LA ESCLAVITUD COMO TROFEO

En más de una ocasión E.C. ha invitado a uno de sus mejores colegas al apartamento para tomar unas cervezas, jugar a la play, ver un derbi,  final de la copa, una carrera de motos, etc… o simplemente para pasar un rato divertido entre amigos. Naturalmente, el invitado ya está al tanto de la relación que mantenemos E.C y yo, también sabe que por ser colega de un macho alpha será tratado y considerado como corresponde. Los gestos, voces, y expresiones que utilizan ambos, esa manera de comportarse entre ellos exagerando sus masculinidades al máximo no sólo tratan de impresionarme, sino recordarme cual es mi rol y status respecto a ellos. En esos casos no me queda otra que actuar ( pero no en el sentido de fingir un papel) ¡NO! actuar significa pasar a “la acción”. Tras abastecerles de cervezas y aperitivos (a veces me ordena quedarme en la cocina preparando algo de comer) lo habitual es que tras un chasquido de dedos me recuerde cual es mi sitio: arrodillarme a sus pies y abrazado a sus piernas. Si la velada – aderezada con suficiente alcohol y otras sustancias –  trascurre con normalidad (que vaya ganando el equipo favorito de fútbol es un plus, no cabe duda) y el estado de ánimo de los dos roza la euforia, mi alpha permite que mi cabeza descanse en su entrepierna; y si está realmente está cómodo y a gusto empieza a acariciarme el cabello como haría con su perro. De repente, como movido por un imperioso resorte, cierra de golpe las piernas estrangulándome entre sus muslos.

– ¿Qué estas pidiéndome con esa mirada, eh? Venga, dime… ¿qué quieres?

Oigo a su colega soltar una carcajada, pero en realidad sólo trata de disimular porque desde hace ya un rato, me he dado cuenta que apenas puede controlar la erección que se le insinúa bajo sus vaqueros.. sé también muy bien que al igual que su amigo, a él le encantaría tener a sus pies a un sumiso rindiéndole devoción y pleitesía. E.C. – mi macho alpha –  no desaprovecha la ocasión para presumir ante su invitado del privilegio que supone disponer para su placer del servicio de un pussyboy (esclavo beta), por eso aprovecha ese momento para reforzar su naturaleza dominante y consolidar su jerarquía . De nuevo, movido por un impulso repentino, desabrocha la bragueta de sus vaqueros y coloca su polla morcillona sobre mi rostro. Se parten de risa los dos.

– Esto es lo que quieres, no? mira la carita de felicidad que se le pone a mi perrita en celo. Dile a mi amigo lo mucho que te gusta mi polla…

Más que gustarme, su entrepierna es el altar del dios al que idolatro… pero lo que más me atrae de un alfa es que es un compendio de muchas cosas, cada una de sus células lleva su ADN formando un todo donde mi voluntad y pensamiento naufragan como un frágil barquito en la búsqueda de un puerto. Él es consciente de mi ansiedad por besarle y abrazarme a su cuello – lo sabe muy bien –  por eso me obliga a concentrar todas mis energías de esclavo únicamente en su falo: “Soy tu macho alpha, En tu cabecita sólo debe existir una cosa: No hay otra polla que la mía a la que deber venerar y servir con auténtica devoción. Ante mis ojos tu ridícula “cosita” (por desgracia no es ridícula ni cosita) desaparecerá de mi vista escondida bajo tus manos como un torturado y húmedo clítoris. No podrás correrte sin mi permiso. Sólo alcanzarás el orgasmo con mi penetración, con un poco de práctica tu culo y próstata funcionarán como una vagina y tus orgasmos serán muy intensos y profundos. Pero lo más importante: no olvides nunca que existes únicamente para servirme y proporcionarme el máximo placer posible.”

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no es de extrañar que me ordene desnudarme ante él y su amigo. 

– Ése es tu estado natural, ausencia total de ego – suele decirme.

Quiere mostrar mi cuerpo como si de un trofeo suyo se tratase, la pieza de caza que un macho alpha exhibe orgulloso ante los demás para presumir de esclavo… desnudo, desprovisto de ego y totalmente indefenso, le resulto más tierno y apetecible. Quiere que su cachorro se mantenga atlético y en buena forma física, que tenga “aguante” para soportar el ritmo frenético de sus folladas. Hay que ser y estar fuerte para someterse al instinto animal de un macho dominante. 

Verme desnudo por el apartamento la mayor parte del tiempo le tranquiliza, sabe que puede disponer de mi en cualquier momento para complacerle sexualmente sin oponer ninguna resistencia. 

– ¿Sabes que lo que más me excita de ti sexualmente?  

(……….)

– Tu obediencia

Anuncios

12 comentarios en “LA ESCLAVITUD COMO TROFEO

    1. Con el amigo de E.C. casi me atrevo a decir que imposible, porque además de conocerse desde niños los dos tienen tienden a ser dominantes y entre ellos respetan la jerarquía.
      La situación que describo se ha producido ya en numerosas ocasiones, pero aunque a Cisco (el amigo de E.C.) le pueda resultar excitante y morbosa nuestra relación, es de esos millones de tíos que nunca darían el paso de enrollarse con otro tío.

      Me gusta

  1. Igual que Christian Ingebrethsen pensé que ibas a follar con el amigo. ¿Contarás alguna experiencia con dos tíos a la vez? 😛

    P.D. ¿La primera foto de esta entrada sales tú con otra persona o no?

    James

    Me gusta

    1. Sí, James.. lo haré. Christian Ingebrethsen que es muy agudo ya percibió que con Edu y Javi (los hermanos gemelos pelirrojos) hay mucha tela que cortar en ese aspecto. Aunque ya les dicho que he abierto este blog hace relativamente poco y he he contado algo de nosotros (pasan de todo y les divierte) les he pedido por favor que entren un día “aquí” y dejen constancia que no les importa que siga contando cómo fue nuestra relación. Creo que no va a haber ningún problema.
      No,James, no soy el de la foto.
      Un achuchón-sito 🙂

      Me gusta

  2. Con todo lo que has contado yo sí tengo claro que solo ibas a estar con tu macho alpha y no con el amigo. Está muy bien todas tus experiencias pero yo te deseo enormemente que te enamores perdidamente de alguien que se enamore de tí y forméis una pareja estable, no tipo esclavo, no sé si me explico. Porque aparte de que seas bello por fuera creo que todavía eres más bello por dentro y eso tienes que compartirlo en pareja pues serías muy muy feliz. Un abrazo.

    Me gusta

    1. Te explicas perfectamente, j.andaluz… es curioso como poco a poco ya me vas (me vais) conociendo, es algo que no me hubiese imaginado que sucedería nunca.
      Respecto a lo de enamorarme de otro tío, ése es mi problema; tengo tan sublimada y sobrevalorada lo que representa la masculinidad (se trate de un homo o un hetero) que me incapacita desarrollar una relación afectiva con otro hombre sin “someterme ” a él. Es un bloqueo emociocional el que me lo impide. Y te voy a confesar una cosa: lo que más desconcierta y de algún modo me hace “sufrir” es cuando alguien (como es tu caso) me habla amable y cariñosamente. Es que me quedo muy cortao sin saber qué decir más que gracias, de verdad.

      Me gusta

      1. Hola Javi, te entiendo y comprendo perfectamente pues, de una u otra manera, cada uno de nosotros hemos vivido nuestra sexualidad o nuestro todo de maneras parecidas. No quiero que te sientas “mal” por no saber qué responderme, al contrario, me enfadaría si en algún momento te pusieras mal por eso. Sé tú mismo siempre, una de las cosas que admiro de tí es cómo vives tu sexualidad y lo plasmas en el blog porque estoy seguro que te está haciendo un bien tremendo, yo hice algo parecido pero no en un blog pues a raíz de unos abusos sexuales que tuve de un “machote” a los 5 años me bloqueé y tuve anulada mi sexualidad hasta los 25 años así que imagínate lo que llevo a mis espaldas…nunca comprendía porqué las chicas se enamoraban de mí y yo no,les correspondía (y no porque yo sea un Adonis, soy un tío normal), a la vez me llamaban la atención los chicos pero yo estaba tan anulado que después de superarlo me dí cuenta y me confesaron que se habían enamorado de mí aunque ni remotamente me lo podía imaginar. Te digo todo ésto porque en la vida con esfuerzo y tesón se consigue salir de todo, con mucho esfuerzo y gracias a terapeutas (psicólogos y psiquiatras), a la vez que con ayuda de mis padres, familia y amig@s pude encontrar la naturalidad, recuperar o tener mi sexualidad que siempre tuve desde que nací pero que tenía mutilada (como te dije a los 25 años). Creo que recuperé el tiempo, ya que lo poco aburre y lo mucho cansa, yo creo que tuve las experiencias sexuales que tuve que tener, enamoramientos, desenamoramientos…hasta verme hoy felizmente casado con mi chico (ya tengo 38 años y 8 en pareja)…osú lo que me enreo…lo que te quiero decir es que no tengas miedo de nada ni de nadie, de todo se sale, de todo se aprende, siempre se avanza…. El día menos pensado encuentras a tu “chico” sin ni siquiera pensar si tienes dependencia de un macho alpha o no, quién sabe, tú solamente crece, hazte grande interior y exteriormente y no te preocupes de nada más, la vida te irá diciendo y como dice Antonio Machado : caminante no hay camino, se hace camino al andar”…Decirte que yo es que soy muy cariñoso, tanto contigo y como prácticamente con todo el mundo, además creo que leo tu mente y te entiendo perfectamente, incluso entre en lo que escribes a veces percibo sentimientos, sufrimientos y anhelos que tienes que aunque no lo plasmas escribiéndolo sí sé que lo tienes en tu mente (no soy adivino, simplemente la experiencia de vivir). Bueno, un abrazo, y no quiero que te sientas obligado a contestar ni a mí ni a nadie, un abrazooooooooooooooooooooooo.

        Me gusta

      2. Me ha impactado mucho tu comentario, j.andaluz… me siento reflejado en lo que cuentas porque hemos pasado por experiencias muy similares. Si he decidido contarlas (te prometo que por delicadas y desagradables, pensé que sólo me iban a interesar a mí ) es porque no quiero ningún rastro de mentiras y autoengaños en mi vida. Yo pasé por lo mismo que tú y curiosamente a esa edad (ya he dado varias pinceladas sobre este tema) y por supuesto que deternina tu sexualidad y afectividad en muchos aspectos. Aún muy niño (lejos aún del desarrollo natural) mi comportamiento se volvió “muy sexual” seducía, provocaba, incitaba y coqueteaba descarada y sexualmente con los demás,busca contacto sexual porque creía que sólo “ofreciéndome sexualmente” podría conseguir la amistad y el afecto de los demás. Y si lo cuento es porque, en primer lugar, es a mí mismo a quien me interesa “contármelo” para aceptar los hechos, y después… quizá, tal vez, ayude a algunos a entender muchas cosas de las que cuento. No cabe duda, que me he visto obligado a madurar sexual, humana y mentalmente antes de tiempo y a marchas forzadas para sobrevivir. Al igual que tú, por suerte,también he contado con bastante ayuda (terapeutas y “la otra orilla extranjera” de mi famila)…pero a mi edad, aún me queda mucho por aprender de mí mismo y de la vida. Digamos, que ahora estoy en un proceso de “discernir”, no es fácil, pero en ello estamos.
        Gracias por tu comentario tan sincero y humano, y por todos esos buenos deseos.
        Un fuerte abrazo.

        Me gusta

  3. Al leer entradas como la de hoy entiendo mejor el sentido que tenía poner un enlace como el que dejaste unos días a un artículo en el que se comparaba un poco los códigos de conducta en este tipo de relaciones con los que existen entre los lobos, y lo digo por esas señales ( gestos, palabras, actitudes ) que se emiten en ambas direcciones: las tuyas hacia él y las de él hacia ti, intentando en todo momento subrayar su posición superior y tu sumisión….y como siempre te digo, me cuesta meterme en tu piel. Entiendo lo reconfortante que puede ser sentirse arropado y protegido por alguien más fuerte que uno mismo, de la misma manera que entiendo -porque lo siento- ese sentimiento de dar cobijo y protección a la persona que amo…quizás lo tuyo es lo mismo pero llevado al extremo, a un extremo que se encuentra un montón de kilómetros más allá. De todos modos y como siempre te digo -otra vez- tú eres tú y no hace falta entenderte, solo conocerte y respetar que seas como eres 🙂
    …y que siempre es interesante ¡y estimulante! el leerte, jaja, pero no voy a seguir repitiéndome más, ¿no?

    Me gusta

    1. Pues a mí no me importa repetir que haces unos análisis que me dejan alucinado, unangel. El ejemplo de los lobos es perfecto para explicar algunas cosas. Y tienes mucha razón: en mi caso o se es A o se es B, normalmente no caben posiciones intermedias: A mí también me pasa lo mismo con vosotros cuando os leo, veo una película, o soy testigo de una relación en la dos personas se quieren equilibradamente… pero para mí es como asomarme a una valla a contemplar el mundo de los otros.
      Ah, ahora que hablo de esto, me gustaría aclarar una cosa: como casi todo lo que en este blog cuento son vivencias de este tipo, puedo dar la impresión errónea de que tengo mucha experiencia en relaciones con tíos y que me encuentro un alfa en cada esquina. Rotundamente falso tanto en un supuesto como en el otro, mentiría como un estúpido porque no es cierto. Creo que ya he comentado en otra ocasión que en total no he estado con más de 15 tíos (cuando digo en total es en total) y que “verdaderos” alfas son poquísimos, y que estén dispuestos a mantener una relación con otro tío…. vamos, uno entre diez mil.
      Es más, en mi caso, no teniendo más ojos que para ellos (los alfas) en verdad sólo he estado con cinco; lo que ocurre que una vez que nos “encontramos” la relación suele dura bastante tiempo.
      Resumiendo, si he dado la impresión que en mi vida cotidiana a cada paso que doy me encuentro un tío con ganas de “marcha” de este tipo estaría mintiendo como un bellaco jajajjjj para nada. A decir verdad, que yo me de cuenta, a mí me entran poquísimos tíos.
      Un abrazo

      Me gusta

  4. Pues la verdad que ahora mismo no recuerdo los enlaces a que alude Un Angel,, de los códigos de conducta.
    Pero hablando de lobos.
    Un antiguo índio Cherokee dijo a su nieto, ” Hijo mío, dentro de cada uno de nosotros hay una batalla entre dos lobos. Uno es Malvado. Es la ira, la envidia, el resentimiento, la inferioridad, las mentiras y el ego.
    El otro es Benévolo. Es la dicha, la paz, el amor, la esperanza, la humanidad, la bondad, la empatía, la verdad. ”
    El niño pensó un poco y preguntó, ? Abuelo, que lobo gana? El anciano respondió , ” El que alimentas”

    Abrazo

    Me gusta

    1. Muy bueno y oportuno ese proverbio cherokee, Juan. En verdad, o nos hacemos miserables, o nos fuertes. La cantidad de esfuerzo es el mismo.
      Estoy convencido que uno de los vevenos más letales del ser humano es el ego. Si algo me gusta de tema Dom/Sum (no me voy a extender) es precisamente porque me ha hecho reflexionar sobre aspecto. Verme desnudo, humanamente desnudo y desprovisto de ego, sin otra cosa que lo que puedo ofrecer y entregar de mí mismo.. sinceramente, es algo muy interesante (para mí). Ojo! no quiero dar a entender que para luchar contra el ego te tengan que humillar, degradar, torturar, etc… no, para nada, tiene otra lectura. En definitiva, lo que entiendo del proberbio que traes a colación es que todos llevamos dentro estos dos lobos y que debemos “alimentarlos” equilibradamente para que uno no se revuelva , ataque, y domine al otro.
      Un abrazo.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s