RESPIRACIÓN Y VIDA

“Algo grande está a punto de pasarme: voy a amar mucho a alguien…”
– Jack Kerouac

Mamá y su novio se fueron muy de mañana a Grazalema para huir de este puto calor asfixiante; cuando fui a mear a eso de las seis y media, les vi desayunar en la terraza. No me llamó porque me viera ir desnudo al baño, sino porque los dos, tanto mi madre como Eliah, saben que Ales y yo hemos follado en mi habitación. Toda la noche. Ella es tan escandalosa como yo follando, así que no se le ocurra decirme nada. De una rápida ojeada, ha visto que no llevo marcas, mordiscos en el culo, sangre ni heridas visibles.. y se tranquiliza.

– good morning, sweet boy

– morning, Eliah

– Javi, tienes que sacar al perro

– Vale.

Ocurre que es domingo y salgo a pasear con Tíbet, mi fiel y amigable perrito. Yo en bici y él a un gracioso trote, llegamos al parque aún desierto e inamimado a estas horas de la mañana. Tras jugar y corretear un rato con él me tumbo sobre el césped. Para miticar el vapor sofocante bajo la copa de los árboles, una fina y encantadora lluvia de riego humedece una gran parte de la superficie vegetal . Tíbet se extraña de verme tendido sobre la hierba húmeda y decide averiguar si estoy dormido. Noto su patita golpeándome el brazo; sonrío con disimulo con esa felicidad tonta de quien saca a pasear su ropa de domingo. Está muy cerca de mi oído y le escucho jadear. Una respiración vibrante y alegre que me contagia de euforia con su compás, es simplemente ritmo.

La mayor parte de las cosas que hacemos, y de las cuales depende en buena medida nuestra felicidad son sólo una cuestión de ritmo, esto es, de pulso, de respiración. Por ese motivo resultan tan acertadas expresiones del tipo perder el pulso de la vida, respirar con el mundo, frases hechas que además del lugar común encierran una honda verdad espiritual. Hay que tomarle el ritmo a cualquier asunto, y hasta que no lo conseguimos hacer estamos listos. Una mirada, un poema, tienen su respiración, y si no acompasamos nuestra respiración a la suya, por lo que sea, lo abandonamos o nos abandona. Sucede lo mismo con una ciudad, un clima, o un amor. Al regresar de un viaje nos sentimos deshabitados por la ruptura violenta de un ritmo que ya habíamos adoptado como propio, y durante los días posteriores necesitamos respiración artificial, aire idéntico al anterior bajo la especie de conversaciones que relaten lo vivido en el viaje, fotografías, hasta que de nuevo el aire habitual de nuestra ciudad nos hace sobrevivir sin melancolía, o con melancolía, porque de algunos viajes como de ciertos amores uno ya no se recupera nunca, de ciertos viajes y amores se permanece esclavo para el resto de la vida. Lo único que me gusta de esta ciudad es el carril bici

Todo es cuestón de ritmo y, si perdemos el compás, la vida nos convierte en pobres diablos. Así de sencillo, así de claro y así de triste. Hay quien no lo alcanza jamás , y por ello la vida se le hace insoportable, como un baile estúpido al que nos obligan y en el que alguien estúpido y molesto nos pisa continuamente.

Es la respiración y el ritmo de Tíbet quien me hace levantar del suelo y a bromear con él. Se trata de un baile simple y primitivo, irracional. De una palabra a la otra, de un gesto a otro, lo que digo se desvanece. Sé que estoy vivo entre dos paréntesis… la danza de un hombre con su perro.

.- illo, a ver si cambias de camello.. te va a dar un jamacuco…¿me dejas darte un paseo en tu bici tú delante y yo detrás?  jajajaj. qué guapo el perrito. – escucho decir a un grupo de chavales.

Pero no pierdo el compás, no quiero perder el ritmo de la vida. Dios me libre de desacompasar mi respiración a la de la vida, de perder el pie en el estribo de la existencia, y, por consiguiente, el equilibrio; de olvidar el pie forzado que debemos cantar para no volvernos locos, porque es la contraseña de la puerta de la alegría.

Aquí, quien no hace pie se ahoga.

Anuncios

8 comentarios en “RESPIRACIÓN Y VIDA

  1. Javi, tú si que sabes baliar la vida manteniendo un buen compás!
    Ora cosa, sin afán de discrepar, la que ahora es tu ciudad también es linda, cuando duerme como casi todas, en las noches de invierno cuando no hay ni alma por las calles viejas.
    Beso

    Me gusta

  2. Discrepa todo lo que quieras porque en esto toda la razón. Una de las grandes sorpresas que se llevan los vistantes de “esta ciudad que casi nunca nombro” es precisamente eso: en invierno está muerta. Para charlas y conversaciones de café de largas e interminablas horas, mi acompañante o amigo/as (casi todos extranjeros) nos veíamos obligados a caer en tugurios (me encantan). Locales donde el cuerpo humano (hombres y mujeres) es lo más codicioso. A veces, yo me dejaba por pura delicadeza.
    Es una ciudad que sólo respira y se adorna dos jueves al año: Jueves Santo y Jueves de Feria… se maneja muy bien y se siente cómoda con el gentío, la multidud, el vocerío y el postureo en calles, bares y terrazas. En invierno (mi estación preferida aunque aquí sólo tenemos apenas un mes de frío) está muerta, y si llueve… ya ni te cuento.
    Por las calles viejas (casco antiguo) sólo vagamos las almas en pena, los guiris, y los corazones esclavos jajajjajjaj…
    Besos

    Le gusta a 1 persona

    1. Corazones esclavos y románticos depravados, como para fantasear con un paseo junto a Simone, Sir Edmond y Georges Bataille, por esa ciudad poco nombrable, para mear sobre la tumba de Don Juan y hacerle una paja, intro el confesionario, a Don Aminado.
      Me pasé con la fantasía? 🙂
      Besos

      Le gusta a 1 persona

  3. Ahora hay -o ha habido, no sé bien- mucha tendencia a esas prácticas de pulsar mentalmente el botón de “stop”, respirar hondo, vaciar la cabeza de perturbaciones internas y externas y ser del todo consciente de la vida alrededor, en vez de andar por el mundo a control remoto con la cabeza convertida en un hervidero dando vueltas a lo que pasó, a lo que va a pasar y pasando de largo por el momento presente.
    Parezco un libro de autoayuda de los de Bridget Jones pero es algo que hay que hacer y tu has reflejado muy bien -como siempre- el concepto con tus palabras.
    Abrazo grande, guapetón.

    Me gusta

    1. Sí, bueno.. en realidad, es un pequeño homenaje cariñoso a mi perrillo que me da siempre ejemplo de cómo vivir el presente, “el aquí y ahora” pero de manera espontánea y orgánica.
      ¿Ves?Consciente de la vida alrededor, la vida de los otros.. ahí fallo yo bastante a causa de mi naturaleza introvertida.
      Lo explicas y resumes mejor que yo, te lo prometo. 😀
      Un abrazo.

      Me gusta

  4. No me cabe duda de que respiras profundamente y es lo mejor que puedes hacer, a fin de cuentas el oxígeno es lo que nos da la vida y ya sabemos que los peces muertos son los únicos que siguen la corriente, pobrecitos, no les queda otra. “Time wasted is existence, used is life”.

    Abrazotes.

    Me gusta

    1. Respirar unas sesenta o setenta veces por minuto, nos olvidamos a veces lo frágil y hermoso que es ese ritmo de percusión.
      Yes, time is not something we have, is just sand in our hands if we do not use.
      Un beso

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s