MOLÉCULAS CRUJIENTES DE NIEVE SOBRE PIANO

IRINA

Vive en la plaza Dª Elvira, y aunque este invierno no ha sido tan duro, las noches y los días para ella ya no existen más que en las regiones hiperbóreas del Guerrero Norte . Rodeada de ese aliento intemporal que desprenden los muebles y objetos, ha conseguido desprenderse de todo.
Abandonadlo todo
Los pretéritos y los presentes. Los deseos que enturbian las fotografías de los días y rompen el aire en mil pedazos.
Abandonad a los amantes que dan la vuelta a las páginas del libro de las horas y espantan las últimas moscas que naufragan en una gota de sol.
Abandonaros a un nuevo comienzo, a un encuentro.
Son despertares, árboles de cabezas rubias
que trenzan sus hojas bajo la lluvia
mientras que al ángel del ángelus (la torre del campanario está cerca)
le castañean los dientes
y se le duermen las alas.

Yo la escucho pensar esto y muchas otras cosas cada vez que voy a hacerle una visita. La considero como mi verdadera abuela sevillana, porque la madre de mi padre y toda su familia no me corre por el alma. Fue mamá quien la conoció al poco tiempo de recalar nosotros en esta ciudad sin mar, como un ombligo en el desierto.
Algunos seres como Irina conservan siempre el secreto de la atracción irresistible y por haberse fraguado con eso que llamamos conciencia universal, o, si se prefiere, por saber recoger sin violentar ni manipular su sentido, las palabras que caen de la “saliva de lo que no se dice ni se nombra”.
Muy ingenuo será el que escuchándola tocar el piano, piense que podrá descifrarla. Si rápidas y virtuosas fueron sus manos en su juventud, su acrobacia y agudeza mental es aún más delicada y compleja. Fué Irina quien me enseñó a dar “besos cerebrales”.
– A este niño sólo le atraen macarras, canis y chulos de barrio. Dice mi madre
– Déjale, mujer. Él sabe que después de que las espinas han sido recogidas, todo lo que resta no es sino un camino de rosas. A mí me han sangrado los dedos antes de dominar algunos nocturnos de Chopin.

45842339

Con cautela, hay que saber hablar con ella sin sobresaltarla, sabiendo darle la importancia justa al método de contacto elegido por ella para acercarse a nosotros. Irina no necesita la ayuda de las palabras ni de los recuerdos, sabe que la música está suspendida en el aire como el polen que asciende de los naranjos de la plaza sin posibilidad de posarse.
Olof, su gato que es ruso y gris azulado, a menudo estornuda con una melodía de Chopin.
Una vez la vi inclinarse sobre la mesa y apoyar su delicada cabecita blanca sobre la superficie
pulida de roble. Azorado pensé que le vencía el sueño, y, sin embargo, se desplomó aún más sobre la mesa e hizo el simulacro de nadar.
– Nadaré esta noche con los peces.
– ¿Podrás respirar bajo el mar?
– Sí, cada noche pongo mi corazón en un vaso de agua.
– ¿Irás muy lejos?
– Depende de ELLA
– ¿Quién es ella?
– La mujer que tiene una boca en un pozo.
(E hizo sonidos guturales imitando el gotear de algo cayendo en la profundidad… una nota musical que jamás había oído antes)

Me quedo callado. Desde que el alzehéimer vino a por ella, me doy cuenta que la ausencia de música también es una música… una melodía inacabada pero gestándose en alguna parte. Irina me mira y sonríe. Le beso las manos. ¿Cómo podemos darnos cuenta la mayoría de los profanos, que una melodía se convierte en fuente de misterio después de no haber sido durante mucho tiempo más que una especulación sobre el misterio? Sólo los iluminados consiguen devolver la música a su auténtico destino.

Pura emoción cuando la oigo deslizar sus dedos sobre el piano…
Cae la tarde/despacio y lentamente/sobre un naranjo que aletea./Sin humos, balanceante, pasa el viento su incensario./Lo que creímos que era el cantar de los grillos/ era el ring ring de alegres bicicletas./Cae la tarde como siempre/sin darnos cuenta/ligero velo o mortaja sobre nuestros cuerpos vigilantes./Cae la tarde, sin aliento/desplomada por el aire/como un ave al que hieren por sorpresa.

 

Irina vive atada al duermevela, asomada al fondo del sueño. Y aunque viene de tierras frías como mi madre, su leve peso lo constituyen moléculas crujientes de nieve, esa latitud de donde nace la luz blanca. Golpetea la lluvia sobre las ventanas pero ella no aparta los dedos del piano… corretean los niños y los paraguas inesperados. Pienso en tus pies descalzos que calentaré con mis manos.. pequeños charcos sobre los huecos y adoquines recolectan la lluvia en bolas diminutas. Imagino peces rojos y urbanos viviendo en esos huecos de la calzada
Pasan seis bicicletas y sus grillos metálicos las alejan.
Se desmelenan hilos de agua.
Llueve sin consuelo
pero la taza té calienta mis manos. No sé decir “te amo” pero sé calentar las manos frías de un hombre cuando las trae heridas de trabajar o cuando se siente solo.

 

Dentro: cortinas de algodón teñidas con té, sedas, encajes, epidermis superpuestas.
Oigo una nueva melodía… te pienso ¿recuerdas?
Mi cuerpo puse en la tierra, tierra en el vientre,
tierra que descubre su raíz más honda,
la tierra más desnuda del amor.
Tus manos y tus pies en la tierra buscando,
escarbando, desenterrando
como busca el amor un corazón hasta devorarlo.
¿Recuerdas? sólo quedan los pasos.

Olof, se encarama de un salto sobre la estantería y comienza a afilarse las uñas sobre el lomo de un libro de Kafka…
Mi estancia ha terminado.

Anuncios

22 comentarios en “MOLÉCULAS CRUJIENTES DE NIEVE SOBRE PIANO

  1. ¡¡Guau!! Qué bonito ha sido. Me ha llegado inesperado esta entrada al no haber continuado con el trío. Qué sorpresa fue :). ¿ Y tú, tocas algún instrumento?

    James

    Me gusta

    1. Gracias; James… qué gustito da compartir un poco de serenidad y belleza. Tranqui que continuaré con las siguientes partes del trío, últimamente tengo todos mis agujeros amorosos (siete en total) en carne viva, y necesito un impasse de vez en cuando para no saturarme.
      ¿Instrumento? ❓ sí, toco el “ohboy – I like you” se parece al saxo y las castañuelas porque me recuerdan al toro de Osborne.
      Musicalmente, nada. Sexualmente, todos los estilos incluída la ÓOOOOOpera 😮

      Besos

      Me gusta

  2. Los que tenemos orígenes en esas latitudes y además hemos tenido la suerte de vivir por allí sabemos bien la suerte que tenemos. Esas tierras son grandiosas, sin desmerecer lo mediterráneo claro.

    Qué post más bonito le has dedicado a Irina, las brumas de su mente le impedirán enterarse de lo que has escrito pero seguro que sabe de sobrs lo mucho que la quieres.

    Abrazotes.

    Le gusta a 1 persona

    1. Yo debo ser como los salmones rosados porque no sé que impulso me orienta magnéticamente hacia esas latitudes. Cuando acabe mis estudios me iré allá con mi tío que ya me está preparando un hueco. El mare nostrum, mare mare, es muy hermoso.. pero no es más que una inmensa charca de agua caliente para alguien como yo tan necesitado de frío, oxígeno y yodo.
      Mi abuela Irina es sabia, es su gato (tiene los ojos como dos pedacitos azules de un glaciar) quien me señala por azar y con su patita, qué libros debo leer.
      El calor me hace delirar, Chris
      Un beso

      Me gusta

  3. Qué relato más hermoso, tan lleno de cariño, amor y comprensión.
    No sabes tú bien lo que una melodía, unos simples acordes pueden hacer experimentar a una persona así, te lo digo por mi experiencia. Mis sesiones de musicoterápia las titularé desde mañana mismo asÍ ” MOLÉCULAS CRUJIENTES DE NIEVE SOBRE EL PIANO”
    Y hasta me dan ganas de divulgar tú texto, y que una persona como tú con 21 años reflejes de forma escrita una preciosidad tan profunda sobre Irina es digno de difusión y admiración.

    Eso sí, con tú permiso y licencia si tienes a bien concedérmelo

    Un abrazote Javi, eres una caja de Pandora……

    Me gusta

    1. Bueno, Juan.. dicen que todo lo que se sabe sentir, de algún modo se sabe decir. Le tengo mucho cariño y admiración a esta mujer por lo mucho que nos ha ayudado a abrir la mente a mi madre y a mí. Con la música me pasa igual que con las matemáticas y la Física y Química, soy capaz de percibir la belleza de una ecuación o de una fórmula física o química equiparables a un verso de un buen poema, pero luego no sé como explicarlas ni resolverlas de manera académica ante los demás.
      Con el texto puedes hacer lo que creas conveniente.. hay un hombre cerca de mi casa que todas las mañanas va anónimamente al parque a dar de comer a los gorriones y palomas.
      Tengo un “pandero” estrechito, y según dicen, obediente y bonito 👿
      Un abrazo

      Me gusta

  4. Hermoso. Tienes talento para trasmitir; leyéndote me siento involucrado con los personajes y con la escena. Esa mágia que genera empatía con tus sensaciones y sentimientos es rara, y no tiene que ver con el dominio de lo académico de la escritura. Al finalizar de leer, encantado como estaba, me entraron saudades de mi abuela materna, que me crió y educó con la libertad suficiente para despreciar las fronteras y los límites; me trajo el recuerdo de otro gato ruso, húmedo por la llovizna de una tarde de San Petersburgo que se dejaba acariciar buscando calor. Y también de una madrugada, embriagado por la sangría y el abrazo del Amo, en la Plaza de Doña Elvira, desierta y en penumbras a la sombra de los naranjos, esperando por fantasma desconsolado de Don Gonzalo de Ulla.
    Lo tuyo es también “una melodía que se convierte en fuente de misterios”.
    Felicitarte me suena frívolo, porque me has emocionado.
    Besos

    Me gusta

    1. Ese feedback entre tú y yo nos hace conectar “orgánicamente” necesitando muy pocas palabras. Es un hecho comprobado desde que te conocí, Ayax. Lo he dicho ya muchas veces: no me atrae la literatura sino la “no literatura” , es que no tengo oficio ni disciplina para ello, y se siento igual de intruso que alguien que se pone a tocar el piano sin saber leer una partitura. Para mí el sexo me aporta una energía creativa desbordante que puedo aplicar a muchos ámbitos de mi vida. Me considero muy receptivo, fértil y fácilmente fecundable jajajjaja..
      Esta raza de gatos, casi azules, además de muy nobles y majestuosos (son de gran tamaño)) tienen un misterio especial.
      La fuente esta placita (la de Santa Marta también), en mi opinió, es una de las que mejor cantan; me alegro que la visitaras de madrugada cuando los turistas despejan el lugar y se queda en silencio. No sé si llegásteis a entrar en “la hostería del laurel” y Los Venerables a tan sólo escasos metros… sí ajjajaj la sombra de El Tenorio y sus espectros rondan por toda esa zona.
      Gracias por tu emoción y testimonio.
      Un beso grande

      Me gusta

  5. Inesperado y sublime. Es un texto increíblemente perfecto, profundo y muy bien escrito.
    El Alzeimer es una cruel enfermedad, despiadada, que arrasa al enfermo y a sus seres queridos que ven como, poco a poco, se va. Es una sensación horrible y prefiero olvidar para no sufrir.

    Me gusta

    1. Gracias, Nicolás… Estoy de acuerdo contigo, es una de las enfermedades más crueles tanto para el enfermo, y más aún si cabe, para sus seres queridos. Precisamente por esto, no he querido redundar en estos aspectos tan duros y terribles. Cuando la visito regularme a veces parece reconocerme, en cambio otras, me confunde con alguien de su país lejano y eso me hace feliz también a mí porque me transporta a un lugar no tan yermo y cotidiano. Siento mucho si te he hecho recordar algo doloroso en tu ámbito personal.
      Ella sigue tocando el piano ¿no es maravilloso?

      Me gusta

  6. Un lindo recuerdo de Irina, aunque demasiado ‘dulzón’ para mi gusto. No termino de comprender como se conjuga ‘éste’ Javi Dubois con el ‘otro’ Javi Dubois. Acaso te disocias?

    Besos!

    Me gusta

  7. El cariño y ternura que siento por esta mujer ciertamente es dulce frente al sentimiento trágico de la vida que posiblemente alojes en tu paladar.
    No, Lucky, no necesito disociarme, ese handicap lo tienen los que poseen una mentalidad “monolítica”. Soy el mismo Javi Dubois disfrutando de la presencia de alguien con una simple charla, que el que sublima y transciente el sexo más allá de la pura gimnasia sexual y el mero desahogo, el mismo que “no se contenta sólo” con las convulsiones de la carne, el sudor y los surtidores de esperma. ¿Ves incompatible hablar o narrar un encuentro erótico-sexual con charlar sobre Bucowsky o de los Maestros de la Pintura?
    Te aseguro que en cocina se me da igual de bien hacer unas carrilleras al pedro Ximénez que una simple tortilla francesa. A eso se llama pasión, entusiasmo y entrega.

    Me gusta

  8. Deberías dedicarte a escribir, mi querido amigo Javi Dubois… cuando abordas estos temas, logras pintar cada paisajes y emociones increíbles… abrazo grande, mi amigo, se te quiere.

    Me gusta

    1. Tú si que escribes bien, caramba! tu “vida y vida” es uno de los blogs más limpios y humanos (sin menosprecio de los otros) que he leído desde el poco tiempo que llevo en la blogosfera.
      Este tipo de elogios los agradezco, pero me producen un pudor enorme no porque quiera ir de falso modesto o por adoptar una “cierta pose”, es que no tengo nada claro si estoy utilizando el hecho de escribir como puro pretexto para hablar de lo que realmente me gusta: el sexo y el puterío. 😕
      Tampoco sé si es lícito o no, pero al menos me tranquiliza dejarlo claro para no engañarme en primer lugar a mí mismo.
      Un abrazo, Marcus, yo también te quiero. 🐻

      Me gusta

  9. ¡Jo Javi, que bonito!
    Dices tú muchas veces que no vales para el oficio de escribir porque te falta constancia, y aunque bien es verdad que una entrada de blog no es ni mucho menos comparable con el tremendo ejercicio de esfuerzo y voluntad que supone escribir una novela, yo te veo una sensibilidad y un sentido de la belleza tremendos a la hora de poner en palabras lo que ves, lo que recuerdas o lo que te pasa por dentro. Lo malo de esto es que un día alguien va a darse cuenta de lo bueno que eres, te va a animar a dedicarte un poco más en serio a ello y entonces terminaremos teniendo que pagar por disfrutar estas cosas que ahora saboreamos por todo el morro, jajaja.
    Un abrazo y gracias por compartir esto, hombre.

    Me gusta

    1. jajajjajaj.. unangel36, pa darte un par de besos! ❤ lo que sí es muy gratificante es recibir muestras de apoyo de ti y de muchos que me lleváis acompañando desde estos últimos meses, lo que no consifuieron mis terapeutas durante medio año. Mi verdadera vocación es la carrera que estoy estudiando (Hª del Arte, algunos ya lo sabéis) para cuando acabe largarme a currar con un familiar que tengo en un país del frío. A diario, descubro a gente que se toma lo de escribir con un rigor, una intención y una finalidad muy encomiables. Eso me infunde mucho respeto.
      Un besazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s