Shrimp Trap

Me paso horas y horas contemplando sus vídeos, tengo largas conversaciones con él mientras le obsevo. No dice nada, no me hace ni puto caso cuando le hablo de los hombres de acción y los de entendimiento. Y de repente salta un camarón entre sus manos y me entra una alegría tan tonta… al fin y al cabo, lo feliz es algo tan imprevisto, se justifica por sí solo y sin sentido.

También me gusta mucho una familia de Alaska.

 

I built a shrimp trap from lawyer cane, sticks and vine. Then I caught some shrimp and ate them.
Shrimp (and fish) traps are simple traps designed to catch aquatic life due to their shape. It consists of a simple basket with a funnel shaped entrance. Shrimp easily find their way into the trap as they are funneled in, but have difficulty finding the way out.
I wove the main body of the trap from lawyer cane then made the funnel from sticks with vines woven between them. The funnel was then inserted in the top of the basket and was complete.
I put the trap in the water under some tree roots without any bait. About 10 minutes later caught the first shrimp which I stored in a pot of water. I caught another one and made a fire.
I humanely killed the shrimp using the splitting method which…

Ver la entrada original 165 palabras más

CHARLES BUKOWSKY 1

EL GENIO DE LA MULTITUD

Hay suficiente traición y odio, violencia, necedad en el ser humano corriente
como para abastecer cualquier ejército o cualquier jornada.
Y los mejores asesinos son aquellos que predican en su contra
y los que mejor odian son aquellos que predican amor
y los que mejor luchan en la guerra son al final aquellos que predican la paz.
Aquellos que hablan de Dios necesitan a Dios.
Aquellos que predican la paz no tienen paz.
Aquellos que predican amor no tienen amor.
Cuidado con los predicadores.
Cuidado con los que saben.
Cuidado con aquellos que están siempre leyendo libros.
Cuidado con aquellos que detestan la pobreza o están orgullosos de ella.
Cuidado con aquellos de alabanza rápida, pues necesitan que se les alabe a cambio.
Cuidado con aquellos que censuran con rapidez, tienen miedo de lo que no conocen.
Cuidado con aquellos que buscan constantes multitudes, porque no son nada cuando están solos.
Cuidado con el hombre corriente, con la mujer corriente, cuidado con su amor.
Su amor es corriente, porque busca lo corriente, pero es un genio al odiar.
Es lo suficientemente genial al odiar como para matarte, como para matar a cualquiera.
El hombre corriente al no querer la soledad, al no entender la soledad intentarán destruir cualquier cosa que difiera de lo suyo.
Al no ser capaces de crear arte no entenderán el arte.
Considerarán su fracaso como creadores, sólo como un fracaso del mundo.
Al no ser capaces de amar plenamente, creerán que tu amor es incompleto y entonces te odiarán.
Y su odio será perfecto, como un diamante resplandeciente
Como una navaja
Como una montaña
Como un tigre
Como veneno o cicuta
porque ése
es su verdadero
arte.

ESTÁN POR TODOS LADOS

Los oledores de tragedias están
por todos lados
se levantan a la mañana
y ya empiezan a encontrar las cosas
mal.

Y se sumergen
en la rabia,
una rabia que dura hasta
que se van a la cama,
e incluso ahí
se retuercen en su
insomnio,
incapaces de quitar
de sus mentes
los pequeños obstáculos
que han hallado.

Se sienten siempre en contra de todo el mundo,
es un complot.
Y por estar constantemente
furiosos sienten que
siempre tienen
la razón.

Los ves en el tráfico
tocando el claxon como salvajes
ante la más leve infracción,
puteando
desparramando sus
insultos.

Los sentís
en las colas
de los bancos,
de los supermercados,
de los cines
presionan
en tu espalda
te pisan los talones
están impacientes siempre por
una furia.

Están por todos lados
y en
todas las cosas,
esas almas
violentamente
infelices.

En realidad están asustados,
como siempre quieren
tener razón
fustigan
sin cesar…
es un mal
una enfermedad de
esa raza.

El primero de ellos
que vi fue
mi padre
y desde entonces
he visto mil padres
malgastando sus vidas
en el odio,
arrojando sus vidas
al pozo ciego
y
gritando
enloquecidos.-

LUJURIA DEL DOLOR

mys

Tomado del blog M&S,  ver Aquí

Hay una sola cosa que excita a los animales más que el placer; el dolor.
Cuando te torturan sientes lo mismo que cuando estás bajo los efectos de las hierbas capaces de provocar visiones…
Cuando te torturan no solo dices lo que quiere el inquisidor sino también lo que imaginas que puede producirle placer, porque se establece un vínculo, este sí verdaderamente diabólico. entre tú y él…
Hay lujuria en el dolor, así como existe una lujuria de la adoración e, incluso, una lujuria de la humildad.
Si los ángeles rebeldes necesitaron tan poco para transformar su ardor de adoración y humildad en ardor de soberbia y rebeldía, ¿qué habría que decir de un ser humano?
Eso fue lo que descubrí cuando era inquisidor.
“El nombre de la rosa” de Umberto Eco

MOLÉCULAS CRUJIENTES DE NIEVE SOBRE PIANO

IRINA

Vive en la plaza Dª Elvira, y aunque este invierno no ha sido tan duro, las noches y los días para ella ya no existen más que en las regiones hiperbóreas del Guerrero Norte . Rodeada de ese aliento intemporal que desprenden los muebles y objetos, ha conseguido desprenderse de todo.
Abandonadlo todo
Los pretéritos y los presentes. Los deseos que enturbian las fotografías de los días y rompen el aire en mil pedazos.
Abandonad a los amantes que dan la vuelta a las páginas del libro de las horas y espantan las últimas moscas que naufragan en una gota de sol.
Abandonaros a un nuevo comienzo, a un encuentro.
Son despertares, árboles de cabezas rubias
que trenzan sus hojas bajo la lluvia
mientras que al ángel del ángelus (la torre del campanario está cerca)
le castañean los dientes
y se le duermen las alas.

Yo la escucho pensar esto y muchas otras cosas cada vez que voy a hacerle una visita. La considero como mi verdadera abuela sevillana, porque la madre de mi padre y toda su familia no me corre por el alma. Fue mamá quien la conoció al poco tiempo de recalar nosotros en esta ciudad sin mar, como un ombligo en el desierto.
Algunos seres como Irina conservan siempre el secreto de la atracción irresistible y por haberse fraguado con eso que llamamos conciencia universal, o, si se prefiere, por saber recoger sin violentar ni manipular su sentido, las palabras que caen de la “saliva de lo que no se dice ni se nombra”.
Muy ingenuo será el que escuchándola tocar el piano, piense que podrá descifrarla. Si rápidas y virtuosas fueron sus manos en su juventud, su acrobacia y agudeza mental es aún más delicada y compleja. Fué Irina quien me enseñó a dar “besos cerebrales”.
– A este niño sólo le atraen macarras, canis y chulos de barrio. Dice mi madre
– Déjale, mujer. Él sabe que después de que las espinas han sido recogidas, todo lo que resta no es sino un camino de rosas. A mí me han sangrado los dedos antes de dominar algunos nocturnos de Chopin.

45842339

Con cautela, hay que saber hablar con ella sin sobresaltarla, sabiendo darle la importancia justa al método de contacto elegido por ella para acercarse a nosotros. Irina no necesita la ayuda de las palabras ni de los recuerdos, sabe que la música está suspendida en el aire como el polen que asciende de los naranjos de la plaza sin posibilidad de posarse.
Olof, su gato que es ruso y gris azulado, a menudo estornuda con una melodía de Chopin.
Una vez la vi inclinarse sobre la mesa y apoyar su delicada cabecita blanca sobre la superficie
pulida de roble. Azorado pensé que le vencía el sueño, y, sin embargo, se desplomó aún más sobre la mesa e hizo el simulacro de nadar.
– Nadaré esta noche con los peces.
– ¿Podrás respirar bajo el mar?
– Sí, cada noche pongo mi corazón en un vaso de agua.
– ¿Irás muy lejos?
– Depende de ELLA
– ¿Quién es ella?
– La mujer que tiene una boca en un pozo.
(E hizo sonidos guturales imitando el gotear de algo cayendo en la profundidad… una nota musical que jamás había oído antes)

Me quedo callado. Desde que el alzehéimer vino a por ella, me doy cuenta que la ausencia de música también es una música… una melodía inacabada pero gestándose en alguna parte. Irina me mira y sonríe. Le beso las manos. ¿Cómo podemos darnos cuenta la mayoría de los profanos, que una melodía se convierte en fuente de misterio después de no haber sido durante mucho tiempo más que una especulación sobre el misterio? Sólo los iluminados consiguen devolver la música a su auténtico destino.

Pura emoción cuando la oigo deslizar sus dedos sobre el piano…
Cae la tarde/despacio y lentamente/sobre un naranjo que aletea./Sin humos, balanceante, pasa el viento su incensario./Lo que creímos que era el cantar de los grillos/ era el ring ring de alegres bicicletas./Cae la tarde como siempre/sin darnos cuenta/ligero velo o mortaja sobre nuestros cuerpos vigilantes./Cae la tarde, sin aliento/desplomada por el aire/como un ave al que hieren por sorpresa.

 

Irina vive atada al duermevela, asomada al fondo del sueño. Y aunque viene de tierras frías como mi madre, su leve peso lo constituyen moléculas crujientes de nieve, esa latitud de donde nace la luz blanca. Golpetea la lluvia sobre las ventanas pero ella no aparta los dedos del piano… corretean los niños y los paraguas inesperados. Pienso en tus pies descalzos que calentaré con mis manos.. pequeños charcos sobre los huecos y adoquines recolectan la lluvia en bolas diminutas. Imagino peces rojos y urbanos viviendo en esos huecos de la calzada
Pasan seis bicicletas y sus grillos metálicos las alejan.
Se desmelenan hilos de agua.
Llueve sin consuelo
pero la taza té calienta mis manos. No sé decir “te amo” pero sé calentar las manos frías de un hombre cuando las trae heridas de trabajar o cuando se siente solo.

 

Dentro: cortinas de algodón teñidas con té, sedas, encajes, epidermis superpuestas.
Oigo una nueva melodía… te pienso ¿recuerdas?
Mi cuerpo puse en la tierra, tierra en el vientre,
tierra que descubre su raíz más honda,
la tierra más desnuda del amor.
Tus manos y tus pies en la tierra buscando,
escarbando, desenterrando
como busca el amor un corazón hasta devorarlo.
¿Recuerdas? sólo quedan los pasos.

Olof, se encarama de un salto sobre la estantería y comienza a afilarse las uñas sobre el lomo de un libro de Kafka…
Mi estancia ha terminado.

FASE LACTANTE

Fotografía y texto reblogueados de:  http://germanayax.blogspot.com.es/2015/12/fase-lactante.html?zx=618b9fff2541625c

mysamamantarcachorro

Desde su iniciación y hasta el primer mes más o menos, lo ideal es que el cachorro se alimente de la leche del Amo.Se trata de la llamada fase de lactante.
Además, tomar la leche de su Dueño le ayudará en un futuro en temas de relaciones sociales, ya que el primer vínculo social de un perro se establece con su Amo.
El tipo de leche que consumimos los humanos no es válida para un cachorro, como tampoco es válido cualquier tipo de biberón.
Tanto uno como otro deben ser específicos para cada cachorro.
Por suerte, ambas cosas las posee su Señor.
Señor Germán

MI RAZÓN DE SER: I am a very horny pussyboy

La locución me salió bastante mal porque la grabé con el móvil, y luego no había manera de hacer coincidir los clips de audio.

 

Ya escribí en otra ocasión y quisiera insistir en ello: todo lo que aquí narro no es producto de mi imaginación ni un mero desahogo de fantasías sexuales que pudiese tener. Obviamente, al relatar los diferentes episodios vividos se esilizan y depuran un poco (tampoco tengo pretensiones literarias) prestando un mínimo de atención a la gramática y sintaxis, pero son vivencias reales que tuvieron lugar a la temprana edad de mis doce años con un chico cuatro años mayor que yo. No decidí convertirme en el esclavo sumiso que soy ahora por capricho; tampoco decidí mi destino, sino que otros episodios que sufrí cuando era aún más niño, fueron los que determinaron y marcaron mi vida para siempre. No voy a analizar ni a profundizar en aspectos psicológicos (ya he pasado por varias terapias y continúo aún) sobre este tema porque no es el objetivo de este blog. Escribo lo que siento, porque de este modo disminuyo mi fiebre de sentir, sin más.

No es nada fácil expresar lo que un subordinado como yo siente por un macho alpha, esa veneración absoluta que llega a anular mi mente y voluntad por completo. En manos de mi verdugo me convierto en una especie de interruptor eléctrico. Me enciendo a golpes. Él hace que obtenga placer como quien enciende la luz de una bombilla: me azota para que me lance, para que me detenga, para que vaya más rápido, más suave, más lento, más prieto…

No, no es fácil describir la mirada de súplica que un esclavo le dedica a su macho convirtiéndolo en el hombre más poderoso y dominante de la tierra. A los ojos del subordinado, su amo es el hombre más hermoso que pueda existir, el dios supremo al que entrega su vida. Ante su presencia y a cuatro patas, mis manos sólo sirven para sostenerme o caminar como un perro ante mi dueño. Sin piedad, como un buen semental que cubre y preña a su hembra, siento como me la clava hasta lo más profundo mientras oigo como golpetean sus huevos en mi agujero. Al principio el dolor es inmenso, insoportable mientras me invade, me revienta, me anula hasta rendirme por entero a sus feroces embestidas. Oigo como mi dios crece en autoridad y dominio, escucho su respiración amplia y poderosa propia de un macho alpha que da rienda suelta a su masculinidad. Los azotes que recibo en la cabeza y nalgas me calientan y relajan, hacen que arquee la espalda y le ofrezca mi culo como el más hermoso sacrificio de amor que una perra pueda entregar a su amo. Siento el gotear de su saliva desde lo alto y resbalar por el canal de mis nalgas hasta llegar a mi ardiente agujero, lo refresca, lo lubrica.. él sigue azotándome y clavándome los dedos como si fueran mordiscos sobre la superficie temblorosa de mi trasero ya lubricado y receptivo. Noto su grueso capullo abriéndose paso, partiéndome en dos, hasta invadir esa zona interna de mis entrañas (la próstata) que provoca en mí un placer tan intenso y cercano al orgasmo que hace que derrame líquido preseminal continuamente. Soy una puta que chorrea de gusto ante su amo. Se lo digo, se lo hago saber, gimo de dolor y de placer sin poder distinguir donde empieza uno y acaba el otro, o viceversa.

Entonces, cuando mi macho alpha está cerca de correrse y su excitación va llegando al grado máximo se tiende sobre mi espalda, me embiste con más fuerza y mayor ritmo, pellizca duramente mis pezones con sus manos al tiempo que me clava los dientes en el cuello. Sus embestidas ahora son salvajes y brutales, necesito gritar, pero él me tapa la boca hasta llevarme  casi a la asfixia… nota los estertores de mi agonía, con la cara roja por la falta de aire estoy a punto de perder el conocimiento. Ahora, su posesión es total, mi entrega máxima.

He aprendido a dilatar y contraer el esfínter  como si fuera mi boca al hacer una mamada o como los músculos vaginales de una buena zorra. Muevo las caderas, me arqueo, me retuerzo, hago vibrar rítmicamente los dos hemisferios de mis nalgas.. escucho la respiración agitada de mi macho en el cuello, me tiene estrangulado con uno de sus brazos, ¡Sé que va a correrse! y entonces abro aun más los muslos, me dilato todo lo que puedo hasta recibir ese surtidor de leche caliente que invade mis adentros. Mi orgasmo comienza primero en el interior sintiendo plenamente su semen cuando se vacia en mí, y luego con sólo moverme un poco comienzo a correrme sin necesidad de tocarme ni pajearme, sólo dando rienda suelta a toda la tensión acumulada y el goce enorme que me provoca su lechada.

Continúa por unos segundos tendido sobre mi espalda recuperando el aliento con la polla aún dentro de mí.. Luego se retira y me abre por completo las nalgas. Mi agujero está ardiendo y dolorido. Me hace arquear la espalda para separar las dos mitades de mi culo, un hilo de su esperma brota de mi agujero y se desliza hacia mis testículos. A él le gusta verme así, lleno de su leche… con la punta de su polla aún en erección recoge los restos de su espema y los introduce de nuevo en mi agujero.