EL PLACER DE SER CRUEL

No soy yo el único que progresa gozando como esclavo sumiso, mi alpha también necesita placeres nuevos que alimenten su libido. Como buena puta  sé que cultivando y estimulando mi imaginación, los caminos y sendas que traspasaremos él y yo serán infinitos, variados e inagotables. A veces me suelen preguntar mis amigos:¿Cómo puedes admirar e idolatrar a un hombre si le permites que emplee contra ti toda esa violencia, crueldad y dolor? ¿hasta ese punto eres masoca? – y yo les digo que no se queden con lo más simple y obvio a simple vista porque obtendreis una simplonería por respuesta y os quedareis en lo superficial.  El dolor, en mi caso, está directamente relacionado con la entrega absoluta al objeto de mi admiración: EL MACHO DOMINANTE es una cuestión de grado e intensidad: ¿Podéis entender que se pueda amar tanto a un hombre hasta el punto de dolerte el alma? ¿Que el placer que experimento cuando me toca, me acaricia y me folla, llegue a ser tan intenso e inseparable del dolor como el agua de la sal en un océano? ¿Creéis que no hay dolor en el beso? pues te duelen los labios de pura ansiedad después de ser mordidos y a continación su lengua los lama antes de engullirlos entre los suyos; hay amores que matan, exacto. MUERO POR ÉL porque me mata de gusto cuando me folla. Y os aseguro que a él le sucede exactamente lo mismo, somos dos fieras hambrientas e insaciables de placer.

El dolor que él me inflinge provoca en mí una vibración amorosa que conecta con su instinto de animal dominante  y hace que los dos – dominante y dominado –  a través de los órganos de la voluptuosidad nos arrojemos a ese mundo de placeres sin límites ni leyes. Él suele decirme:

– Me gusta estar contigo porque eres una puta que no sabe mentir ni engañar, no me puedes fingir ni engañar respecto a lo que sientes tanto si te follo como si te caliento a cachetadas. Cuando hay dolor por medio es imposible fingir ni engañar. Por eso cuando me haces una mamada y te clavo la polla hasta el fondo de la garganta quiero que no dejes de mirarme a los ojos ni solo un segundo, quiero ver esa expresión de perra hambrienta en tus ojos gozando a tope. Cuando te azoto el culo hasta ponértelo ardiente y tierno siento perfectamente como tiemblas de gusto suplicándome que hunda mi polla en él hasta el fondo. Con muchas tías con las que he estado, en el momento de tocarlas y meterle los dedos en el coño cierran los ojos como si huyeran de mí, cuando las follo siguen cerrando los ojos y comienzan a dar gemiditos… pero por el crispamiento de sus dedos al tocarme, por la densidad y temperatura de su piel y otras cosas más, sé que están fingiendo como bellacas únicamente por complacerme, es el clásico paripé que emplean para mantenerme a su lado como pareja. Se “sacrifican” para retenerme a su lado, pero tú eres distinto. No todas, obviamente, pero sí una gran mayoría de ellas. El mejor modo de follar a una tía es por la oreja diciéndoles al oído lo que quieren escuchar mientras desahogas en su coño tus instintos de macho. En cambio contigo, maricón, me siento libre como hombre, no me siento estoy atado a nada, no tengo que darte ningún tipo de explicaciones porque sé que como macho poseo todo lo que tú tanto deseas, necesitas y estarías dispuesto a sacrificar por mí. Trabajo porque tengo la hipoteca de una casa que pagar y donde viviré con ella cuando nos casemos, y además están las letras del coche, los muebles… pero tú pagarás además de la gasolina, mis gastos, bebidas, tabaco, etc.. todo lo que a tu macho le ponga contento y excitado ¿de acuerdo? el placer que no se paga no tiene gracia, resulta insípido y aburrido como todo lo gratuito. Tú como buena puta pagarás a tu macho.

En cuanto al tema de la crueldad, a él ni por asomo le viene a la cabeza la idea de si es caritativo o ético causarle daño a otro para deleite propio. ¿Qué le importa a un alpha el dolor que provoca en un subordinado?.. Y en lo que a mí me concierne ¿Por qué evitar un dolor que apenas me costará una lágrima y que, por el contrario, además de unirme aún más a mi hombre  me va a provocar un inmenso placer?.  Nosotros hace ya tiempo que ya cruzamos las fronteras de lo socialmente aceptable, las leyes de “lo normal” y la moral establecida.

Estoy seguro de que mi alpha no oye esa voz ilusoria de la naturaleza en cuanto a lo que debemos hacer a los otros, qué agujeros rellenar, qué sexo elegir y preferir, o lo que NO queremos que nos hagan. Ese lema de que “La naturaleza dice que no debemos hacer a los demás lo que no queremos que nos hagan” sólo puede venir de los hombres débiles. Un verdadero macho superior se cudaría muy mucho de utilizar ese tipo de lenguaje. ¡Qué estupidez es ésa ! , diría  mi amo ¿Acaso la naturaleza que siempre nos aconseja disfrutar, que jamás nos mueve a otra cosa que no sea gozar, sería tan absurda y contradictoria como para privarnos del placer si eso causa dolor al esclavo sumiso que enamorado se entrega a su dueño?

Es cierto, la naturaleza madre de todos nosotros, sólo nos habla a nosotros sus hijos sin religiones, prohibiciones  ni leyes; nada es tan egoísta ni tan voraz como su voz. No hay más que observar las estrategias de los depredadores por saciarse de proteínas. Y es muy claro su consejo de deleitarnos no importa a expensas de qué o quién. La crueldad es el principal sentimiento que nos inculca la naturaleza. Y la crueldad forma parte de la naturaleza de mi amo pero eso no le convierte en ningún depravado. Y yo me someto a él porque le amo sin límites y por la excesiva sensibilidad que mis órganos día a día van adquiriendo.

Anuncios

13 comentarios en “EL PLACER DE SER CRUEL

  1. Es en estos posts cuando más incómodo me siento al leer lo que pones. Por supuesto no me refiero a cómo lo escribes (como siempre, da gusto leerte), sino más bien a lo que escribes acerca de la “dominación” y el “dolor” como algo habitual en tu relación. Como siempre, si es algo aceptado de una forma consciente por ti, no le veo mayor problema. El tema es que no lo sea, y simplemente te hayas acostumbrado a todo porque así fue tu aprendizaje (precoz) en el sexo. Supongo que será complicado diferenciarlo ahora.

    Un saludo, Javi.
    (por cierto, eres tú el de la foto apoyado en la pared? Muy guapo)

    Me gusta

    1. Sí Pablo, fui muy precoz sexualmente (no porque yo lo quisiera) aún no me había desarrollado, es más, no sé cual sería la causa pero lo cierto es que no maduré sexualmente hasta los catorce años tardíos cuando algunos de mis compañeros lo hicieron a partir de los once. Pero bueno… empecé a tener orgasmos internos a pesar de no eyacular plenamente, sólo lubricaba.
      Cada cual tiene lo que le ha tocado.

      Me gusta

  2. Me pasa igual que a Pablo, me gusta mucho como escribes pero algunos posts me dan mal rollo porque lo que cuentas me hace pensar irremisiblemente en todo lo que has pasado.

    ¿Has probado otras maneras de tener sexo? Creo que la pregunta es un matiz muy importante porque no es lo mismo lo que has elegido a quedarte con lo único que has conocido. Aparte una vez te dije que conozco varios dominantes y no veo reflejado lo que me cuentan ellos con los que cuentas de los alfas que has tenido.

    Abrazotes.

    Me gusta

    1. Lo que he pasado es “el precio” que tengo y he tenido que pagar por haber nacido.
      Entiendo el matiz de tu pregunta, Christian… mi respuesta: sólo puedo desear y amar a quienes me imponen esta modalidad de sexo. Veo muy hermoso y me emocionan “otras historias” cuando les pasan a los demás, cuando las leo en una novela o las veo en una peli, pero no me podrían suceder a alguien como yo que ha nacido únicamente para servir al macho alfa.
      Hay muchos dominantes que no son vedaderos alfas, al igual que hay muchos tipos de sumisos.
      No hay que confundir a un tipo que tiene un carácter fuerte (irascible, impertinente, insoportable) o a alguien que le da morbo “jugar el rol de dominante” (se viste de cuero y hace sesiones de BDSM) con un verdadero alfa.
      El alfa necesita someter (es su naturaleza) y la palabra clave es “control”, necesidad de llevar el control absoluto de y para su propio placer.
      Ojalá que se asomen por aquí los alfas a los que me refiero para que puedan distinguirse claramente las diferencias.
      Ya te pasaré links (por si te apetece) y verás que mi relación como Beta es muy muy light si lo comparamos con otro tipos de sumisión.
      Abrazotes.

      Me gusta

  3. Como a los demás, estas entradas en las que hablas “desde dentro” de lo que supone tener una relación como las que tú tienes, me resultan más complicadas de digerir. Manteniéndose de mutuo acuerdo y entre personas adultas responsables supongo que no es más que otra opción sexual más que simplemente hay que tratar de respetar, pero es inevitable tratar de razonar las cosas según el propio criterio de uno mismo y tratar de proponerte un “remedio” a algo que para ti no es un problema sino todo lo contrario. Cuando me dijiste ayer que nunca habías tenido una relación “convencional” de “amor romántico” por llamarlo de algún modo entre igual e igual y no entre “macho” y “esclavo”, no he podido dejar de preguntarme si cambiaría tu punto de vista de haber tenido posibilidad de probar algo que no fuese esto a lo que estás acostumbrado…pero en fin, tú no lo planteas como un problema que tienes que superar sino como una situación en la que te gusta estar, entonces ¡para qué hablar más!
    Y otra curiosidad: ¿la relación termina cuando lo decide el macho alfa, o eres tú quien ha puesto en alguna ocasión el punto final?
    …como siempre unos abrazos y feliz día.

    Me gusta

    1. Un-angel, soy consciente de que te cueste digerir un tipo de relación como las que suelo tener, ni las considero sanas, normales, etc.. ni se las deseo ni recomiendo a nadie. De verdad te lo digo.
      Os agradezco (porque percibo un cierto matiz de preocupación y sinceridad) cuando me planteais que me plantee otra modalidad de vivir, expresar y relacionarme “libremente” con la sexualidad y la afectividad. ¿Que si cambiaría mi punto de vista si hubiese tenido la posibilidad de probar otra cosa a lo que estoy acostumbrado? Sinceramente, no lo sé, un-angel… supongo que sí. Tampoco creo que me dejasen mis alfas. Ten en cuenta (esto es importante) que desde pequeño, no terminaba de estar con un alfa cuando ya caía en manos de otro y así sucesivamente.. Ellos jamás me hubiesen permitido BAJO NINGÜN CONCEPTO tener otro tipo de relación con otros tíos ¡ni mirar a otro tío! (me dan escalofríos sólo con pensarlo) ¡qué dices!
      La relación termina en mi caso porque cambio de ciudad (bastante a menudo por el trabajo de mi madre y su pareja) o porque un alfa me arrebata de la vida de otro alfa. Te uro que es así. Yo nunca decido nada en ese aspecto.
      Un abrazote fuerte, y gracias.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s