DOS más UNO

A partir de ahora, me dirigiré a ellos como Ales y Julia. Les conocí aquella misma noche de mi primera cita con él, aquella noche de nuestro primer beso, de esto hace ya algunas semanas. Se lo comenté a los pocos días a un amigo bloguero: “intuyo que “aquella chica” y él, tienen o han tenido algo en el pasado.”

En los días y semanas siguientes – cuando nuestras obligaciones y estudios nos lo permitían – Ales y yo seguimos viéndonos en el café-bar El Plata. Siempre era yo quien llegaba primero para pillar una buena mesa junto a uno de los ventanales con vistas a Resolana  y, sobre todo, porque me encanta verle aparecer por la puerta y digirirse caminando hacia mí , ser yo quien le de la bienvenida con una acogedora sonrisa mientras trato de disimular como puedo el nerviosismo que me produce cada nueva cita con él. Dios mío, es tan guapo y atractivo.. pelo oscuro, ojos negros, piel olivácea, boca grande, y un cuerpo viril, sólido y bien formado. Es apenas cinco centímetros más alto que yo, la altura suficiente que me permite mirarle a los ojos y besarle antes de abandonarme por completo entre sus brazos.

No pasó mucho tiempo hasta que tuvo lugar nuestro primer encuentro sexual en el dúplex que comparte con otro compañero en una calle cercana a su facultad. Aquella tarde, al principio, los dos estábamos un tanto cortados; así que charlamos de varios temas hasta acabar hablando de mi blog que ya conocía; localizó el post que a su juicio más le había gustado y me pidió que se lo leyera en voz alta en el ordenador que había en su mesa de escritorio. Como desde el ángulo de la silla giratoria contigua a la suya no podía leer fácilmente el texto en la pantalla, me invitó a sentarme en su propio sillón haciéndome un hueco entre sus piernas… primero sentí su aliento en mi cuello, y poco después, cómo apoyaba cariñosamente la barbilla en mi hombro. Al notar el temblequeo de mi voz así como el del resto de mi cuerpo, me rodeó con sus brazos y colocó una mano en mi tetilla izquierda.

– ¿Y esto? se te va a salir el corazoncito por la boca.. ¿Tanto miedo te doy?

– No

– ¿Entonces?

– Siempre me pasa al principio, luego ya me tranquilizo.

Introdujo sus manos por debajo de mi camiseta hasta localizar mis pezones. Los estimuló con la punta de sus dedos como quien enrosca y desenrosca dos delicados tornillos… echó mi cabeza hacia atrás para mordisquearme el cuello. ¿Cómo es posible que sin apenas conocerme supiera tan certeramente lo que un Alfa debe hacerme para calentarme y sucumbir a él? su mano y brazo derecho de deslizaron por dentro de mis vaqueros, palpó mis nalgas, y a continuación, su dedo índice jugueteó con mi agujerito. El delicado mordisqueo en mi cuello y los pellizcos sobre mi pezón izquierdo, le hicieron comprobar lo siguiente: mi ojete se contraía y dilataba intermitentemente como el tilitar de una luciérnaga en la oscura noche del deseo.

– Ales, por favor… si sigues, me voy a correr.

– Date la vuelta entonces.

Giré el cuerpo y me coloqué frente a él sentado sobre sus muslos. Tras agarrar fuertemente mis caderas con sus manos, empezó a frotar su paquete en la base de mi culo… no tardé en notar su fuerte erección.

– Vas a poder correrte las veces que quieras, pero antes estoy deseando que pruebes el sabor de mi polla.

Cuando Ales me besa, abarca toda mi boca con sus labios, mordisquea los míos hasta arrancarme varios gemidos antes de introcudirme la lengua. Me acoplo perfectamente a su boca, me entrego a él ofreciéndole el bisel más terso y suave como me es posible. Le ofrezco mi vida en mis labios.. le recibo a modo de colibrí sobre la corola de mis pétalos.

– Besas de puta madre, puñetero. ¿Quién coño te ha enseñado a besar así?

Llevo muchos años deseando un momento como éste.. sentir sobre mi lengua cada uno de los nueve músculos de la suya, enroscarme, acanalarme, servir de suave receptáculo para su saliva y tragármela junto con su ardiente respiración.

A continuación, le desabotoné lentamente la camisa para ir poco a poco descubriendo un torso masculino y medianamente peludo. Apoyé por unos segundos la mejilla sobre esa almohada velluda y, acto seguido, siguiendo el sendero piloso de su abdomen semejante a una vereda de hierba me condujo desde el ombligo hasta acabar directamente en su entrepierna. Cuando le desabroché el cinturón y los vaqueros, percibí el aroma inconfundible que desprende el sexo de un hombre; hundí mi nariz a modo de proa de un barco en aquella vegetación húmeda y almizclada… al instante, tuve ante mis ojos un poderoso y grueso mástil. Arrié las velas, y la piel del prepucio dejó al descubierto un capullo húmedo y aterciopelado, turgente y deseoso de ser engullido. Pero primero quise lamerle los huevos, sostenerlos y sopesarlos con mi lengua. Eran grandes y pesados, se podían diferenciar perfectamente dentro de la bolsa del escroto.

– Chúpamelos, Javi. Me encanta que me coman los huevos.

Como buen pussyboy se cómo chupar, lamer, acariciar los huevos de un hombre, y engullir delicadamente uno a uno (incluso lo dos) en la cavidad de mi boca para así estimularlos con la punta de la lengua.

Le hice una buena mamada durante casi media hora; cada vez que estaba pronto a correrse, me detenía … quería prologar su placer el máximo posible.

Cuando su instinto de macho dominante le pidió pasar a la acción, me tendió sobre la mesa del escritorio, apartó el teclado y la pantalla del ordenador y  me bajó los vaqueros dejando mis nalgas al descubierto. Empecé a gemir cuando sentí sus mordiscos sobre ellas y cómo sus manos abrían los dos hemisferios de mi culo buscando mi rosado agujero.

– Abre las piernas y entrégame tu culo. Ábrete mucho más.

¿Cómo describir el golpeteo de su musculosa lengua sobre el anillo de mi ojete? ¿Qué decir de su saliva resbalando por el canal de mis glúteos para acabar goteando desde mis rubios testículos hasta suelo? Cuando sus manos volvieron a pellizcarme los pezones al tiempo que su lengua penetraba mi ojete, no pude más y me corrí.

Recogió la mayor parte de mi esperma y lubricó con él mi ojete introduciendo en él la mayor cantidad que pudo con sus dedos para lubricarme. Acto segudo, me penetró.

– ¿Te gusta que te muerdan el cuello mientras te follan, verdad?

– Sí…

– Mañana vas a tener el cuello cubierto de todas mis marcas y chupetones, te lo advierto.

– No me importa, me recordarán a ti.

Al poco tiempo sintió como ni ano-vagina empezó a producir contracciones.. estaba alcanzando mi segundo orgasmo.

Me siguió follando furiosa y salvajemente con fuertes embestidas, pero a diferencia de mis anteriores Alfas, noté para mi sorpresa que no me prohibía nada, no me obligaba tapar ni esconder mis genitales con mis manos.. por el contrario, intentaba acoplarse a mí, complementarme.

Me hizo girar el cuerpo, tenderme de espaldas sobre la mesa y tras flexionar las piernas y apoyar los pies en el tablero; en esa postura, mi ojete quedó expuesto y dilatado, del que brotaba un hilo de mi propio esperma.

Se arrodilló y empezó a lamer mis fluídos y a estimular de nuevo mi esfínter. Aquella lengua diabólicamente experta me me estaba matando de gusto.

– Ales, fóllame… no puedo más

– Pídemelo mirándome a los ojos.

– Por favor, tío..

– Por favor, qué?

– Por favor, fóllame.

– ¿Por qué debo follarte?

– Porque te deseo más que a nadie en el mundo, te necesito Ales… necesito sentirte dentro de mí.

Ahora podía ver sus ojos cuando hundió su polla en mí, cómo su vello púbico rozaba mis nalgas durante sus embestidas prococándome un delicioso cosquilleo.. me besaba  y abrazaba cuando intuía que lo necesitaba, nunca antes había experimentado algo tan gradioso: besar y abrazar a un Alfa al tiempo que su polla se hunde en mis adentros. Coloqué mis manos sobre mi sexo para ofrecerme a él como lo que soy: un pussyboy entregado por completo a su macho Alfa. Pero para mi sorpresa él me apartó las manos dejando al descubierto mi pene y testículos.

Comencé a cimbrearme, a mover las caderas, tensado y destensando, contrayendo y dilatando, concentrándome en el placer que poporcionan los músculos bien entrenados del suelo pélvico que todo buen pussyboy debe conocer…  el anillo de mi ojete a modo de código morse le transmitía cuanto le admiraba y deseaba a él como hombre.

No tardé en ver en su mirada la respuesta a mi deseo. No me preguntó si prefería que se corriese en mi cara o inside me… como buen Alfa supo lo que su pussyboy más deseaba en esos momentos.. descargó toda su leche en mí. Me encantó escucharle gemir y tensar sus músculos, participar de su instinto animal mientras vaciaba el contenido íntegro de sus testículos.

En cuando mis entrañas sintieron claramamente las descargas de su lefa, me dejé ir, me abandoné al goce extremo, a “la petite morte”. Por su parte, mantuvo su polla aún dura dentro de mí, así pudo sentir alrededor del eje de su cetro las palpitaciones de mi ojete durante los estertores de mi esperma todo el el tiempo que duró mi orgasmo.

– Impresionante chaval, echar un polvo contigo es una puta locura.

Al día siguiente de nuestro primer encuentro sexual, sobre todo, las horas siguientes que pasaron tras despedirnos, me resultaron insufribles, eternas. Me seguía sintiendo aún unido a él como si me hubiesen arrancado un órgano o algunas de mis vísceras. Mi cuerpo le echaba en falta, mis células hambrientas reclaman su alimento. No tardé en rayame: ¿Se habrá arrepentido? ¿se estará comiendo el coco y buscando una excusa a lo que pasó ayer? ¿Querrá borrar de su cabeza esa experiencia, tomarla como algo puntual y olvidarse cuanto antes?… por fin recibí un whatsapp suyo

– “Lo de ayer fue brutal. Me pude hacer una idea, imaginar algo, pero está claro que me quedé muy corto. Te lo repito: fué brutal, una auténtica pasada.

Seguimos guasapeando durante casi dos horas y como empezamos a calentarnos, continuamos por teléfono hasta el punto que  hizo que corriera… a los pocos segundos, lo hizo él.

Dos días después, ya estábamos follando de nuevo en su habitación, yendo y viniendo con mi bici para verle aunque fuese para tomar un café, y el whatsapp ardiendo a todas horas.

Pero pronto recibí una sorpresa por parte de él: me envió un vídeo.

En él se veía a un tío follando con una chica.

Anuncios

16 comentarios en “DOS más UNO

  1. Guau. Me ha encantado el final ^^. ¿Era una indirecta?

    Por cierto, ¿nos contarás cómo fue tu primera vez? xD

    Y otra preguntilla ¿alguna vez te ha dicho algun hombre que huele muy bien o mal el ojete. o es siempre el mismo olor y sabor?

    P.D. Siento no haber comentado nada estos últimos días, he estado liado.

    James

    Me gusta

    1. James!!! I’m glad to see you again bb
      Más que indirecta, es una directa en toda regla.. vamos, si puedo la acabo ahora del tirón.
      ¿Mi primera vez con quién? después de la 1ª noche en la que nos conocimos, ésta que cuento fue primera vez que follamos. A ti que te gusta tanto seguir el hilo cronológico, es muy posible que a partir de ahora este sitio se parezca bastante a un “diario de…” si no se tuercen las cosas y mi dios me lo permite.
      Hay que ver las cosas que me preguntas.. ¿serás cochino? 😀 Hombre, para gustos los sabores, y sabores para todos los gustos. Desde Dolores que el culo le sabe a flores hasta los cerdacos que van a saco. Yo soyun pussyboy muy escrupuloso con la higiene íntima y personal. ¿Sabías que existen perillas de goma y duchas anales que te dejan más limpio que una patena? 😉
      XoXo

      Me gusta

  2. Jajajajaja, ya veo, lo de las duchas lo sabía pero lo otro no las perillas de goma.

    Tu primera vez que te follaron me refería, si fue a los 12, , 13… cuándo fue y con quién sí.

    Me alegra saber que ahora vayas a ser cronóligoco y nos cuentes tus últimas experiencias.

    Gracias

    James

    Me gusta

    1. Mi primera vez, desgraciadamente, fue antes de la edad que señalas y con mi hermano ( ya he hecho algunas referencias sobre ello) pero nunca he podido verbalizarlo. Después del tiempo que llevo aquí – ahora me doy cuenta de lo mucho que me ha ayudado este blog – no creo que deba contarlo. No lo encuentro conveniente.
      Un abrazo

      Me gusta

  3. Javi, lo cuentas tan bien, que nos sentimos cómplices del momento; y que momento!
    Me alegra que después de tantos meses de sequía te hayan llegado las lluvias, y para mejor por lo que parece copiosas. (aquí va una sonrrisa amplia)
    Un detalle de color, el café del Plata es el que está en la zona de La Macarena? Si es ese, por allí pasamos hace un par de años, y de verdad sentarse junto a los ventanales da gusto, y lugar es bonito; pero nos atendió un camarero que era un viejo vinagre. Que no esté más o que nunca le toque atenderte.
    Besos, sonrisas y que siga la buena racha!
    Chau!

    Le gusta a 1 persona

    1. ajjjajjaj.. sí, en pleno verano, me llegarón las lluvias 😉
      Exacto, es el mismo local donde estuvísteis justa enfrente del arco de entrada a la basílica. No es de nuestros sitios favoritos pero nos pillaba bastante cercano en nuestras primeras citas.
      Lamento que os atendiera ese tipo tan “desaborío”, aún continúa jajaajj
      Gracias por teneros a mi lado.
      Besos

      Me gusta

  4. Es curioso porque trayendo a colación el comentario que te publiqué el otro día y uniéndolo a la práctica habitual sexual de los hombres homosexuales,llego a la conclusión de que la gran mayoría de la comunidad de hombres heterosexuales debería liberarse de una vez por todas…y me explico,yo soy heterosexual porque no me atrae para nada,ya sea el prototipo físico de otro hombre,su apariencia,cuerpo o belleza en general;no sé,no la puedo apreciar en realidad por esta misma razón supongo.Sin embargo,pareceré extravagante pero la penetración anal si me parece excitante y yo pienso que se puede unir todo;de ahí a que tengamos los hombres justo ahí el punto G y nos obsesionemos tanto con practicar sexo anal con nuestras novias.

    Pienso que es algo psicológico y que muchos hombres heterosexuales niegan…”Por ese lugar ni el viento debe entrar” dirán muchos,porque al parecer pierden si sucede,perderían su .No lo sé,yo pienso que más de un 90% de hombre heterosexuales disfrutarían de esta práctica,y ya no hablo con otros hombres porque obviamente no nos atreveríamos,pero con sus respectivas novias sí que se deberían abrir.

    Estos roles sociales de masculinidad-feminidad han hecho mucho daño,ciertamente…yo por lo menos no le haré caso y pienso que nunca me aburriré con mi novia! >__< Y por cierto,como siempre,grandes publicaciones e imaginativas historias las tuyas.Fuerte saludo!!! 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. Te resultará difícil de creer o asimilar (te comprendo), pero te aseguro que casi la totalidad de los chicos con los que he estado – antes, durante, y después de nuestra relación – han sido y son heteros aunque conmigo (no sé si con más) puntualmente hayan hecho una excepción y decidido a probar una nueva experiencia. Podría pensarse que soy esclavo de esa fantasía recurrente de muchos homosexuales de “hacerlo” con un chico hetero, pero lo cierto es que en mi caso así ha ocurrido. No tengo mucha experiencia con hombres, en realidad sólo he estado con nueve y, con este último, se vuelve a repetir el mismo esquema.
      A ver, es muy interesante lo que planteas, pero te voy a responder honesta y sinceramente según lo que conozco y he vivido:
      1.- Me atraen sexualmente únicamente hombres Alfas muy dominantes (me importa muy poco que sean gays o heteros) a quienes poder entregarme y servir. No olvidemos que mi naturaleza es la de un sumiso, y por algún motivo que no sabría explicar, digamos que nos hemos buscado y encontrado mutuamente.
      2.- Estos chicos Alfas, curiosamente o no, les gusta y excita bastante el sexo anal y practicarlo con cierta dureza y “animalidad” (lo siento, no se me ocurre otro término ahora),para ello hay que tener cierta resistencia física y gustarte que lo practiquen contigo. Curiosamente, de nuevo, con ellas (sus novias o parejas) no podían hacerlo porque a ellas no les gustaba o no estaban dispuestas a tanta intensidad, fiereza y animalidad. Personalmente, creo que más que el sexo anal, mis Alfas necesitan dominar y ser atendidos y considerados como hombres Alfas. Ya he dicho infinidad de veces, que para ellos nunca fui “su novi@” ni un sustitutivo de ell@s, pero sí un complemento-suplemento necesario a su sexualidad.
      3.- Totalmente cierto, es bien sabido que la estimulación prostática provoca intensos orgasmos y eyaculaciones abundantes. Quienes mejor saben esto son los que se dedican a extraer esperma a los animales sementales (toros, caballos, etc) para luego inseminar a las hembras de la ganadería para el control de la raza (qué mal suena esto). También te digo una cosa: hay muchos otros puntos G en el hombre que la mayoría de ellos desconoce jajajjja
      4.- El hombre no sólo esta bloqueado psicológicamente con esta práctica sexual de la que hablamos, sino a la hora de poder expresar libremente su afectividad, su intimidad más profunda, sus sueños e ilusiones y su sensibilidad. ¿Por qué digo esto? pues porque a menudo les he escuchado decir a mis Alfas: “te estoy contando cosas que jamás le he dicho a nadie, ni a mi mejor amigo ni a mi hermano. Y sin embargo, son cosas muy importantes para mí” ¿por qué coño no eres una tía?
      5.- Coincido contigo, los roles estipulados como masculino – femenino no han hecho más que complicar el entendimiento y acarrear numerosos desencuentros. Sin pecar de falsa modestia, soy un experto en transgredir los esquemas de género. Me encanta experimentar con ello. Tuve un compañero que le encantaba escribir poesía, pero no se atrevía a enseñar sus poemas al resto de la clase por miedo a resultar a los ojos de los demás como alguien demasiado sensible y “femenino”.
      6.- Todo lo anterior no justifica ni prueba nada, es mi vida y hablo únicamente de lo que he vivido. Me crean o no me es indiferente. Estoy convencido de que el 99,9 % de los heterosexuales no se atreven ni se atreverán a practicar sexo con otro hombre. Pero acaso ¿hay necesidad de ello? ¿alguna razón para cambiar de gustos y orientación sexual? Así que te creo cuando dices que no te aburrirás nunca de estar con tu novia 😀
      Me haría mucha gracia si alguien pensase de mí que soy una especie de “pervertidor de heteros” jajajaja.. no van por ahí los tiros, aunque cada cual es muy libre de pensar lo que quiera.
      7.- Como último apunte: la bisexualidad es un hecho. Me parece un tanto estúpido e injusto que una gran mayoría de la población les considere como personas indecisas que no saben lo que quieren ni lo que les gusta, que son unos volubles, viciosos, y que huyen de cualquier compromiso sentimental y afectiva. Es esa mentalidad tan básica y elemental que sólo se contenta con lo obvio (a veces ni eso) son quienes condenan a los bisexuales y a muchos otros colectivos a la invisibilidad.

      Gracias por la visita y comentario. He intentado comprenderte como mejor he podido. Por parte de ambos, sé que no resulta fácil 😉
      Un saludo.

      Le gusta a 1 persona

      1. ¡Que gran pensamiento tienes de verdad! He entendido perfectamente,es un enfoque muy interesante.Yo creo que es muy verídico que te haya salido en el test de la personalidad como un ”INTP” porque tiene un pensamiento muy pero que muy cercano a esa personalidad,con la que casualmente yo me entiendo muy bien.(Con todos los que tengan la letra ”N” de Intuición en sus siglas en realidad).Lo cierto es que es todo cierto y verdaderamente voy a extrapolarlo a la teoría de la personalidad Myers-Briggs que es lo que se me da bien.

        La verdad es que esos hombres heterosexuales a los que aludes como ”negadores de la innovación sexual”,o en otras palabras la inmensa mayoría,da la casualidad de que (y me juego la cabeza) un gran porcentaje de ellos tienen un rasgo personal que en personalidad llamamos el ”Si” o la Observación Introvertida.Este rasgo se resume en poseer una base de datos experimental,y por ende,fundamentar sus creencias y argumentario en lo que previamente conoces,anclandote en la zona de confort y obviando todo lo que se puede indagar o en un futuro innovar.Por ello decimos,que los que poseen este rasgo son reacios al cambio(es aplicable a la política o a otro ámbito también esta explicación),y estos hombres conforman alrededor de un 55% de la población.Por lo que más de la mitad de los hombres de cualquier orientación(y también mujeres porque el porcentaje ronda la misma cantidad) son propensos a los prejuicios sociales que es lo mismo que decir que son propensos a acomodarse en lo que ya conocen,en lo que siempre ha estado establecido.

        Con este gran circunloquio que he dado…XD vengo a explicar que es muy difícil hacerles cambiar de opinión a tales hombres,ya que ellos se anclaran en lo que ya conocen,en preservar su ”masculinidad” porque si no cumplen esos roles,estarán marginado(Al igual que a muchos que les proponías un gobierno como Podemos y decían ”noooo,acabaremos muriéndonos de hambres…”es exactamente lo mismo es el ”Si” dominante o auxiliar en la personalidad).A mi personalmente,me importa tres pimientos,mi novia es INFP y no tiene el ”Si” ni dominante ni auxiliar,por ningún lado,y si le digo vamos a hacer las mayores extravagancias sexuales,las probaremos XD.Es muy reconfortante tener a tu lado alguien sin prejuicios y que no te mire raro.Pero sí,por supuesto es un tema candente,de los muchos que hay que abordar…ojalá que toda esta gente de la que hablo desaten las cadenas del prejuicio y disfruten de todas las posibilidades que nos brinda la vida.Fuerte Saludo! 😉 ^^

        Le gusta a 1 persona

  5. Hola, yo me llamo Javi.. Aunque vi tu about me, por prudencia, aún no sé cómo dirigirme a ti.
    Cuando descubrí tu blog y empecé a descubrir la teoría de la personalidad Myers-Briggs, me quedé *_*
    fue una auténtica revelación porque llevaba unos seis meses acudiendo a consulta de mis psicólogas y aunque no voy a ser tan desagradecido como para decir que me sirvió de mucho o poco, lo cierto es que no avancé mucho. Flipé viendo el resultado de mi test porque me dije: “Por primera vez me dicen cómo soy en esencia independientemente de mi relación con los otros. Todavía no me aclaro con los diferentes tipos que hay, por eso de vez en cuando entro en tu sitio para profundizar un poco más y hacer “los deberes” 🙂
    Si de verdad fuésemos conscientes de que pasamos por la vida una sola vez, si hay alguna bondad que se pueda hacer por otro ser, cualquier experiencia que nos haga crecer, etc.. no tendría ningún sentido aferrarse a nuestra zona de confort. Desearíamos hacerlo ahora, vivirlo ahora, porque no pasaremos por este camino de nuevo. No concibo la vida sin pasión ni estímulo, por eso no entiendo lo de acomodarse y vivir “la vida de los otros según los otros”.
    Es muy interesante lo que planteas porque no sólo se trata de darle una vuelta de tuerca a la masculinidad sino también al feminismo ya ese ansia enfermiza y permanente de buscar la confrontación y lo diferente en lugar del acuerdo y la transversalidad.
    Yo estoy experimentando últimamente unos cambios brutales, porque por primera vez en mucho tiempo me estoy abriendo a los demás y escuchándome pensar en voz alta y sin miedo. Creo que a medida que profundice más en el indicador Myers-Briggs me aclararé mejor respecto a las incompatibilidades y proyecciones que hacemos unos sobre otros.
    Me alegro de verdad que hayas encontrado en tu chica a alguien sin prejuicios y que os complementéis tan bien por ambas partes. Sólo por conseguir ese feedback con alguien a nuestro lado merece la pena luchar por ello. Gracias de nuevo.
    Un fuerte saludo

    Me gusta

  6. Me alegro mucho de todo esto que estás descubriendo, sobre todo que puedas comprobar que un tío puede ser muy alfa y dominante y que sin embargo no necesite hacerte moratones ni magulladuras para marcarte. Ya sé que no todos son así pero casi todos los tíos que has conocido sí. Sigue así, vales mucho y ya era hora de que te tocase alguien así.

    Me gusta

    1. Gracias, Christian…
      Tienes mucha razón, nunca se puede hablar en profundidad de algo hasta que no lo experimentas. Ahora estoy aprendiendo y a darme cuenta que un Alfa consigue más dominio con abrazos que con el dominio de sus brazos, y que los “besos cerebrales” los puedo recibir de cualquier parte de su cuerpo y viceversa. La semana pasada oí una canción que me sorecogió porque hay otro tipo de cuerdas y ligaduras aún más fuertes: Líame a la pata de la cama
      no te quedes con las ganas de saber
      cuanto amor nos cabe
      de una sola vez.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s