado, pero hasta el fondo, rózalo pero no lo claves; tiene que poder moverse.

-Empieza a simular el movimiento de una polla cuando entra y sale de tu boca, muy suavemente, sin forzar.

-Acompasa la respiración a ese movimiento y no te desconcentres; respira sólo por la nariz y aguanta la respiración mientras la tienes dentro, expulsa el aire cuando salga y tómalo cuando vaya a entrar de nuevo. Te prometo que no te llevará mucho tiempo dominar la técnica.

Sexto paso:

-Una vez que la técnica base se domine bien, prueba a hacerlo sin el abreboca (el cilindro de cartón), comprobarás que, seguramente, ya eres capaz de hacerlo, si no es asi, repite el apartado anterior paso a paso. Lo importante es aprender bien, no aprender deprisa.

-Cuando hayas llegado hasta aquí sin dificultad, (si continuáis vivos) es el momento de practicar en otras posturas:

-La más habitual; arrodillado y con el pene enfrente con el Dominante erguido.

 -Arrodillado y entre las piernas de él o ella (si se trata de una ama con arnés) si está sentado.

 -Tumbado sobre una cama imaginándole sobre ti, etc. Respiración, calma y mantener la boca y  la garganta en línea recta para que nada dificulte la penetración, eso es todo.

Técnicas mas avanzadas.

Una vez se haya conseguido seguir los pasos anteriores correctamente, (si has tenido problemas con alguno, sólo tienes que repetir hasta que te salga bien) llega el momento de avanzar un poco más, y eso se traduce en tiempo; en conseguir mantenerla en el inicio de tu garganta por más tiempo, lo que va a ser muy útil en el momento en que el Dominante, a punto de regalarte su leche, decida mantenerla ahi un poco más para descargarse por completo. Los pasos son los mismos de antes, pero alargando tanto como puedas el tiempo.

-Recuerda que los ejercicios de respiración han servido para eso, para ayudarte a concentrarte y para contener y controlar la respiración.

Ya estás preparado, así que ahora, prueba cosas nuevas.

– Juega imaginando el cipote de tu Dominante en tu boca, ya sabes lo que tienes que hacer, ¿verdad? si, eso que tanto le gusta que le hagas: que lamas el glande rodeándolo con tu lengua, dándole pequeños toques justo en la punta, apriétala contra tu paladar y frótate la boca con ella; Disfruta haciéndole disfrutar.

-Seguro que conoces lo suficiente a tu macho alfa como para saber que llegará ese momento en el que él no va a poder más y la hundirá en tu garganta hasta el fondo; pruébalo, asegúrate de ello.

 Un Paso más:

-Ahora pon esa zanahoria al fondo de la boca.

-Respira bien a fondo por la nariz y mantenla dentro tanto como puedas.

-Cuenta mentalmente, si eso te ayuda, y húndela hasta la garganta.

-Resiste, puedes hacerlo. Piensa en tu Dominante: A más tiempo, más placer.

-Seis, siete, diez segundos… quince… trata de ir ganando segundos, que cada vez dure más. No fuerces nunca hasta ponerte en peligro de asfixia, detente si algo te desconcentra, normaliza la

 respiración y vuelve a comenzar. Cuando hayas conseguido mantenerla ahí durante… digamos doce o quince segundos, (mejor si es más) una docena de veces, prueba a cambiar de postura como antes:

-De rodillas y con la espalda arqueada.

-De rodillas pero inclinándote hacia delante en busca de ésa adorada polla.

-Tumbado…

Llega hasta donde puedas y tranquilízate, mañana podrás un poco más. Una vez comprobado que puedes sin problemas, estarás perfectamente preparado para ofrecer a tu Dominante una deliciosa mamada como se merece, combinada con tus nuevas habilidades, le sorprenderá muy gratamente y os hará sentiros más felices y cómplices que nunca. No es una carrera de velocidad, sino de voluntad, resistencia y superación que el macho alfa sabrá valorar y disfrutar, al tiempo que un puto esclavo como yo crecerá en entrega, control de si mismo, compromiso hacia el Dominante y autoestima.

Si tenéis la suerte (como yo he tenido) de que es el propio Dominante quien te entrena en esta disciplina, lo más seguro es que te vaya tranquilizando utilizando un tono de voz suave y lento (Oh, qué maravilla!) para ayudarte a sentirte seguro, relajado y tranquilo. Te aseguro que NADA es comparable a la auténtica textura, dureza y sabor de esa polla del hombre con el que se sueña, se desea, y se adora.