HABLA CON ÉL

Basta con preguntarle a cualquier verdadero pussyboy acerca de su admiración al Alfa y te responderá: Hay chicos nacidos para chupar pollas, y chicos nacidos para dominar a los primeros sabiendo cómo utilizar su herramienta.  Es algo así de claro y sencillo, y así de natural. Sin embargo, un buen pussyboy hijo de puta no se limita sólo a chupar la polla de sus Alfas, sino que es una relación simbiótica donde ambos buscan la paz, y su verdadero propósito: el máximo de placer al margen de todas las convenciones y comportamientos sociales aprendidos y/o inculcados. Un buen tragón (cocksucker) como yo, hace mucho más que simplemente conseguir a un tío,  un pyssyboy adora la masculinidad de su protector y sabe valorar el inmenso privilegio que supone que su Alfa le permita alimentarse de su verga. Cuanto más se entrega a él, más hambriento se vuelve y mejor va a realizar su trabajo dedicándose exclusivamente al placer total de su amo.

Así pues, amado Alfa, ya que tu pussyboy hace lo imposible por complacerte, sé comprensivo y generoso con tu gatito y dale las gracias por ese privilegio que te supone también a ti ser tan bien servido y atendido. Una buena tragona como yo hace de la  polla de su hombre el centro de su mundo mientras está de rodillas ante su dueño. Por lo tanto, aléntalo verbalmente mientras está utilizando su boca para darte el máximo placer. Habla de tu polla y que él te escuche. Hazle saber  lo bien que se siente un tío cuando está siendo bien atendido. Deja que sus oídos se hagan eco de lo mucho que te gusta tu pene, la mayoría de los hombres les encanta hablar de su valioso miembro. Pregúntale si tiene buen sabor y qué se siente entrando y saliendo de su boca. Oblígale a que te diga lo hermosa que le resulta tu cipote y lo mucho que lo quiere. Ni te imaginas cuanto ama tu polla. Juega con tu gatito, hazle rabiar quitándole el biberón de su boca, ya verás como suplica hambriento y va tras de ti desesperado y con lágrimas. Yo he llorado de desesperación, no me avergüenza reconocerlo.

Si no sabe mamártela bien díselo, pero si está haciendo un buen trabajo comunícaselo también. Es importante darle instrucciones verbales y comentarios. acerca de cómo utilizar sus labios, lengua, mejillas y garganta, cómo cuidar y tratar  tu nabo con el más valioso de los tesoros. A veces un pequeño golpe en la cara es todo lo que se necesita para centrar su atención. Deja que practique y consiga buenos resultados en ello , o simplemente agarra su cabeza y muévela de la forma que desees; rápido o lento, sólo la cabeza de tu cipote o todo el camino que va desde el tallo hasta la bolsa que contiene tus hermosos cojones. Bombea dentro de su garganta de cualquier forma que quieras y desees, no te preocupes por si se cansa o no, él realmente lo único que quiere es complacerte.

No sois amigos, no sois iguales… La naturaleza establece siempre una jerarquía. Tú eres un hombre Alfa. Él es un tragón hijo de puta. Los dos tenéis vuestros roles y vuestros puestos de trabajo en busca del placer. Puedes ser más firme o más suave, más dominante o más comprensivo con tu pussyboy, pero en cualquier caso, manténlo concentrado en tu polla y en tu placer. Disfruta con el brillo de tu poder como macho dominante mientras él se baña en la gloria de tu virilidad. No te preocupes pensando si tu tragón espera tener relaciones sexuales ‘mutuas’ contigo. Los auténticos Cocksuckers están recibiendo exactamente lo que quieren cuando te están adorando, independientemente de si te los follas o no.. sólo quieren ser utilizados, hacer todo lo posible para proporcionarte placer, adorar  tu polla, y enaltecer tu masculinidad.

Por eso te pido que seas agradecido con tu gatito, eres el hombre al que realmente admira y venera como líder. ¿No ves el hambre y la gratitud en sus ojos, entre gemido y gemido, perdido en la adulación ciega y la sumisión? todo ello amplifica tu poder y refuerza tu dominio sobre él. Oblígale a que te diga a quien sirve y reconoce como único amo, mírale directamente a los ojos hasta que diga: eres tú. Haz que se use tu nombre con verdadero respeto o simplemente que te llame “Amo” o “Papi”.

A la mayoría de los hombres os encanta dominar, y puedo asegurar que pocas cosas os hacen sentir más dominantes que la gratificación sexual que sentís con vuestra polla en la boca de un/a Tragón/a. Así que tómate tu tiempo para extraer cada bit de placer de su servicio. Debe ser una aventura. Prueba todas las posiciones imaginables. Yo he adorado la polla de mi Alfa literalmente durante varias horas seguidas. Es jodidamente increíble!

Cuando estés a punto del orgasmo, retrásalo todo lo que puedas.. deja que se impregne todo tu cuerpo desde tu cabeza a los pies del inmimente gozo sexual, que se acumule y disperse por todos tus órganos antes de correrte. La mayoría de los hombres se ponen un poco tensos y ansiosos cuando esto sucede. Flexiona tus músculos poderosos, empuja tus caderas masculinas hacia adelante orgulloso de tu polla, y siente tu corazón latiendo con la fuerza de cien caballos.

Cuando finalmente te corras, que sea el mejor y más potente orgasmo que has tenido nunca y bombea hasta la última gota de tu semilla. Haz que dure lo máximo posible. Cuando pienses que tus pelotas están  completamente drenadas, te aseguro que puedes correrte un poco más! Da todo lo que tienes! Debes sentirte completamente vaciado cuando termines. Tu pussyboy estará absolutamente extasiado con el esplendor masculino que derrocha todo tu ser. Tu semen es simbólico y precioso para él, por eso le resulta tan codicioso

Asegúrate de que tu gatito lleva algo de tu semen en su cara con orgullo,; mírale a los ojos y disfruta con esa sonrisa de satisfacción plena que te dedica y oblígale a que se trague y saboree cada gota de tu néctar. Si  no lo hace de forma automática, enséñale. Si quedan rastros de tu esperma por el suelo, en su cuerpo o en la ropa, haz que lo lama  con respeto y devoción. Un auténtico Alfa pronto se da cuenta que  puede conseguir una buena tragona para servirle de cualquier forma que desee y sin demasiado esfuerzo. Los Cocksuckers esperan y desean ser utilizados de esta manera. Ellos sólo quieren hacerte la vida lo mejor posible. Es por esto que los alfas me han buscado y usado. Es simplemente el orden natural de las cosas.

Anuncios

Mi propiedad — M&S

Y cuando noches como la de anoche, me siento tan perdido y despellejado.. de repente, una revelación más, oigo la voz poderosa del macho alfa.  Tembloroso y gimoteante como un cachorro estraviado, busco el calor de la madriguera.

 

Sumisos que uso y dejo, que comparto, que me prestan o alquilo, que con mas o menos gusto regalo a otros; de esos hay muchos.Pero si considero a un esclavo de mi propiedad; ¡ah señores! ¡con ese no se metan!Despertarían mi instinto asesino, mi agresividad descontrolada.Seria capaz de destruir y destruirme luchando por mantener mi…

a través de Mi propiedad — M&S

TERMINOLOGÍA 4 – la jaula de castidad

Hace unas semanas intenté contaros algo sobre estos artiilugios cuyo uso se está extendiendo como la pólvora . A algunos esclavos y sumisos les encanta y les van bien, en mi caso, fue todo lo contrario, tal y como expliqué aquí.

Empecemos por los problemas e inconvenientes que pueden causar este aparato:

1) Te duele el anillo de la jaula – tira ligeramente de tus bolas y aplica aceite de coco alrededor de ellas y sobre el área alrededor del anillo. El aceite de coco proporciona suavidad y humedad y sus efectos duran más tiempo. 2) Tus bolas se encogen durante el tiempo frío – esto es normal. Procura ducharte con agua calentita y permanecer en un lugar cálido para que tus testículos se relajen y sujeten bien. 3) Alguna de las dos bolitas o las dos, se han salido del anillo: pero alma de cántaro ¿pensabas que eras el caballo de El Espartero? – esto significa que deberías haberte conseguido un anillo más pequeño. Si logras poner tu dedo índice a través del anillo, entonces es demasiado grande. El anillo debe estar lo suficientemente apretado pero sin cortar la circulación. 4) Tu jaula gira o se  tuerce – Asegúrate de usar ropa interior tipo algodón elástico. Los Boxer no son los más indicados para la castidad. Te irá bien cualquier calzonzillo o slip con  bolsa para mantener las cosas en su lugar. 5) Tus bolas te duelen ¡ Ay pobre! Esto también es normal. Como tu amo no te permiteque te corras ni liberes tu carga como un verdadero hombre, puede que toda esa acumulación sea la causa de que tus testículos estén llenos y apretados. ¡Tienes que ser obediente y aprender a aceptar tu estilo de vida de castidad! Cuando la mente es fuerte, entonces el cuerpo puede superar cualquier cosa. 6) La jaula te tira del pelo ¡esto es el colmo! ¿aún no sabes que no deberías tener ningún vello púbico?. Eso es para los hombres. Los Subs deben permanecer siempre suaves y rasurados. Tienes que afeitarte todos los días. Tengo la suerte de no ser nada velludo, tan sólo una leve pelusa rubia por todo el cuerpo, imperceptible a la vista y al tacto. Ni a mí ni a mis alfas les gusta que me afeite, rasure ni depile el escaso vello púbico.7)¿Cómo limpiar tu pirula si la tienes sin cortar, o sea ,uncut? – Debes mojarla con agua tibia y jabón de ph neutro: retira la piel del prepucio y muévelo arriba y abajo, Inserta la punta de un cepillito de cerdas ultrasuaves y limpia concienzudamente. Aclara y repite la operación varias veces.

¿Por qué se usa?

Mirad la genial descripción que hace ayaxSG en su blog

El principal motivo por el que se usa o se ordena colocar este aparato es para que al esclavo le resulte imposible tocarse o masturbarse en presencia de su amo y adoptar únicamente el rol pasivo-receptivo en el sexo oral y durante la penetración . Esto se logra cubriendo sus órganos genitales con una jaula de castidad que impida cualquier estímulo físico. Este protector se mantiene en su lugar con una cerradura. El esclavo puede o puede no tener la llave. Pero si se utiliza convencida y seriamente, lo habitual es que el esclavo no tenga acceso a la llave. Esta

situación es lo que se llama una regla terminante. Bajo esta regla terminante, toda la responsabilidad de la conducta sexual del esclavo se transfiere enteramente al poseedor de la llave, y cuando se toma totalmente en serio,el carácter de la castidad deja de ser algo autónomo y pasa a ser una cuestión que depende exclasivamente de la coluntad del amo.

 

Es necesario recordar que el uso de la jaula de castidad convierte al esclavo totalmente dependiente del portador de la llave (su amo), ya que únicamente de su dueño depende que se lo quite para poder masturbarse, o recibir cualquier estímulo en sus órganos genitales.

Aunque la mayoría de los diseños de las jaulas de castidad disponen de un orificio de salida de la orina, la realidad es que los órganos externos han de limpiarse muy a menudo ya cualquier residuo de orina si no se limpia, generará  un olor desconcertante y posiblemente ofensivo para el amo, a menos que ése sea el efecto deseado para la humillación del sumiso. En todo caso, los residuos de orina dejados durante mucho tiempo, pueden provocar irritación en la piel.

 

El cinturón de castidad es un elemento de juego con una gran carga erótica, y proporciona al Dominante la sensación de poder absoluto sobre la sexualidad de su sumiso, ya que se puede utilizar como elemento de castigo o para la privación total de estímulos externos en los órganos genitales durante el juego. Puede convertirse en un elemento fetichista de primer orden.

Mi propia interpretación, (por supuesto subjetiva y muy personal):

A la mayoría de los potros, el jinete los monta casi desnudos por supuesto – es importante que las nalgas (grupa) estén totalmente expuestas y accesibles para los “estímulos” vitales del látigo cuando el amo-alfa comienza a galopar sobre la colina del placer. Mantener al animal desnudo permite que el sudor circule libremente en  verano, por lo que puede trabajar más duro y durante más tiempo, y en el invierno, se le obliga y motiva al potrillo a que esté constantemente en movimiento, y de este modo, mantenerlo siempre caliente.

El problema es qué hacer con el pene del esclavo – muchos propietarios de estos potros, cubren los genitales del sumiso con un suspensorio de cuero a modo de  “bolsa de caballo”. El problema con esto es que la bolsa debe ser eliminada cuando el animal necesita orinar, y la cadena o correa que va desde la parte inferior de la bolsa a través del perineo del esclavo hasta la cintura y entre sus nalgas, pueden provocar rozaduras y dolor tanto al potrillo como al jinete que lo monta (aparte del hecho de que muchos propietarios encuentran estas cadenas y correaasa la cintura estéticamente desagradables). A mis alfas, por ejemplo,  les gusta ver la espalda del animal totalmente desnuda.

 

Este accesorio a modo de jaula castidad goza de amplia aceptación entre algunos propietarios, por lo tanto: una vez bloqueado el pene del animal, fracasa cualquier intento de erección y excitación sexual. El pene del esclavo está siempre dirigido hacia abajo para que pueda liberar algunas gotas de líquido preseminal pero sin permitirle jamás llegar a eyacular. Muchos propietarios están plenamente convencidos de que las erecciones y eyaculaciones “debilitan” a su potro, quien debe guardar y emplear toda sus energías para servir a su dueño.

El potro, por supuesto, se ve totalmente incapaz de quitarse el dispositivo sin la llave especial, y una ventaja adicional de este accesorio es que permite al amo la total dominación y el control más exhaustivo incluso en los caballos más grandes.

En mi caso, a mis alfas no les ha gustado que utilizase éste ni cualquier otro tipo de artilugio que resulten artificiales y sofisticados a la vista. El único atuendo que me permiten es la piel desnuda, nunca me han dejado hacerme tatuaje alguno, ni el más mínimo piercing. Sin embargo, ellos, en su mayoría, sí lucen  sobre sus cuerpos hermosos tattoos con mayor o menor fortuna.en cuanto a estética.

 

Como ya he contado en numerosas ocasiones, al macho alfa le incomoda ver los genitales de su pussyboy porque considera que como él es el macho dominante, no puede existir  más polla que la suya. Mi técnica consiste en cubrir mis genitales con las manitas y estirarlos en dirección al ombligo (si estoy cara a cara con él tendido en la cama o montado sobre su polla), eso deja despejadas mis ingles y expuesto el perineo. Mi alfa enormemente excitado y fuera de sí, introduce la polla por la interseción de dos de mis dedos y me folla con intención de que mi pene funcione a modo deexcitado y abultado clítoris y continúe lubricando o, en algunos casos, para provocarme un intenso orgasmo. A continuación, introduce todo mi esperma en mi agujerito para dilatarlo y lubriarlo… y entonces, da comienzo una brutal follada por su parte hasta vaciar por completo el contenido íntegro de sus huevos.

(SM) LA NAVAJA

Advertencia: este post contiene escenas de dominación y sado-maso explícitas. A quien le desagrade este tipo de situaciones, puede evitarse la lectura.

A el- Moi (ya os hablé de él en otra ocasión) solía llevarme en su coche al parque de Pino Montano; en aquella ocasión había quedado allí con dos colegas suyos de total confianza. Eran las 2 de la madrugada, noche cerrada. Esperamos un rato, él al volante y yo en el asiento del copiloto, hasta que parapadearon las luces de otro coche, y a continuación, ver acercarse a sus colegas hasta colocarse ambos en la ventanilla delantera de mi asiento. Pegados al cristal, sus paquetes (uno en vaqueros, el otro con chándal) me resultaron bastante apetecibles..

– ¿Qué estás mirando Javi? ¿Acaso te he dado permiso para que los mires?

Visiblemente cabreado, El-Moi  (por aquel entonces mi alfa) me vendó los ojos con una camiseta sudada del gimnasio, y a continuación, me ató de cuello y manos al volante. El roce metálico de las cadenas y esposas me estremecieron de frío, la incertidumbre ante lo que podría sucederme me helaba la sangre. De repente y sin previo aviso, el-Moi, de un manotazo aplastó mi rostro contra la ventanilla derecha. Oí las risas de sus colegas desde el exterior, bajar lentamente el cristal de mi asiento y entrar una bocanada de aire frío nocturno. Sujeta aún mi cabeza por el puño de mi amo, la hundió entre las piernas de su amigo a través de la ventanilla; aspiré  profundamente el olor que se desprendía de la cremallera abierta y el abultamiento que percibía claramente bajo la tela de los vaqueros. En contraste con el frío nocturno, la polla de aquel desconocido, además de gruesa, suave y morcillona, estaba deliciosamente caliente cuando comenzó a refregármela por la cara. Abrí la boca para hacerle una mamada pero mi amo subió de nuevo el cristal de la ventanilla.

– Estás hambrienta de polla, eh? en cuanto hueles la polla de un tío empiezas a chorrear de gusto como una putita. (Acercó su boca a mi oído y mordisqueó mi oreja) Saca la lengua y lame el cristal como una perra – ordenó

Fue entonces cuando oí el inconfundible sonido de una navaja al abrirse, y a continuación,  el filo de acero deslizarse por mi cuello; me estremecí, inmóvil no me atrevía siquiera a respirar… bajó de nuevo la ventanilla y recibí en mi boca un capullo grueso, duro y jugoso, cubierto de líquido preseminal.

– Chúpamela bien, rubio – dijo el colega que estaba afuera. Cómeme la polla con esa boquita carnosa que tienes.

El acto de mamar calmó en cierto modo mi miedo y ansiedad cuando el-Moi empezó a rasgar mi camiseta con la navaja. Recibí por su parte varias cachetadas y azotes en el culo, pero continué succionando la polla de su colega como si fuese mi último alimento.  Al poco rato, quedé semidesnudo con la camiseta hecha jirones.

– Te vamos a violar, hijo de puta. Inquirió mi macho alpha ¿Te mola la idea?

Salió del coche y tras tenderme sobre el asiento del conductor, levantó y abrió mis piernas en alto. Grité de dolor cuando uno de ellos me embistió salvajemente al penetrarme.

– Shhhhhhhh..La boquita cerrada, o ¿Prefieres que te cortemos el cuello para que no grites?

Sentí deslizarse el filo de la navaja por mi torso, desde el cuello hasta rodear mis tetillas. Estimularon mis pezones con hoja afilada de la misma, punzando levemente y rodeando el borde de las areolas hasta notar como un hilo de sangre brotaba de una pequeña herida. Comencé a sollozar y estuve a punto de orinarme de miedo. En mi caso suelo, entrar en estado de pánico absoluto cuando privado de algunos sentidos (en esta ocasión la vista y el estar atado) objetos peligrosos y amenazantes me conducen al terror y mi imaginación se bloquea con la incertidumbre por no saber en verdad qué me va a ocurrir (por este motivo, aún no he sido capaz de asistir a una sesión de BDSM). Empezaba a respirar con dificultad cuando reconocí los labios de mi alpha lamiendo y mordisqueando mis pezones con delicadeza y succionando la herida. Me calmé. Luego supe que no era sangre sino goterones de su saliva lo que se deslizó por mi pecho.

Se acercó el segundo de sus colegas. Me dio la impresión que temblaba un poco al colocar sus manos frías sobre mis piernas en contraste con sus muslos que eran muy suaves, bien torneados y calentitos.. .a diferencia con el primero, por el modo de tocarme y acomodarse entre mis piernas noté perfectamente que no quería hacerme daño. Extendí la mano y le pajeé un poco para transmitirle con una ligera presión de mis dedos que había recibido su mensaje,  pero que no se preocupase.. estaba deseoso de recibirle. Ensalivó su barra de carne caliente y me penetró poco a poco hasta hundirla del todo en mis adentros. El vello púbico de su polla al entrar y salir provocó un delicioso cosquilleo en mi ojete acompañado de un golpeteo rítmico y acompasado de sus huevos.

– Le estás follando como a una tía, gilipollas. ¿No te das cuenta que eso es lo que a él le gusta? apártate, anda! si sigues así la muy puta se me corre de gusto en menos de dos minutos.

– Moi, es que está muy asustado. El corazón se le va a salir por la boca.

El-Moi me sacó del coche y a empujones me obligó a tenderme sobre el capó. Con la navaja aún sobre mi cuello inició una follada brutal y frenética hasta conseguir que ardieran mis entrañas. Eso sí que era follar a un pussyboy. Luego, me obligó a arrodillarme a sus pies, y tras abrirme la boca, se corrió hasta vaciarse. Escuché a sus colegas suplicarle al Moi para que les dejase hacer lo mismo.

– Éste sólo se alimenta de mi leche.

Me introdujo de nuevo en el coche, me colocó en mi sitio y subió el cristal de mi asiento. Con la ventanilla cerrada, me despojó de la camiseta que vendaba mis ojos e indicó a sus colegas que se acercasen..

– Corréos sobre la ventanilla. Vamos, sin ningún corte. Que él vea como sale la leche de la punta del nabo de dos tíos machos. Y tú ¡saca esa lengua y lame el cristal! y que ellos vean que te mueres por tragar toda su leche..

Los disparos de esperma produjeron un sonido sordo sobre el vídrio y una ligera vibración en mi lengua sedienta. Me encantó  la visión de esas pollas deslechándose y la expresión de sus rostros durante el orgasmo. Giré la cabeza para mirarle, pero me cortó en seco.

– Ehhh, ¿te he ordenado que te muevas de tu sitio? sigue con la cara pegada al cristal y lamiendo. Déjalo reluciente.

Se reunió con sus colegas y empezaron a mear uno a uno, hasta limpiar todos los rastros de semen. Con la lengua pegada al cristal percibí claramente la temperatura de cada uno de los líquidos y como cada una de sus pollas regresaban y desaparecían en interior de sus pantalones.

– ¿Y Javi nunca se corre? preguntó el del chándal.

– A éste le tengo enseñado para que no lo haga delante de otros tíos, sólo cuando se lo permito. Pero ¿no habéis visto que está todo mojado? (me bajó los vaqueros para mostrarles la cantidad de fluido preseminal que había en mis calzoncillos) ¿Veis? eso es porque no ha parado de sentir gusto.. Se corre a lo bestia cuando se lo ordeno, y lo hace desde dentro como una tía, con más intensidad que una tía os lo juro. Y varias veces seguidas..

– Ha estado de puta madre, Moi. Por lo que más quieras esto lo tenemos que repetir otro día,pero en mi keli. Dile que se ponga la cazadora y cierre la cremallera hasta el cuello, va a coger frío.

HUMO 1

No, no fumo, pero la mayoría de ellos sí. Yo hago el paripé que fumo pero no sé fumar tragándome el humo (es de las pocas cosas que no me trago jajjaj..) tan sólo les imito porque de ese modo me da la impresión de que les pertenezco un poco más, que soy un objeto cotidiano en sus bolsillos y que pueden echar en falta: cajetila, juego de llaves o un simple mechero. A decir verdad, a mis alfas no les gusta que yo fume y,  menos aún, en presencia de ellos. Sería una falta de respeto.

Pero miradles ¿no son realmente hermosos y seductores? el gesto de la mano sosteniendo el cigarrillo, la mirada desafiante, sólidos y firmes los pies sobre el suelo, el centro de gravedad de sus cuerpos ubicado entre los mulos y alrededor del eje de su sexo: bajo el chándal, sus pollas señalan las doce en punto en el reloj de un día soleado y caluroso.

Nunca les he visto derramar una sóla lágrima aunque sus corazones estén en llamas. Los hombres alfas no lloran.. pero, a veces, no pueden evitar pestañear algunas lágrimas cuando el humo les nublan los ojos. Aunque no me atrevo a decirles nada, me fascina ese destello luminnoso en la mirada porque les hacen parecer  un poco más humanos y vulnerables. Aunque sus rasgos masculinos estén tallados en piedra, un buen pussyboy sabe que nunca se debe interrogar a un hombre conmovido. Veo surgir de sus labios esa ráfaga de aire y humo directamente de sus pulmones.. y me da por pensar que de ser cierto que tenemos alma, el alma no sería más que una respiración del cuerpo. Sólo con escuchar su s exhalaciones, me es suficiente para adivinar sus estados de ánimo y emociones.

Y luego, está ese sabor picante que deja la nicotina en sus salivas cuando escupen sobre la palma de sus manos para lubricarse la polla.  Esa misma mano que luego descansará con el cigarrillo humeante entre sus dedos sobre uno de sus muslos, una vez que se han deslechado. Arrodillado entre sus piernas me dejo embriagar por  el olor del tabaco o el cannabis mezclado con los regueros de esperma aún caliente que voy lamiendo hasta no dejar rastro.

Son secreciones animales lo que percibo: el sudor impregnado de feromonas masculinas, esas gotas de orina del macho en período de celo, el almizcle de los felinos y el ámbar procedente de los cetáceos, madurados por el sol, el desierto, y los océanos. Y de repente, como movidos por un resorte mecánico, cierran las piernas para aprisionar mi cuello entre sus muslos.

–  A ti no te estará follando otro tío ¿verdad? tú no serías capaz de estar con otro sin que yo lo sepa..

Niego cabizbajo sin atreverme a mirarles a los ojos. ¿Cómo pueden hacerme esa pregunta? ¿Cómo pueden dudar de mi entrega y lealtad cuando mis vísceras aún no han absorbido del todo el esperma que me han dejado dentro? las sustancias químicas que producen mi cerebro después de follar, me conducen a la euforia más absoluta. Me es del todo imposible pensar en otro hombre, yo no sé ni puedo hacerlo.

– No beberé ni agua hasta que pasen dos horas mínimo. – respondo.

He llegado a la conclusión de que los hombres alfa no están acostumbrados a experimentar sentimientos que no pueden dominar y escapen a su control, pero tampoco pueden ignorar, ni olvidar, cuando se obsesionan con la posible intrusión de otro alfa en su territorio. Sufren, odian, tienen rabia, sí . ..pero acaso ¿no pueden escapar a esa mezcla de perturbadora curiosidad hacia el intruso, a esa necesidad de saberlo todo sobre ese supuesto rival que imaginan que viene a arrebatarles el puesto?. Llegan a obsesionarse tanto, hasta el punto de establecer con el rival un contacto íntimo, demasiado íntimo para tratarse de dos hombres, un contacto casi femenino.

En todas estas cosas es capaz de pensar un beta pussyboy como yo mientras besa y lame los pies de su dueño. Sólo trato de calmarles y devolverles la seguridad en sí mismos. Podría parecer un acto de humillación (es posible que la verdadera humildad sólo pueda nacer de la humillación, si no, es falsa vanidad) pero no es eso… sólo intento desprenderme de uno de los peores venenos humanos: el ego.

¿POR QUÉ YO Y NO LOS OTROS

Recuerdo esa tarde en el Instituto cuando el profe pronunció aquella frase: “Para Aristóteles, el esclavo lo era por naturaleza y así había de permanecer hasta el fin de sus días. En otras palabras, no se le reconocía naturaleza humana”. Me estremecí. ¿El esclavo prefiere ser esclavo? ¡He pensado en esta cuestión tantas veces! Desde el origen de la humanidad, es posible que aquellos primeros seres 

– medio hombres, medio animales –  recurriesen al enfrentamiento y a la lucha a muerte por sobrevivir.

Así pues, como consecuencia de esos primeros enfrentamientos entre homínidos, si uno de ellos se convertía en sumiso era porque prefería obedecer antes que arriesgar su vida. 

El hombre que nunca ha dejado de ser animal del todo (jajajjaj) ..evolucionó en su idea como hombre por medio de la lucha y a través la ley del más fuerte. Y esta lucha, llevada hasta las últimas consecuencias, para establecerse como macho alfa y afianzar su prestigio ante el grupo, debía concluir con la muerte de uno o de ambos adversarios. En este aspecto, no hemos avanzado mucho que digamos, basta con ver y leer las noticias. Pero en algún momento de la evolución, en algún rincón del cerebro del hombre.. tuvo que producirse el origen de un pensamiento que me resulta fascinante: Si el amo era siempre el que vencía con tal de establecer su jerarquía, y en esa lucha extrema moría hasta el apuntador.. ¿Quién carajo quedaba entonces para reconocerle como el más fuerte? 

 

Por lo tanto, para que la historia continuase – o se iniciara, según se mire -, era preciso que ambos sobreviviesen, que algo los detuviese justo un segundo antes de la muerte. Ahhh ¡ese relámpago de consciencia.. qué fascinante me resulta! Y eso fue posiblemente lo que ocurrió: es el esclavo quien renuncia a su deseo y se somete al deseo del otro. De este modo, es el esclavo quien reconoce al amo como tal y se hace reconocer por el amo como esclavo. Es decir, que después de este primer enfrentamiento por ser el más fuerte, el Amo le impone al esclavo que le sirva y complazca, un trabajo al que éste se somete voluntariamente. Recalco lo de “voluntariamente” porque no puede existir amo sin esclavo y viceversa. Ahora es cuando muchos me diréis: pero la era de la esclavitud hace muchos años que desapareció, ahoras somos hombres libres.. Hummmm, ¿Seguro?

 El Amo satisface su deseo – que sigue siendo animal, es su propia naturaleza – adquiriendo seguridad y confianza en sí a través de la admiración y complicidad que le profesa su esclavo (ése es mi caso). No olvidemos que hay muchos amos que consumen lo que el esclavo ha producido con su trabajo. Sin embargo, eso opera una cierta transformación en el amo puesto que se satisface sin hacer esfuerzo alguno, vive como gozador y deja de ser animal. Pero ése no es el alfa al que yo voluntariamente me someto: “Sólo ante tu presencia me sentí vivo como nunca había sucedido – y vaya si en verdad puedo decirlo – y aunque antes de encontrarte tuve incontables sueños, contigo fué la primera vez que me sentí completo y satisfecho. Contigo no sólo fue sexo desde la dominación, fue sexo después de nada, a cambio de nada, porque así debería ser siempre: terminar de follar y y saber que quedas satisfecho, que he hecho realidad hasta el menor de tus deseos, nada más y nada menos. En mí sólo existe – porque así me lo pides y yo lo quiero – capacidad de veneración y entrega a ti macho Alfa que das sentido a mi existencia.

Desde niño supe que había nacido para servir y ser jodido por machos superiores, y si rechazaba esa intención que la naturaleza me impuso, no merecía vivir. Es una enorme emoción la que experimento al bajarle los pantalones a un tío  hasta la base de sus muslos enrollando su camiseta a la altura de su ombligo para después apoderarme de ese pedazo de carne que pronto comienza a crecer en tamaño y dureza.. Me encanta descubrir el prepucio, desvestirlo de la sedosa piel que lo recubre para empezar a pajearlo tensando el frenillo…. la mayoría de los machos disfrutan viendo como su polla en su máximo esplendor. Gozan exhibiéndose. Los buenos vergajos hay que pajearlos con movimientos cada vez más firmes y al mismo tiempo suaves sin recubrir del todo el capullo, hasta que en verdad cueste empuñar ese delicioso cetro por la poderosa erección que va alcanzando. Yo aseguraría que a mis alfas cada día les crecen un poco más sus cipotes por las profundas mamadas y pajotes que le hago.

Tanto amo como esclavo evolucionan voluntaria y activamente, es decir, humanamente. Para mí él es mi maestro, el hombre que mejor representa al hombre con todos sus atributos, virtudes y defectos, el hombre al que quiero parecerme, al que quiero servir y pertenecer.

Por supuesto que existen amos y esclavos que sólo evolucionan exteriormente , porque, fieles al principio de identidad, permanecen igual. Si piensan que ésa es su condición esencial – se obstinarán en su identidad consigo mismos. Es curioso como en esos casos de relación superficial, ambos llegan a cansarse del juego o cambian frecuentemente de pareja, sólo es el esclavo quien querrá dejar de ser lo que es. Quiere ser libre.

Con mis alfas (unidos pero sin ataduras, ni convencionalismos, sin pretender imitar modelos de convivencia socialmente estipulados) he alcanzado ese estado de ser-sintético-total en el que ya no se es ni Amo ni esclavo, sino el Hombre Único. De nada sirve anular ni matar al adversario. El amo/alfa sabe que es necesario dejar a su chico con vida, aunque para satisfacer su naturaleza dominante es fundamental  destruir su autonomía y someterlo. El Amo representa la conciencia autónoma de ser-para-sí y el esclavo el ser-dado. El vencido depende del otro porque le reconoce más fuerte, más masculino.. quiere aprender a su lado. Como esclavo beta (pussyboy), he optado por la vida,por eso soy lo que soy, porque sentí la proximidad de la muerte metafóricamente hablando. Y sobreviví.

El amo/alfa que en su esencia no se ve reconocido por su esclavo y al que éste no le asigna ninguna dignidad, es imposible que esa relación fructifique porque está siendo reconocido por una cosa, por un animal, por un ser que sólo folla a un sumiso. Por lo tanto obtiene un reconocimiento sin valor. No es un hombre reconocido por otro: es sólo un juego.

LA ENTREGA

Uno de los aspectos que más analizo tanto mis con psicoterapeutas como con el resto de mis compañeros, es ese tema tan manido y, a veces, sobrevalorado de la autoestima. Las librerías están infestadas de libros y manuales de autoayuda que yo califico de pseudoliteratura “populista”, porque a mi modo de ver no se basan en otra cosa que lo que la gente quiere oír y leer, lo que ya saben por sí mismos (si se tiene un mínimo de sentido común) y quieren que les digan para darles la razón, pero que casi nunca llevan a a la acción ni practican con ellos mismos, ni menos aún, con los demás. Si de algo me alegro por haberme apartado de Facebook y de otras redes sociales, ha sido por librarme de todos esos cartelitos, memes, y frases de supuestos personajes célebres con los que la gente llena tu muro (¿habrá una doble intención?) como queriéndote decir: yo pienso esto mismo ¿tengo razón, verdad? aplícate el cuento. A semejanza de los populistas y charlatanes de tertulias, sólo buscan el aplauso fácil.

Antes de arrancar mi exposición, dejar claro que – como siempre – hablo de mí y de mis propias reflexiones,, no tengo la verdad en mi mano ni trato de venderle la bicicleta a nadie. ¡Mi bici no la vendo ni se la presto a nadie! jajjaj

Tener autoestima es poder mirarnos a nosotros mismos y querernos tal cual somos aceptando nuestros defectos y virtudes. Hasta ahí, estamos de acuerdo ¿no? pero reconocer nuestros propios defectos no tiene por qué hacernos sentir inferiores ni merecedores de menos placeres e ilusiones que otras personas. Me jode mucho esta sociedad enferma y egocéntrica, tan altamente competitiva donde la mayoría piensa que si no eres el mejor es no vales para nada, y peor aún, los que creen que quererse a si mismos implica no querer a los demás procurando estar por encima de todo quisque y alimentando su egocentrismo. Los alfas no pretenden ser los mejores, lo son por naturaleza. No esclavizan a nadie sin su consentimiento. Los falsos alfas, los mediocres, sí que imponen sus malas artes para parecer los mejores, ésos sí que esclavizan de mala manera, humillan, ofenden, y hacen mucho daño. ¿Quién no ha tenido un mal profesor, un compañero, o un jefe que actúe como un líder cuando tanto él como los demás sabíamos que era un farsante, un inepto, y un mediocre?

Pero ¿qué hace un puto esclavo hablando de autoestima? ¡esto ya es el colmo! oye, pues es verdad jajjajja no había caído en eso. Bueno, Aaver si me explico:

Todos tenemos nuestro yo ideal, el perfecto, el ganador, pero también tenemos nuestro yo real, no el que debería ser sino el que en verdad somos, y cuanto más grande es la diferencia entre los dos yo, más infelices y fracasados nos sentiremos. Esto es de cajón, vaya. Pero en mi caso, como esclavo beta (pussyboy) sólo me siento valioso cuando me entrego y complazco a quien amo y admiro como hombre; sólo siendo como en verdad soy puedo aceptarme, puedo ser auténtico, puedo ser verdadero, y sólo de este modo mi autoestima se eleva, me siento bien y surgen los deseos de superarme, pero como necesidad de complacer al otro que admiro (por eso ofrezco mi culito como un acto de amor absoluto) no como meta para sentirme valioso hoy y despreciable mañana. Me da por pensar que no somos uno sino tres en uno (como el lubricante): lo que en verdad somos casi siempre lo ignoramos (hay que ser muy valiente para enfrentarte a ti mismo). Sobre lo que queremos ser, a menudo nos engañamos y nos hacemos ilusiones. Con respecto a lo que queremos parecer... ¡ay amigo! lo más seguro es que nos equivoquemos

Cuando por mi mismo (a base de muchos errores y aciertos) librándome del autoengaño, la hipocresía y la doble moral, he descubierto – como puto esclavo – el enorme placer que se siente al hacer algo por alguien, el profundo placer que me produce a mi mismo satisfacer a otra persona, es cuando me he sentido completo. Pero ¡ojo! se trata de una entrega no por obligación, no por aceptación injustificada, no para demostrar que soy buena persona ni más sensible ni más dócil.. simplemente por el placer que me causa com-placer a otra hombre que me merece y mucho la pena estar a su lado. Pero ¿eso no es amor o afecto? NO, es absoluta entrega sin condiciones ni exigencias, sin ego, ni ases ocultos en las mangas. Por eso cuando me preguntan ¿dónde está tu autoestima? ¿siempre acabas agachando la cabeza y diciendo sí a todo como si no tuvieses voluntad? No, se trata mucho más que todo eso. Siempre respondo lo mismo: no sirvo a un alfa porque yo sea débil, sino porque él es más fuerte. Los guerreros espartanos entrenaban a sus pussyboys para hacerlos más resistentes y aptos para la batalla, no para tratarlos como obedientes esclavos. Así no se gana ninguna guerra.

Cuando alguien que se ve a sí mismo como despreciable, acomplejado, físicamente débil, frustrado, triste, deprimido, sin ninguna autoestima, etc… me dice: “yo sería un buen esclavo, me encanta que me insulten y humillen, que me pisen y escupan. Sería incluso mejor esclavo que tú” pongo el grito en el cielo ¡Qué carajo estás diciendo! ¿dónde quieres ir a parar con ese autoengaño? Jamás recomendaría a alguien con esos “serios problemas” entrar en el tema del BDSM, no necesita un amo sino un buen terapeuta y sémuy bien  por qué lo digo. Lo único que conseguiría sería convertirse en una persona fácilmente manipulable y propiciar con esa actitus una relación de abusos y maltratos. Pasa un tanto de lo mismo cuando algún compañero gay que descubre el tipo de relación que mantengo con un dominante me dice: Huy, con lo caliente que estoy esta noche y por probar .. me daría mucho morbo que un cani de los tuyos  me follasen como una put@ sumis@ a lo bestia y dándome mucha caña, que me insultaran y me tratasen como un perr@ disfrutando al máximo de un machorro activazo. Error! eso casi nunca funciona por ningana de las partes a no ser que se pague a un chapero (tiene su morbo por supuesto y al menos no se engaña a nadie), pero el tema Dom/Sum nada tiene que ver con eso. En primer lugar, porque el amo/ alfapronto  el juego y la trampa. No le gusta que le engañen ni le uitlicen para un mero desahogo. El alfa no busca darte placer a ti, sino únicamente su propio placer, para eso le sirves. Y en segundo lugar, los que consiguieron su objetivo de hacerlo únicamente por probar, a la terrible mañana siguiente y con el falso orgullo herido, tienen la desfachatez y el veneno hipócrita de soltarme en mi puta cara:¡Qué asco! cómo te puede gustar a ti esa gentuza que te trata peor que un papel de water y te hace sentir como una mierda ajjajajjaj

 

Existe un riesgo que no me importa confesar porque es algo que trato con mis psicólogas: el tema de la co-dependencia. Si como esclavo no eres lo suficientemente fuerte y no tienes una fuerte autoestima, este tipo de relación puede convertirse en un estilo de vida absorbente, anulando todas las demás áreas, y obligándote a adoptar un comportamiento auto-destructivo. Por eso insisto tanto hasta la saciedad que lo que más me excita y valoro es un macho alfa es su libertad. Lo que procuro por todos los medios es no convirtirme en alguien que ahoga, asfixia, da pena y mendiga amor, viviendo en una constante necesidad de demostración de afecto.. eso sí que es tóxico y una vil manipulación porque ni creces tú ni deja crecer a los que lo rodean. No busco ni pretendo que mi relación con un alfa imite ni se ajuste a un patrón establecido. Sencillamente porque no funcionaría, sería un fracaso absoluto. No somos novios, no somos pareja, no nos ampara el amor ni las palabras románticas, no existen promesas de amor eterno.. porque desde el primer día no hay lugar para la trición ni el engaño.

 No es fácil encontrar el Amo/alfa adecuado que encaje con nuestros gustos y deseos, elegir bien es muy importante en este tipo de relaciones, ya que un buen Amo/alfa puede sanar nuestra auto-estima o destruirnos para siempre. Por primera vez y después de mucho tiempo, llevo cinco meses sin estar junto a un alfa ¿pueden pasar cinco meses o cinco años más sin encontrarlo? cabe esa posibilidad.¿Desperdicio mi juventud como dice mi madre? puede que sea así, es posible. No lo sé

Para finalizar, me gustaría hacer hincapié, una vez más, que un verdadero amo/alfa no es un ser cruel, torturador, descerebrado que lo único que busca es torturar y mostrarse agresivo y violento con su subordinaado. Con la mayoría de los alfas que he mantenido una relación duradera siempre han estado pendientes de mis estudios y me han exigido que lleve bien mi carrera.

Han insistido que me mantenga en buena forma física haciendo deporte con ellos.

Acostumbran a pedirme una lista de las cosas que más me gustan con las que me elogian y gratifican

en el momento oportuno.

Me han prohibido rotundamente que hable mal de los demás (los otros no están ni en nuestra cama ni en nuestras vidas íntimas) pero sobre todo que no hable mal de mí mismo. Un verdadero alfa nunca permite que su beta se desvalorice ¿por qué? muy sencillo: si el esclavo cree que no vale nada está desmereciendo la elección de su amo. Un auténtico alfa elige a su chico porque él mejor que nadie sabe apreciar y reconocer el potencial y valía de su chico.

Esto es lo que pienso ahora, (pasado un mes a lo mejor me contradigo y me convenzo de lo contrario)

pero es lo que he vivido y así lo cuento. No es un auto de fe, no tengo la verdad absoluta. Habrá cientos y cientos de amos y esclavos que lo vivan y sientan de mil maneras distintas.. por supuesto; esta disparidad de opiniones y puntos de vista es lo que enriquece y hace más interesante este tema.