JEU À DEUX – HABITACIÓN 322

Hola amigos, en esta ocasión os presento un post distinto a todos los anteriores. A saber: hace ya varias semanas, se me ocurrió proponerle a alguien al que no conozco personalmente y ni tan siquiera he visto (sólo por mail) escribir un texto en común  imaginándonos una situación concreta para el encuentro, e incluyendo diálogos, acotaciones, etc..  para que tanto uno como otro intercalásemos – en los espacios en blanco de ese texto que escribiríamos en común -, nuestras reacciones, sensaciones, y diálogos a modo de respuestas. No sé si me explico… Es como si tuviésemos una cita a ciegas “virtual” o, mejor dicho, una cita por “escrito”. ¿Qué ocurriría si nos “viéramos” en un café, nos citáramos para pasear, hacer un viaje, ir al cine  o… ¿por qué no, para un encuentro sexual y punto? ¿cómo reaccionaríamos ante lo que nos proponen en ese texto, qué diríamos, qué nos gustaría hacer o que nos hicieran… etc?

Pues bien, el experimento con este desconocido se llegó a hacer, a mí personalmente me gustó el resultado, pero de un modo u otro, se dejó en stand by…  Hoy lo recupero dejando “mi parte” y dejando en blanco la suya para haceros una idea de lo que os hablo. He decidido llamar a esta sección “jeu à deux” (juego a dos) , quién sabe si podría ser a tres… El desconocido, fue quien me envió primero su parte , y yo fui intercalando mis reacciones, sensaciones y pensamientos a modo de monólogo interior.

Empieza él (su parte son los espacios que están en blanco y con puntos… tendréis que imaginaros qué dice y que piensa. Os prometo que esa parte sí existió) allá vamos:

Hoy , jueves 26 de mayo 2016, Anónimo  ver blog me da permiso para incluir su “parte” tal y como recibí el texto original.

Los dos en un hotel. Hemos estado haciendo turismo y llegamos cansados a la habitación. Me tumbo en la cama, sudado, me quito las zapatillas y acudes, como buena perra, a desvestirme mientras lames todo mi cuerpo y me limpias el sudor con tu boca.

Ha sido un día precioso. He permanecido en silencio casi todo el tiempo pero muy cerca de él siguiendo sus pasos, observando todo lo que le llamaba la atención, descubriendo el mundo, la ciudad, a través de sus ojos. Nos ha tocado la habitación 322 con un balcón que da a un jardín interior. Está cansado porque no ha parado ni un segundo en su afán por verlo todo, se ha tumbado en la cama pero con las piernas flexionadas y apoyadas en el suelo, eso significa que quiere que le descalce y le desvista lenta  y amorosamente.. Mmmmm, percibo su olor. Me ha ordenado que empiece por  lamerle el cuello, el pecho, los brazos.. los echa hacia atrás y me ofrece sus axilas. Acerco mi rostro y lo restriego por esa zona como quien se adentra en un bosque, como el cachorro que se impregna con el olor de su macho. Aunque como quien dice nos acabamos de conocer, me gustaría expresarle que “comunión contigo es darte todo el placer que te mereces, alegrarte la vida, liberar tu energía sexual y hacerte más fuerte a los ojos de los demás. Comunión contigo es aumentar tu poder carnal y mostrarte toda mi devoción, respeto y obediencia. Comunión contigo es aprender a descifrar el lenguaje de tus deseos, aprender a escucharte, a respetar tus silencios y a entender tus enfados.

Estoy a sus pies abrazado a sus piernas, esperando una señal, una orden…

Me siento adorado como un dios pero quiero más, necesito que esta situación se convierta en una en la que tú tengas bien claro quién domina aquí y he decidido dominarte claramente, hablarte para que te veas obligado a escucharte a ti mismo.

No sé qué puede estar pensando ahora, y tampoco me atrevo a mirarle hasta que él me lo pida.

–  – Cómeme los pies, cerdo.

Quiere que le coma los pies. Los sostengo en mis manos como si de una ofrenda se tratara.

Daría lo que fuese por besarlos pero eso tal vez le enfadaría porque seguramente no quiere muestras explícitas de afecto. Lamer tus pies, M. es demostrarte la admiración que siento por ti como hombre. Gracias por concederme la bendición de estar a tu lado. Ha separado los muslos y elevado sus caderas un segundo para mostrarme como le abultan sus genitales bajo los calzoncillos. Él es el altar, y yo su fiel siervo.

– Pasa bien la lengua entre los dedos ¿te gusta?

  (Patada suave con el empeine, en la cara)

– ¿Qué, cómo se dice?

Sí, amo

– Así me gusta, lámeme las axilas.

Ahora sí, esta vez ha sido una orden clara y directa: Quiere que aplique mi lengua entre los dedos y lama sus axilas. Debo concentrarme en deslizar mi lengua con la delicadeza de un insecto sobre su epidermis. No me ha hecho daño, tan sólo ha calentado mis labios y mejillas para oxigenar mi cerebro. Le miro, me atrevo a mirarle… es mi mirada de devoción la que empieza a estimular y producir semen en sus testículos, y la suavidad de mis labios tras el golpe los que le comunican el fervor de mi plegaria.

Y me relajo mientras mi perro me está lamiendo los pies y las axilas que desprenden un olor a macho sudado impresionante. Cojo su cara con mis manos, le suelto una pequeña cachetada, y le señalo mi polla.


– Cómemela mientras me miras a los ojos.

Quiere que se la coma. Ha separado sus piernas cono quien abre las puertas de un templo para aprisionarme entre sus muslos y hundir mi cara en su vello púbico. Durante unos segundos me limito a olerle la polla, sé que le gusta marcarme con su olor.. pero cuando he tratado de sacársela de los calzoncillos me ha dado un abofetada. Eso me pasa por incunplir una orden y, en consecuencia, recibo mi castigo. ¡Vaya! se le está poniendo dura y no ha tardado en asomar su capullo aún envuelto en su funda de piel coronado por una gota transparente que se derrama como una lágrima viscosa. No puedo más. Se la saco del todo y rodeando con mi mano ese hermoso cilindro de carne, empiezo a pajearle lentamente. Su polla es gruesa y caliente, suave y turgente. Con su mano sujetando la mía, desde la base del tronco a la punta de su glande conduce mi mano para indicarme qué ritmo e intensidad debo seguir, pajearle como él lo hace cuando está a solas. Me encanta ver como aparece y desaparece su capullo en el hueco de mi mano lubricando el anillo que forman mi pulgar e índice. Se incorpora del extremo de la cama, y se dirige hacia la cómoda que hay enfrente. ¿Qué sucede? ¿He hecho algo mal?

Me había asustado, no pasa nada. Se ha levantado para pillar un cigarrillo. Al caminar, observo como sus testículos se balancean entre los muslos. Tiene unos huevos grandes y sólidos. ¡Por favor! deja que te los bese y sujete en mis manos para ver ese óvalo perfecto que fornan cada uno en la bolsa que los sujeta y contiene. Abriría la boca, y uno a uno, los lamería hasta hacerlos flotar sobre mi lengua. Los succionaría como se engullen los besos… Esto es lo que más deseo en estos momentos. Con el cigarrillo humeante en los labios, me mira y sonría. Tiene ganas de relajarse y seguir disfrutando de comida de pies, polla y axilas

– ¿Quieres maría? Gánatela.

Y empieza a hacerme una frenética mamada que me hace llegar casi al cielo pero deseo hacer las cosas de modo más calmado. Con más tiempo.

(Señalándome en dirección a su polla que goza de una enorme erección)

Con su hermoso cetro en mi mano le realizo pequeñas presiones a modo de código Morse, y como respuesta recibo por su parte la respiración caliente de sus pulmones y el palpitar de su sangre. Ahora le estoy trabajando el abultado capullo sólo con los labios y la lengua con diferente ritmo e intensidad: desde mamar delicadamente como hace un cachorro a su ubre, (saboreo su flido preseminal) hasta emepazar a tragármela entera formando tres anillos frenéticos (boca y dos manos) sobre el tronco de su polla. Me hace una señal… ha estado a punto de correrse y quiere gozar más, mucho más..

Se acerca a mí con el gigarrillo en la mano ¿Qué pretende?

– – ¿Quieres maría? Gánatela.

Y empieza a hacerme una frenética mamada que me hace llegar casi al cielo pero deseo hacer las cosas de modo más calmado. Con más tiempo.

No, no me apetece fumar, no es el humo lo que más me embriaga, sino el olor almizclado que desprenden tus feromonas. Perdóname, no he podido contenerme. De nuevo otra señal.

Arrodillado a sus pies y con las manos cruzadas sobre mi espalda, he comenzado a chuparle la polla con verdaderas ansias. De repente, coloca su mano rodeando mi cuello como si quisiera notar en mi garganta todo el volumen y longitud de su verga como si yo fuese un fakir tragándose una espada. ¿Es eso?

Me equivoco de nuevo, se trata de una señal que me hace para que vaya más lento, quiere ser él quien controle el ritmo como buen macho alfa. Un hilo de saliva se me descuelga de los labios; con uno de sus dedos él lo recoge y hace regresar a mi boca. No desaprovecho la oportunidad de chuparle ese dedo travieso.. Bien! me ha sonreído, es señal de que le ha gustado. Me introduzco el dedo y su polla conjuntamente y continúo chupando, mamando , devorando…

– Poco a poco, hasta el fondo y mirándome a los ojos. Lo hemos hablado muchas veces, tienes que mirarme a los ojos, necesito encontrármelos mientras me la comes para sentir que te domino, que esto es algo único para mí.

Quiere que vaya más lento y que no deje en ningún momento de mirarle a los ojos. Asiento con la cabeza.. quiero decirle: sí, mi dueño y señor, no apartaré mi vista de tus ojos ni un solo segundo. Pero no digo nada. Hoy le veo más alto y poderoso que nunca, quizá se deba a que estamos en una habitación de hotel y fuera de nuestros espacios habituales. Me gustaría decirle en este preciso instante, que para mí es el hombre más hermoso de todos, mi macho alfa. Tiene una mirada penetrante y cautivadora. No, no debo desconcentrarme.

Está sujetando mi cabeza entre sus manos y aumentando el ritmo de sus embestidas. No debo pensar en otra cosa que en proporcionarle el mayor placer posible. Soy un interruptor eléctrico, como quien enciende y apaga una lámpara… él me abofetea para que me detenga, para que vaya más rápido, más suave, más lento, más prieto. Un momento, le escucho respirar más rápido y agitado ¿Va a correrse?

(Se la saca de la boca y le arreo un bofetón)

– ¿Te gusta comer polla?

Claro que me gusta ¿cómo me puede preguntar eso? pero también me muero por decirle que su polla no es sólo un apéndice separado del resto de su cuerpo, lque la sangre que engrosa el tallo esponjoso y duro de su falo es la misma que circula por las venas de sus poderosos brazos. Te amo desesperadamente M… M, de macho, hombre en su conjunto.


– Dímelo con mi polla en tu boca, puto.

No quiere que hable, si tengo que decirle algo que sea con su polla dentro de mi boca. Lamo y succiono uno a uno sus huevos para calentar la simiente que más tarde verterá en  mi puta cara de esclavo. Voy a hacerle una señal vertical con la punta de mi lengua sobre el capullo para hacerle saber que “sí”, que me gusta mucho el sabor y textura de su cipote.

¿Captas mi señal? mira, deslizar vertical e intermitentemente mi lengua sobre el frenillo de tu glande ,arriba – abajo, arriba-abajo, significa “sí”..

Me contesta, pero quiero más.

– Ahora díme el alfabeto, venga.

 Sí, ha captado mi señal y respuesta a su pregunta,  Me propone un juego que vio una vez en un vídeo porno.  éste es el vídeo en cuestión Dice que le encanta que se lo hagan. Se trata de ir diciendo el abecedario completo con su polla dentro de mi boca y sin parar de mamársela.

Aaaa… abro la boca y el paladar lo máximo posible para para que ese dragón que escupe fuego sagrado rellene por completo mi cavidad sonora.

Bbbb… Los labios se suavizan para acariciar el glande con la delicadeza de un beso

Cccc… la lengua quiere intenta reposar sobre los dientes superiores pero en su camino se encuentra un cilindro carnoso, vibra justo sobre el frenillo del glande, él te retuerce de gusto.

y así continúo recitando el abecedario entre gemidos y gruñidos como un animal conectado a sus instintos más primarios. El sonido de mi propia voz como si de un mantra se tratase, me transporta a otra dimensión. Sólo me queda una pequeña luz de entendimiento, como aquel hombre primitivo de las cavernas que adecuó sus cuerdas vocales para gritarle al mundo que sentía hambre, un hambre inconsolable de saber y trascender.

Y como en otras ocasiones, empieza a decirme el alfabeto entre arcadas que le provoca mi gruesa polla en su garganta; es un verdadero placer verle mirándome a los ojos mientras se esfuerza por comérmela, complacerme y respirar.

(*) Éste es el vídeo al que él se refería…  click aquí  mirad como un alfa goza y sabe hacer gozar a su beta. El pussyboy  lo hace muy bien, me identifico plenamente con él,

 

Anuncios

10 comentarios en “JEU À DEUX – HABITACIÓN 322

  1. Creo que por como voy reaccionando y haciendo lo que me pide, es fácil imaginártelo. 😉
    Lo del abecedario admite muchas variantes: pedir que te digan la frase que más te ponga, silabeando cada palabra mmmme gu-ssss- taaaa muuuu-chooo ch-.uuuuuuu-paaaa -rrrrrrr- teeee- laaaaa
    imagínate esa r vibrando en tu frenillo ajjajjajjajjja…

    Me gusta

  2. Cago en la ostia eres un bixo, Javi! me ha molado este formato xq m puedo imaginar diciendote y mandando hacerme a mi lo q quiera jejeje y a borde y a mandón no m gana a mi nadie :p
    Pensaba q t iba a quemar con el cigarro o mordert las tetillas, xq a ti te va q te t follen duro, eso se nota y este tio se nota q no t daba lo q tu necesitas. Oye javi, si quiero participar cómo coño lo hago? sería la 1ª vez q m follo a 1 tío pero contigo no m importaría, xq si le hago a 1 tía todo lo q m mola hacer follando, cojerle del pelo y darle fuerte x el culo y decirle warradas y lefarle la cara, lo mas seguro es q m mande al carajo o m denuncie jejejej tmpoco lo hago xq no m gusta hacer daño a 1 tia ¿comprendes? pero mi naturaleza es dominante y tu tienes agüante de la ostia. Lo q yo t mandaria seria en 1 sitio de Bilbo q me da 1 morbo q te cagas. Y seria decirte muxas warradas y hacerte muxas preguntas, me pone muxo hacer muxas preguntas y ponerte muy nervioso y obligarte a responder o ostia jejejej q me dices a lo q te propongo? hace?
    Pero dime como hago para mandarte lo q escriba, no se m da bien escribir pero lo intentaría jejej
    Contesta x favor. Gabon mutil

    Me gusta

    1. Hola, Koldo.In … no entendí bien lo del sitio ese de Bilbao ¿que yo vaya allí?
      Pues podría estar bien un texto donde dos personas se hacen todo tipo de preguntas en una primera cita… tú pregunta, pregunta jajjajjaj que yo tampoco me voy a quedar corto.
      Koldo. mira arriba a la izquierda.. hay un mail de contacto.
      Un saludo.

      Me gusta

  3. Bueno-bueno-bueno, no me extraña que te salga tanto admirador con textos tan tórridos como este y en el que dejas espacio a la imaginación del calenturiento lector para poner las palabras donde tú solo dejas puntos suspensivos…la verdad es que yo no creo que pudiese articular mucho más que suspiros y gemiditos con el trabajo tan esmerado que estarías haciendo tú, aunque con la descripción tan detallada que haces de los atributos del caballero casi como que me dan ganas de quitarte el puesto, jajaja.
    Pero sí, este “jeu a deux” así como experimento puramente literario es algo interesante y que debe resultar curioso de hacer…
    Abrazos, y buen comienzo de semana, guapo.

    Me gusta

  4. Hola, unangel36.. el texto de “el desconocido” existe en verdad, lo que pasa es que al final no se decidió a darle el visto bueno. Por eso aparece en puntos…. (espacio en blanco)
    En futuros experimentos, no admito más desconocidos ni anónimos.
    Un abrazo.

    Me gusta

  5. Eres un provocador… sexy, excitante y excitado; consigues que fantasiemos con poseerte.
    A propósito, hace ya bastante tiempo que mi Amo no me da licencia para ejercer de macho con algún cachorro, y me estoy dando cuenta que lo siento… (estos puntos corresponden a una sonrisa)
    Besos

    Me gusta

    1. Te sorprenderías si vieras lo tímido que soy hasta que no pillo confianza con alguien. Aunque es cierto que para mí la energía sexual tiene mucho de creatividad, casi de sacramento. ajjajajja
      Bueno, bueno… no sé quien es más seductor de los dos 😉
      A mí también me ha atraído en más de una ocasión enrrollarme con otro chico, pero en eso mis alfas han sido implacables y nunca me lo han permitido. Hasta el momento sólo he hecho dos tríos y han sido por sugerencia de uno de mi alfas, y en esas dos ocasiones, mis partenaires fueron chicas. A mi amo le excitaba la idea de verme follar con una chica, pero cuando comprobó que a mí me estaba gustando la experiencia y ejerciendo de activo, nos cortó el rollo en seco 😀
      Creyó que le estábamos ignorando.
      Besos

      Me gusta

  6. Pues a mí me ha encantado, es curioso que tengas tanta colaboración pero luego cuando colaboran contigo van a degüello a por quien sea en los comentarios , me da bastante que entender de ciertas cosas de la blogosfera.

    Me gusta

  7. Me parece que sé a qué caso te refieres… en esta ocasión “desconocido” (no me pone tampoco nombre) por el motivo que sea, no se decidió a publicar su parte. A mí lo único que me pueda incomodar de este asunto es que parezca que se trate de una triquiñuela que me saco de la manga para no se sabe qué fin o propósito. Me jode un poco porque de alguna manera me quedo “vendido”, pero bueno, tampoco es tan grave. No hace falta subrayar que lo que a mí me pueda interesar, a los demás no les seduzca lo más mínimo. En realidad, “jeu a deux” no es más que una simple idea de las muchas que me pueden surgir. Yo creo que no difirería mucho de cualquier conversación que mantendrían dos personas (que no se conocen) por guasap o por mail, pero imaginando estar en una situación concreta para luego publicarla de mutuo acuerdo. Es posible que la blogosfera tenga sus normas, élites, y todo eso… yo soy un astronauta recién llegado y esta nave irá siempre a la deriva.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s