COMIDA DE PERRA

Por lo general, casi todos tenemos algunas prendas favoritas (camisetas, vaqueros, etc..) con las que además de sentirnos cómodos en ellas, por alguna extraña razón, gustamos a los demás precisamente cuando las llevamos puestas. En mi caso, tengo un par de vaqueros que cuando me enfundo en ellos, me hacen irresistible a los ojos de algunos machos alpha.

Manué y yo en lo que iba de curso ya habíamos coincidido en varias ocasiones en la cafetería de la facultad; teníamos claro que el interés era mutuo pero exceptuando algunas miradas más que elocuentes por parte de los dos, aún no habíamos llegado a nada concreto. Tenemos una amiga en común, Marga, y aunque ella me juró que nunca le contó nada de mi vida ni de mis preferencias sexuales, nunca me lo terminé de creer. Por mi parte, sí sabía que tenía novia y los había visto juntos en varias ocasiones.

Aquella mañana, cuando me dirigía a toda prisa a mi aula, me abordó “casualmente”. Eligió, supongo, ese momento en concreto porque vio que iba solo y supuso que era la ocasión propicia para para atacar.

– ¿Dónde vas tan acalorado, rubio?

– Lo siento, no me puedo parar, llego tarde a clase y no sé si me van a dejar entrar.

– ¿Y esos colores en tu cara? Se deben a que vienes corriendo o porque te acaban de echar un buen polvo?

– ¡Qué coño estás diciendo, tío! tú lo flipas colega

– A las doce te quiero ver en la puerta de los servicios de la primera planta. Tengo comida para ti, perra.

Cuando llegó la hora prevista me las ingenié para que mi compañera y yo tomásemos otro trayecto para ir a biblioteca. Pero en las escaleras que conducen a la primera planta me dí cuenta que él nos seguía a cierta distancia. Le miré, pero enseguida aparte la mirada no sin antes ver la pequeña pero inequívoca señal que me hizo con la mano dándome a entender: “¿Qué has decidido? ¿Dónde vas con ésa?”. Le dije a mi compañera que necesitaba entrar un momento en el baño y que me esperase dentro de la biblioteca. Entré temblando en los servicios, él me siguió.

– Te he estado mirando el culo mientras subías por las escaleras ¿sabes una cosa?

-No

– Pues que a los tíos como yo cuando vemos a un chaval como tú con esos vaqueros marcándole el culito, la testosterona nos fluye por los huevos hasta ponernos burracos del todo. En serio, a tope. Una cosa mala. Por qué pones ahora esa carita de inocente ¿crees que soy gilipollas y no he visto estos días como me mirabas el paquete en la cafetería? Anda, ve al último servicio que hay al final a la izquierda, entra tú primero y deja la puerta abierta.

– Tío… no sé..

– Escucha esto, chaval: En este momento sólo existe el “aquí y ahora” así que entra y no me montes ningún numerito. No tienes escapatoria porque vas a tragar tela… tengo suficiente comida para ti, perra.

Hice lo que me ordenó. A los pocos segundos entró en el cubículo del servicio y cerró el pestillo de la puerta. Al verme nervioso y cohibido me sentó de golpe en la taza del inodoro; a continuación, fue acercando sus caderas hasta colocar su abultado paquete a la altura de mis ojos. Separó los muslos y proyectando la pelvis hacia mi cara hizo que la bragueta de sus vaqueros rozase mis labios. El miedo me tenía paralizado.

– ¿Qué pasa ahora, maricón? Tengo que agarrarte la cabeza y aplastarte la cara contra mi polla para que empieces a mamar? En cuanto me la saque, el único pensamiento que debes tener en esa cabecita rubia es tragártela hasta el fondo y sin rechistar.

Asentí y comencé a desabrocharle los vaqueros.

– Así me gusta. A ver, mírame… enséñame esa carita y esos ojitos azules jajajajja

Enseguida tuve ante mis ojos su polla morcillona; me sorprendió que fuese morena porque él era castaño y de tez clara. No era muy grande pero sí bastante gruesa y totalmente uncut con suficiente piel para lamer y jugar con el glande y el prepucio. Son mis pollas favoritas. Empecé por saborear el precum que le humedecía el capullo… me equivoqué, su polla en erección era mucho más grande de lo que en principio creí ver, e incluso más gruesa aún.

– Espera un momento, necesito mear.

Me aparté del inodoro y arrodillado vi como brotaba del meato un chorro de orina potente y continuo.. éste debe correrse de igual manera, pensé. Cuando acabó de mear y sin permitirle sacudirse las últimas gotas, me la introduje en la boca y empecé a mamársela con desesperación.

– Te arde la boca y esa lengüita, cabrona. Me estás dando un gustazo de la hostia.

Se desnudó de cintura para abajo, y acto seguido me levantó bloqueándome el cuello con uno de sus brazos para acabar aplastándome contra la pared de azulejos. Bajó del tirón mis vaqueros y separó mis muslos con sus piernas al tiempo que arqueó mi espalda para tener acceso a mi culo. Oí como escupió en su mano para lubricar su cipote y en el orificio de mi ojete que se dilataba y contraía como los labios cerrados de un beso.

– Vaya pedazo de culo tienes, cabrona. Quieres que te folle el coño ¿verdad que sí, putita? Tranquilo, sé que te vas a gustar aunque al principio te va a doler. El que avisa no es traidor jejeje..

Colocó sus calzoncillos en mi boca a modo de mordaza para silenciar mis gemidos en sus primeros intentos por penetrarme. No lo consiguió.

– Abre bien el coño y relájate.

Se agachó y separando aún más mis muslos sentí la punta de su lengua lamer y puntear sobre mi ano. Me estaba matando de gusto… sus manos golpeando mis nalgas, clavando los dedos y mordisqueándolas como un animal rabioso al tiempo que yo aspiraba el olor de sus calzoncillos, ese aroma profundo y almizclado característico de un macho alpha.

– ¿Te gusta? esta mañana me he hecho un pajote antes de salir de casa y aún deben quedar en mis gayumbos restos de leche. Tienes que ser bueno y obediente mientras te follo y descargo toda la testosterona que tengo acumulada. Y si te portas bien tu macho será generoso contigo y te llenará el coño con su semillita ¿de acuerdo?

 

Brutales sacudidas de esperma  calmaron mis entrañas como un bálsamo. Sentí que se me inflamaba el vientre por el efecto de tanto semen espeso y abundante. Él siguió pegado a mi espalda mordisqueándome la oreja y sin sacar la polla de mi culo

– Tío, por favor.. necesito vaciarme un poco, estoy muy lleno.

Acarició mi vientre con una de sus manos mientras seguía mosdisqueando y lamiendo mi oreja.

– ¿Te duele la barriguita?

– Sí, tío  – Hice intención de sentarme en la taza pero él me retuvo.

– No no no no.. eso sí que no, nene malo. Eso no está bien. Mi leche tiene que quedarse ahí, calentita y guardada en tu barriguita como debe ser. ¿Vas a desperdiciar el regalo que te ha hecho tu macho? no no no no. . eso no está bien.  Mi semillita se queda ahí hasta que la absorbas por completo.

Anuncios

12 comentarios en “COMIDA DE PERRA

    1. jajjaja ¿ya estarás comido?
      Sabes una cosa? me encanta que contoda naturalidad hables de hacerte pajotes, yo me declaro públicamente un buen pajillero, muy amante del amor propio y de saber llevar muy bien “la batuta” cuando se trata de acertar con el ritmo que le gusta a los demás. Hay que estar entrenado para todos los estilos de música..

      Me gusta

  1. Leñe chico, voy a desarrollar algún efecto tipo Pavlov cuando vea que tengo en el rss entrada tuya, rara es la vez que no termino de leer con la bandera bien enhiesta.

    Mi experiencia sexual en los baños de la UGR para nada fue tan morbosa: estabamos con prisas en unos baños asquerosos a no poder más con los de musicología dando la barra de fondo.

    Aunque me has recordado a un casquete en la pública provincial jejejeje

    Le gusta a 1 persona

    1. Qué hábil tu asociación con el título del post ajjajjaj
      Aunque los servicios masculinos me producen mucho morbo, el miedo me paraliza y bloquea… no entro a menos que mi alfa me obligue a hacerlo. Muy importarte que matice lo siguiente: con “obligar” me refiero a confiar plenamente en mi amo, por eso le cedo el control de la situación. Estoy seguro de que no me va a obligar a hacer nada que ponga en riesgo mi salud ni integridad física.. sólo vamos a jugar y a disfrutar sexualmente. Tampoco olvidemos (sin entrar en temas de moral) que desde niño aprendí a “ofrecerme” a los tíos, un detalle a considerar.

      Le gusta a 1 persona

    1. Salvo ésta (y alguna otra en otro lugar que ya contaré), no he follado en estos escenarios aunque como he dicho más arriba me resultan muy morbosos. ¿Me creerías si te digo que a no ser que sea muy urgente y no me pueda contener, prefiero esperar a llegar a casa antes de entrar en un servicio público? te aseguro que es totalmente cierto.
      Perdonadme que me extienda tanto en mis respuestas a vuestros comentarios (aprenderé a sintetizar y no enrollarme) pero es que “necesito” explicar(me) el tipo de acciones y reacciones que se producen entre un dominante y un sumiso..
      ¿Pero tantos son los alfas con los que tropiezas? mi respuesta es: NO. Auténticos alfas que ejerzan y sean conscientes de serlo… poquísimos. La clave está en la mirada, en el modo en el que les miro y despierto en ellos. Entonces, aparecen alfas dispuestos a que les sirva en el metro, en una entidad bancaria, en un aula, detrás de la barra de un bar o la mesa de un despacho…
      Este chico del que hablo en este post (es un chaval normal y corriente, de trato cordial y moderado) pero no le dejé otra opción: si quería llegar a algo más conmigo debía sacar el alfa que llevaba latente, y es muy buen alfa por cierto.

      Me gusta

  2. Creo que la casualidad no existe, todo pasa por algo. Y me temo que tú amiga…….. bla, bla, bla.
    Este post causa-efecto jejejeje
    Abanderado es un marca de calzoncillos, no? Ay no…que se me va la olla , había leído banderas enhiestas, es el efecto acusado jajaja

    Saludos

    Me gusta

    1. Por supuesto, Juan, estás en lo cierto. Mi amiga (por mucho que a día de hoy me lo sigue negando) fue la que le contó a Manué qué tipo de tíos son los que me atraen y la relación que mantengo con ellos, a la hora de despertar su interés y curiosidad hacia mí. De eso estoy convencido.
      En verdad, eran unos bóxers.. pero bueno, en cuestión de izar bandera cualquier tela viene bien. 😀

      Me gusta

    1. jajjaj.. sí, bien a tope. Y además, es de los que disparan ráfagas fuertes y con mucha munición. Imposible no sentirlo 😉
      Ah, por cierto (qué pesado soy ,no paro de explicarme) lo que en una relación homosexual lo que realmente cuenta es que ambas partes disfruten e intearactúen en complicidad sin darle excesiva importancia al semen en sí mismo y quien lo “administra”… en una relación alfa y esclavo “la semillita” es de suma importancia para un esclavo beta- pussyboy como yo. El alfa no sólo se corre, “fecunda” a su esclavo porque sabe que para él es su premio, el mayor regalo que puede hacerle.

      Me gusta

  3. Uffff…pero como eres, ahí en plena semana santa sevillana y tu calentando la blogosfera hasta estos niveles. A mi la historia me ha dado muchísimo morbo ( para no variar ), porque aunque también prefiero la comodidad de hacer estas cosas en casa, cuando he tenido una pareja con la que me he sentido bien compenetrado me ha excitado mucho el utilizar este tipo de lugares “públicos” para un revolcón de esos express….pero yendo al tema del post, yo también estoy convencido de que tu amiga “se fue de la lengua” con tu macho alfa de esta vez, de otra manera no habría ido tan seguro y tan al grano….y se me ocurre preguntar ( aunque no tiene que ver con el post ): ¿alguna vez has tenido alguna relación en la que actuabais de igual a igual y no como “macho alfa y esclavo”?…que se me ocurre que también sería un buen tema para una entrada -que morro tengo, diciéndote lo que tienes que poner, jaja- para poder comparar la diferencia y entenderte un poco mejor, ¿no?
    …bueno, tú ni caso, que lo haces muy bien siguendo tus propios impulsos de publicación.
    ¡Buen día, guapo!

    Me gusta

  4. Huy, pues ni se me había pasado por la cabeza, te lo digo en serio… lo siento mucho, pero no soy adepto a ninguna religión. Vivo en Sevilla por casualidad, porque al separarse mis padres, mi madre se trasladó a trabajar aquí con su nueva pareja. Por respeto a sus tradiciones, costumbres y folcklore, porque creo que cada pueblo tiene su manera propia de sentir y expresar su fe y devociones – en este aspecto Sevilla es muy peculiar y ombliguista – prefiero no comentar nada de la semana Santa y mantenerme al margen de esta movida. Un-angel, no estoy diciendo esto por ti ¿eh? es que me ha venido solo… Pero, mira no me voy a callar esto: este gran Teatro al aire libre coincide con los inicios de la primavera, temperatura cálida, estado de ánimo alegre que se refleja en la sensualidad de los cuerpos, muchedumbres en las que por momentos no cabe un alfiler, alcohol (sí, mucho vinito y cervecita, algunos se meten como penitencia unos latigazos!..) las candelarias, los olores, algunos cristos semi desnudos que son muy guapos, los vaivenes, los refregones, agárrate y pégate a mi para no perdernos en la bulla…jajjajja las veces que he asistido a ese espectáculo callejero si me lo he pasado bien es porque lo he vivido como una fiesta pagana tipo ritual de iniciación a la primavera o algo así. Claro que yo soy un putón incorregible que acabaré pudriéndome en los infiernos 😀
    Es interesante lo que dices de tener sexo en la calle con tu pareja porque os produzca morbo; eso amí no suele sucederme porque cuando estoy en “el exterior” el alfa se vueve muy ansioso, extremadamente celoso y posesivo, se obsesiona con mantener su status de dominante y defenderse de los intrusos. A un alfa lo peor que le puedes hacer es cuestionarle su poder y auroridad.
    No, no he mantenido nunca una relación de igual a igual con otro chico. En mis relaciones nunca ha habido espacio para el amor, los sentimientos y emociones, los afectos correspondidos etc.. tal y como se pueden leer en novelas y ver en películas sobre el amor homosexual.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s