LO QUE ME PONE 3 (guerreros)

Todos encontramos motivos y ocasiones para rechazar y resistirnos a otra persona. A todos nos gusta dar batalla contra cualquiera que pasa frente a nosotros, nos reta o nos corta los caminos.

Pero me he dado cuenta de que cuando me opongo a algo o a alguien ya sea mental o físicamente, sólo estoy autorizando y dándole poder al objeto o al sujeto de mi propia resistencia. Es decir, me estoy oponiendo a mí mismo.

¿Luchar contra un dios, contra un Alfa? ¿Por qué motivo y para qué vencerle? Si de verdad quiero disfrutar de mi capacidad de sumisión y entrega, de su poder de influencia, debo comenzar siempre por la aceptación.: “No soy un ser débil, pero tú eres más fuerte”. Pero ya veremos cuando me adiestre y entrene contigo qué pasa.

 Como pussyboy he aprendido algo muy interesante: Si de verdad quieres desarmar al otro, acéptalo. Pero yo nunca lo haría en condicional, no pondría condiciones, no haría trampas ni le exigiría nada. El hombre que amo y admiro, es el hombre libre, inconformista, y que pone en entredicho todas las convicciones. De lo contrario, sólo sería por mi parte una resistencia disfrazada de aceptación porque estaría tratando todavía de controlarlo.

                            

Juntos, el Alfa y yo adiestrándonos en la batalla, nos haremos mejores y más fuertes sin necesidad de pisar cabezas ni ir contra nadie. No hay necesidad de controlarle, además, todos podemos oler a un controlador… ¿Acaso tú no puedes?

Cuando he luchado con mi Alfa (jugando, divirtiéndonos, calentándonos) he comprobado su necesidad innata por dominar, su deseo de liderazgo; es el poder en estado puro lo que le excita y embriaga (puedo notar claramente su erección) y es la propia adrenalina la que le hace eyacular involuntariamente en el fragor de la batalla, ya sea en el ring o en mi compañía.

En la mente de las personas sanas hay una línea que sabe distinguir entre “deseo” y “necesidad”. Un deso es algo que “me gustaría” ver cumplido pero que “no necesito”. En cambio, una necesidad es algo sin la cual no puedo vivir. Yo necesito estar junto a un Alfa.

                                                                         
 

     

Anuncios

14 comentarios en “LO QUE ME PONE 3 (guerreros)

  1. Me encanta tu reflexión entre deseo y necesidad.

    Es curioso pero estos días estoy leyendo un libro sobre adiestramiento canino, y bueno, una de las cosas que expone es que no hay que tener “peleas” con ellos, o se corre el riesgo de que ellos se pongan de alfa. No se creo que en nuestras actuaciones no sucede eso, yo he disfrutado siempre forcejeando, tal y como relatas en tu comentario. De echo me ha servido para traer gratos recuerdos a mi mente. Gracias Javi!

    Me gusta

  2. Bueno, como ya te has dado cuenta, lo de luchar lo digo en plan genérico y no sólo físicamente.
    Por lo que he vivido y experimentado con ellos (Alfas) no les gusta nada tener a su lado a un sumiso lacio, debilucho, sin iniciativa, callado y que no les aporte nada. Tampoco un cuerpo pasivo que se pone a cuatro patas o tendido en la cama y se deja hacer como un/a muñeco/a de goma. El Alfa tiene que forcejear, dominar, llevar el control absoluto porque ésa es su naturaleza, por eso te entiendo tan bien cuando hablas de “llevar las riendas”. Una vez me encontré un texto que me gustó mucho “Ser sumiso no significa ser el felpudo de alguien. Esto no significa que eres débil. Significa que eres lo suficiente fuerte como para conocer tus deseos, lo suficientemente fuerte como para dejar de lado el control y cedérselo a tu Amo.
    Ser sumiso no es fácil, y no es para los débiles.”
    Yo intuyo que eres un buen “guerrero” y luchador.
    Un abrazo.

    Me gusta

    1. Desde luego que no, ser sumiso es ser fuerte. Fingirlo puede hacerlo todo el mundo, pero realmente soltar amarras y dejarse fluir en el mar de su Amo, al ritmo de sus olas… para eso hay que ser Capitán no un simple grumete. Disfruta de este domingo Capitán!

      Le gusta a 1 persona

  3. Para nada eres débil, todo lo contrario. Ya lo sabes.

    Aunque nunca he estado con un alfa, tengo un par de amigos que lo son y me cuentan cosas y por eso estoy muy contento de que tengas el alfa que tienes ahora, alguien muy distinto a los que has tenido hasta ahora y que te está trayendo muchas cosas nuevas.

    Dices que a los alfas les gusta estar con alguien que esté vivo y se resista pero creo que eso es aplicable a todos, ¿a quien le gusta tirarse a alguien inerte que se deja hacer ya sea como activo o pasivo? Me encanta que estés con este alfa, alguien con cultura y seguridad en sí mismo que realmente te está ayudando mucho y seguramente tú a él también.

    Besotes.

    Me gusta

    1. Que tienes un par de amigos que son Alfas y no me habías dicho nada? pásame la dirección de ellos cuanto antes!!!! jajajjajjajajj
      Como me dijiste el otro día, hay muchos tipos de relaciones y muchas maneras de hacer sexo (todas ellas muy válidas), no hay unas mejores ni peores que otras. Al hablar de mí y contar mis experiencias de un modo tan fogoso (es verdad que soy muy apasionado), puedo dar la impresión que soy el único y el que mejor folla del mundo mundial jajajaj.. hombre no, se supone que cada cual se apaña lo mejor que puede. A mí los tíos Dom con los que he estado sí me han pedido y dado mucha caña, es cierto también que se han quejado de que la pasividad de sus parejas, y yo encantado de responderles como desean porque disfruto a lo bestia con ellos recibendo y ofreciendo lo que me piden. Pero insisto, eso es lo que a mí me han pedido; otros pedirán otras cosas a otros. Como “gatito” pertenezco al mundo de los felinos, con eso ya lo digo todo 😉
      Christian, en el BDSM depende muchísimo del tipo de relación y del rol que cada uno tenga y mutuamente se acuerde: un esclavo puede ser desde un pussyboy Beta (ése soy yo) que únicamente ama, obedece y se relaciona con su Alfa porque sólo tiene ojos para él, pasando por varias categorías intermedias de sumisión y “pasividad” absolutas, hasta quienes les gusta sentirse alguien no humano, un mero objeto. Cada cual tiene su modo de satisfacer sus impulsos y fantasías… lo deseable es que todo el mundo disfrute a tope con estos juegos (se supone que hablamos siempre de adultos en pleno uso de sus libertades y de pleno acuerdo).
      Besos

      Me gusta

      1. ¿No? Juraría habértelo contado el otro día…

        También te digo que prefiero mil veces a alguien que vive el sexo con intensidad porque te corta mucho el rollo que como multiorgásmico la gente de primeras te diga que qué bien y qué morboso pero luego en cuando te corres la primera vez están cansados y no quieren más porque ellos ya se han corrido. La de veces que he tenido que terminar solo porque me han dejado a medias… Por eso cuando doy con alguien que lo vive a tope y sin estar muy pendientes de las etiquetas lo disfruto tanto, como con el pelirrojo y alguien que conocí ayer

        Me gusta

      2. La culpa es tuya porque les pones nerviosos, les entran ansiedad y ganas de cumplir.. y se vienen pronto jajjajajja
        Lo de dejarte a medias es imperdonable.
        ¿Alguien nuevo? Estás que no paras últimamente. Ya intuí y te pronostiqué que este verano te ataban en corto. No me extraña porque eres muy atractivo.

        Me gusta

  4. Me gusta luchar, creo que demasiado; bah más que la media. De hecho el Amo me permite participar en esas peleas clandestinas del vale todo, y me tiene confianza porque apuesta a mi favor.
    Para mí es una catarsis, y seguramente a él lo calienta, ya que le encanta follarme después, no importa si estoy un poco o un mucho maltrecho.
    También pasa que sin plantear una lucha el Amo me obliga de alguna forma a resistirme físicamente, no sé si me explico pero sería por ejemplo con un fuerte abrazo que me quita el aire; pero en esos casos siempre termino pidiendo clemencia. Me puede más el respeto reverencial que le tengo, que la resistencia física; no lo puedo evitar.
    Y estoy muy de acuerdo con lo que has dicho de no renunciar a la brutalidad animal por más sofisticado que sea el control intelectual; solo he reconocido a un Amo y creo que me gané la lotería porque con él encontré las dos cosas, y pienso que no podría reconocer como superior a alguien que maneje solo una de las dos riendas.
    Besos

    Me gusta

    1. Qué bueno curtirte en la lucha, sentirte arropado por tu Amo sabiendo que apuesta por tí. Eso os hace grandes a Él y a ti. Por supuesto que es una catarsis (qué triunfo tras una batalla no lo es) y claro que le debe excitar porque para eso te ha adiestrado.
      A otro nivel a mí también me ha sucedido cuando me han buscado tras una bronca en la calle, una discusión o enfrentamiento en sus puestos de trabajo y he tenido que ajustarme a su estado de ánimo. En esos momentos soy capaz de cualquier cosa por defenderle si han actuado injustamente con él. En esas circuntancias, ellos no buscan únicamente unos ojos y oídos sumisos, una presencia sumisa y amable, el reposo del guerrero no es eso, no, no se trata de eso.
      Sí te explicas perfectamente (empleas conceptos que siento y asimilo muy bien) cuando hablas de no resistirte a él físicamente por respeto y pidiendo clemencia. Quién resiste a ese tipo de abrazo!
      Hasta hora sólo había sucumbido a Alfas muy físicos (no digo que fuesen energúmenos descerebrados) que le daban una importancia excesiva a su masculinidad, a su poderío sexual para someterme; toda mi versatilidad creativa, empatía y sensibilidad artística quedaban anuladas y relegadas a lo que ellos como Alfas piensan que debe ser la “feminidad” pero sin ser afectado o afeminado; femenino porque es alguien que les entiende como hombres, les complementa masculinamente, les aporta serenidad y les hace más fuertes y seguros de sí mismos. Siempre me advirtieron: “No quiero a mi lado a un marica liante, quejica, que me venga con celos y lloriqueos, ni que me monte dramas de culebrones. No soporto que me hagan trampas.”
      Lo que estoy viviendo en esta ocasión es bastante novedoso para mí. Se trata de alguien mayor que yo (tiene 28 años) y sin renunciar a ese instinto animal dominante propio de un Alfa, lo que más le excita y seduce es el control mental sobre mí. Sexualmente sabe que estoy muy bien entrenado para satisfacerle.. pero lo más anhela es que me rinda intelectualmente a él. Es un gran reto el que me plantea porque, sinceramente, tengo que confiesar que en ese aspecto no soy tan sumiso. No me va a resultar nada fácil. Es una gran suerte que tu Amo te maneje con esas dos riendas.
      Besos

      Me gusta

  5. En esto que dices hay algo que es la base de cualquier tipo de relación sea de este tipo o más convencional, y es que no tenemos que tratar de “vencer” a la otra persona ni “dejarnos vencer”, en el sentido más literal de la palabra o nada más en lo que se refiere a tratar de cambiar al otro o dejarnos cambiar para que todo funcione mejor. Como tu mismo dices hay que aceptar al otro como es, sin poner condiciones y sobre esa base ver si la relación puede o no puede ir adelante. A veces las relaciones no son de igual a igual y me gusta eso de “yo no soy débil pero reconozco que tú eres más fuerte”, porque el amar también implica el reconocimiento de las propias debilidades y el sacar partido de las virtudes del otro para entre los dos conseguir ser personas mejores y sí, también más fuertes…
    Rollo aparte, me encanta ese culete de la antepenúltima foto… y ¿es un “fotochop” de esos o el que está justo encima está con una empalmada de campeonato? ¡ay madre!
    Abrazos y muy buen domingo, guapo.

    Me gusta

    1. Exacto, Anónimo.. cuando hablo de luchar y vencer no me refiero a anular al otro o sentirse anulado en el caso contrario, se trata más bien de aceptar una jerarquía natural. Un buen maestro jamás humilla, ofende, ni maltrata gratuitamente a su discípulo. No se trata de hacer cambiar al otro, sino de aceptarse mutuamente. Parece tarea fácil pero no lo es, de entrada, no prometas nada que sabes que no vas a cumplir.
      Nunca entendí lo de “amores entre iguales” (no hablamos de derechos y libertades individuales, es obvio que sí) ni lo de las medias naranjas, etc.. porque cuando se acaba una relación, siempre se queda uno sufriendo por el otro. ¿Dónde están y quedan ahora las dos mitades tan iguales?
      Reconozco que tengo muy idealizados a los Alfas, pero también tengo un lema que se convierte en una prueba infalible. Me suelo decir a mí mismo:” Junto a mí se tiene que hacer más fuerte, más guapo, más atractivo… tiene que irle bien en su trabajo, aspirar a más profesionalmente, lograr sus objetivos, gustarle aún más a sus mujeres, etc..” parece una exageración y una gilipollez por mi parte. Pero cuando empieza a suceder todo eso (sin haberle dicho nada a él) entonces, tengo la prueba de que nada ha sido en vano. Mi lema funciona.
      En relación a los luchadores que practican este deporte, existen muchos vídeos en los que se ve como el vencedor tras someter al adversario y levantarse con los brazos en alto, padece una fuerte erección, y en algunos casos llegan incluso a eyacular involuntariamente. Obviamente no quiero dar a entender que sean homosexuales ni sientan nada parecido, más bien creo que se trata de la euforia que provoca la erótica del poder y el triunfo.
      Un abrazo.

      Me gusta

      1. Huy salí como Anónimo pero soy el angeloso burgalés que ya conoces para bien o para mal, jeje (un-angel36). Muerto me he quedao con la eyaculacion involuntaria, ‘jomio, jaja. ¡Besetes!

        Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s