PALABRAS INSOLENTES, pero sagradas

 Hace no mucho (creo que después de Navidad) entré en un foro donde me dieron a conocer una clasificación por categorías de los diferentes tipos de sumisión que existen en relación al macho alpha. Confieso que no tenía ni la menor idea que existiese esa lista de características para cada tipo, algunas de ellas, ni tan siquiera las había oído antes. De la sorpresa pasé a la confusión. Yo creía erróneamente que todos los subordinados nos parecíamos bastante y nos gustaban “casi las mismas cosas”. También me di cuenta que mis relaciones con chicos extremadamente dominantes y posesivos (tanto ellos como yo) habían surgido de una manera espontánea entre mis amigos, en el barrio, en el instituto, la Facultad, etc… para ir fraguándose poco a poco hasta consolidarse ese vínculo característico entre un alpha y su esclavo. Puedo asegurar que tanto ellos como yo antes de conocernos no frecuentábamos ambientes, lugares ni webs donde se manejan estos códigos y términos. Éramos el Dominante y su sumiso, el Amo y su esclavo, sin más. Pensábamos que éramos los únicos en el mundo, que nuestra relación era distinta a los demás, y que había que mantenerla muy en secreto. Sí, claro, había visto vídeos porno sobre el tema: Bondage, cadenas, cuero, látigos etc… pero siempre tuve la impresión que eran como “una puesta en escena”, un juego de roles, una representación de algo pactado, y que una vez acabada la sesión cada cual regresaba a su vida y punto. Yo en cambio siempre he necesitado que esa relación estrecha y profunda de sumisión al macho alpha fuese muy real y continuada porque mi veneración y adoración al macho dominante siempre ha sido absoluta y sin límites.

 Pues bien, tras analizar en detalle esta lista de categorías (pasivos, betas, omegas, faggots, sissy boys, lil boi, princesas, esclavos y objetos) he comprobado que encajaría en un tipo de sumisión que oscilaría entre un beta y un omega. Pero sinceramente, no lo tengo tan claro porque creo que de algún modo u otro TODOS tenemos un poco de todas esas características en común, no sé… Tengo 21 años, he tenido muy pocas relaciones con chicos porque siempre he sucumbido ante un tipo de tío muy concreto. En total, no han pasado de diez: tras iniciarme con mi hermano a muy corta edad, pasaron dos años hasta que apareció J.V. (yo tenía doce años y él dieciséis) con quien estuve cerca de tres años, los otros siete tíos con los que mantuve una estrecha relación se espaciaron en el tiempo hasta hoy. 

De mis experiencias en este tema he podido sacar algunas conclusiones: Estoy convencido de que el macho alpha no aprende a serlo con el tiempo, tampoco es una cuestión que quiera serlo, sino más bien que nace líder por naturaleza, ése es su “sello de nacimiento” y lo que le distingue del resto de amigos y compañeros que he conocido. Por supuesto que existen una gran mayoría de hombres con una rol masculino perfectamente estructurado y “muy machos” para entendernos, pero no TODOS son alphas. Si un dominante decide someter y apropiarse de un esclavo es porque así se lo exige su naturaleza dominante. Muchas han sido las frases y parlamentos que he oído de boca de mis dueños dirigiéndose a mí, todas ellas dentro de un contexto y situaciones muy concretas.. he decidido llamarlas “Las palabras sagradas”:

– Te exijo que cuando me veas desnudo, te arrodilles ante mí dando muestras de absoluto respeto y devoción. Aprende a tratar mi polla exactamente como lo que es: un bien preciado que tu macho superior te ofrece. Yo te recompensaré con mi jugo si eres lo suficientemente sumiso, educado, y obediente.

– No quiero que uses ningún tipo de colonia ni perfume. Cuando aplasto tu cabecita contra mi polla refregándola de arriba a abajo entre mis muslos y vello púbico, es porque quiero impregnarte con mi olor, y que mis feromonas permanezcan en tu cara el mayor tiempo posible. Debes sentirte orgulloso de ello porque llevas mi sello – eso significa: eres mío y me perteneces – y te distinguirá de los demás tíos que se crucen contigo por la calle porque sabrán que no estás libre, y tú al saber que eres“mío” te sentirás protegido y seguro. Si se te ocurre engañarme sabes que acabarás pagándolo muy caro.

– Tanto si me corro en tu boca o en tu garganta, felicítate porque te he regalado el mayor premio al que puedes aspirar: la semilla sagrada que contienen mis huevos. No debes parar sin mi consentimiento, aunque me haya corrido en tu garganta debes seguir chupando, lamiendo, mamando y tragando hasta la última gota de mi leche. Besa mis huevos en señal de agradecimiento y devoción. Recuerda que me gusta y excita verte siempre hambriento y tragón.

-No profanes esta comunión con tu macho porque es sagrada, llevas mi esencia en ti. Por lo tanto, no debes comer ni ingerir ningún liquido – ni siquiera agua – hasta que hayas hecho la digestión y mis jugos entren a formar parte de tu metabolismo. Si me corro en tu culo harás exactamente lo mismo: lo irás absorbiendo poco a poco como si te hubiese fecundado, ésa debe ser tu sensación interna, así que muéstrate feliz y contento. Me bastará con tocar tu vientre para darme cuenta que mi leche sigue ahí como si te hubiese preñado. Los enemas y duchas vaginales formarán parte de tu higiene íntima; controlando todos estos detalles le demostrarás a tu macho lo mucho que le quieres y lo feliz y contento que eres obedeciéndole. 

 

– Si te descubro tocándote – o peor aún, pajeándote – además de molerte a hostias y patadas, me entrarán intenciones reales de castrarte. Métete esto en tu cabeza: entre tú y yo la única polla que existe es la de tu macho – no hay más polla que la mía – cuando me desabroche los vaqueros y te enseñe el nabo, además de veneración, tu cerebro y voluntad dejarán de funcionar. Puedo follarme tu cerebro si me sale de los huevos, es algo que debes saber.

 

– Cuando te esté penetrando ten la delicadeza de cubrir tu pequeña y ridícula pollita con una mano y arrastrarla hacia tu vientre ocultándola de mi vista. Tienes la suerte de que eres rubio y tu vello es casi inexistente, tu culito y muslos –  así como el resto de tu cuerpo – deben estar siempre lisos y suaves como los de un niño. Si aplastas tu pollita con la mano y la arrastras un poco en dirección a tu barriguita, hunde dos deditos entre tus testículos y así darás la impresión de que me ofreces un coño. Puede que te coloque una jaula de metal a modo de cinturón de castidad para encerrar en ella tu ridículo pene y huevecillos creando así una especie de clítoris aprisionado y permanentemente excitado. Quiero verte y sentirte siempre alegre de recibirme, educado y delicado, pero también que cuides tu cuerpo haciendo deporte y actividades físicas.  Yo te “feminizo” a mi voluntad porque mi carácter y naturaleza dominante me piden someterte, pero eso no significa ni implica que seas afeminado. No eres una tía así que no trates de parecerte a una tía porque eso me repugna. Yo te “feminizo” a mi antojo para que me des todo el máximo placer porque eres mi puta, mi chico, pero no olvides que también follo con todas las tías que quiero y puedo. Insisto: No eres una tía y tampoco pretendas serlo. Si me gusta estar contigo es porque eres un chaval normal y corriente como los demás de tu edad, un chico que yo he sabido doblegar y someter para servirme únicamente a mí y convertirlo en “alguien de mi propiedad”. 

– Recuerda: si no eres capaz de contenerte y te corres ante mis ojos te abofetearé sin contemplaciones de ningún tipo, yo soy el único macho de los dos que tiene leche en los cojones. No perteneces a ningún sexo en concreto, eres mi objeto. Habrá días que te utilizaré como un muñeco hinchable donde llenar de leche todos tus agujeros, y no se te ocurra protestar porque lo lamentarás muy caro.Tu boca, tu culito y todo lo demás hazte a la idea que han sido creados para darme todo el placer que necesito, para así sentirme más dominante y superior a ti y a todos los demás. Tú eres la prueba de que existes y has nacido únicamente por y para mí.

 

– Ensaya con tus deditos o con un dildo a estimular tu próstata como si fuese una vagina. Entrena los músculos de tu ojete abriendo para recibir mi polla y apretando al salir, exactamente lo mismo que hacen tus labios cuando succionan al hacerme una mamada. Pronto aprenderás a gozar y a correrte por dentro como una tía, pero sólo cuando yo te lo ordene. Aún eres muy joven y no puedes evitar ir goteando líquido preseminal constantemente pero terminarás por controlarlo.

 

– Quiero verte y sentirte siempre ansioso y hambriento de tu macho como si fueses una perra en celo. Tu vida no cuenta, tu voluntad es nula porque yo soy el único significado de tu vida.

Anuncios

15 comentarios en “PALABRAS INSOLENTES, pero sagradas

  1. Más que palabras sagradas, son como los 10 mandamientos (bueno, en realidad 9).
    No tenía ni idea de todo ese mundo, ni de tantas definiciones para sumisos desde que te estoy leyendo. Sí que es verdad lo de que nunca te acostarás sin saber algo más, y contigo me estoy sacando un doctorado.

    Saludos

    Le gusta a 1 persona

  2. Y entonces ¿te pajeabas cuando te dijeron que no lo hicieses? Si es así, ¿te entraban ganas en esos tiempos, podías aguantarte esas ganas que le entran a uno cuando “se pone caliente”? Jejejejeje, al leerte me viene en mente lo mucho que he intentado durar 1 semana sin tocarme u.u. Nunca lo he conseguido, solo he llegado a 3 días y unas horas más.

    James

    Le gusta a 1 persona

    1. A ver, si el dominante te pide que no te pajees mientras te está follando es porque además de llevar “el control” absoluto de la situación (él te está usando únicamente para su propio placer), en algunos casos, el alpha no quiere ver la polla del sumiso ni mucho menos que te toques. Para entendernos, su polla es la única que manda. Algunos esclavos (no es mi caso) por respeto a su amo utilizan una “jaula de castidad” en la que encierran bajo llave su pene precisamente para evitar la tentación de tocarse. Ya lo iré explicando con más detalle y con fotos.
      “Mi problema” precisamente es que además de ser muy caliente y morboso, no paro de lubricar y estar permanentemente excitado. Si estoy a cuatro patas y la penetración es muy profunda, llego a tener varios orgasmos seguidos de diferente intensidad; y si estoy cara a cara mirándole a los ojos (el misionero para entendernos) el placer es aún más bestial y el orgasmo más intenso.
      Resumiento: un esclavo (independientemente del tipo que sea) NUNCA se debe tocar y menos aún correrse delante de su amo a menos que él se lo pida.

      Me gusta

  3. Yo leo tus palabras y sinceramente ( y te lo digo con el máximo respeto y afecto, de verdad ) me parece estar leyendo la descripción de formas de vida extraterrestres de tan ajenas que las siento. Aún entre personas mayores de edad y conscientes de sus actos, me resulta incomprensible que alguien pueda prestarse voluntariamente a esa anulación de su persona y que por el otro lado haya otro alguien que pueda sacar un placer o una satisfacción con ello. Como te decía el otro día en determinados momentos y con determinadas personas he podido encontrar sexualmente estimulante el jugar a esos roles de “tú eres el macho dominante y yo hago lo que quieras” ( tanto estando en un lado como en el otro ), pero como te decía también, tu te pasas por kilómetros cualquier barrera o límite que en esos casos yo me haya podido poner al respecto…
    …pero si ahora que puedes decidir voluntariamente tu te decantas por eso y es lo que te gusta y te hace feliz, poco importa lo que piensen los demás, ¿verdad?

    Le gusta a 1 persona

    1. ¿Qué puedo decirte, un-angel? pues que entiendo perfectamente que te resulte incomprensible este tipo de relaciones. Sé que lo dices desde el respeto y el afecto, aunque igualmente aceptaria que me lo dijesen desde la indignación y el desagrado. ?Que si es lo más sano, aceptable, y natural? Pues, en lo que a mí atañe, ya he dicho que voy a un psiquiatra y a una psicóloga para encontrar mi lugar en el mundo y saber cual es mi propio centro de gravedad. Doy por sentado que nadie en su sano juicio se va a tomar este blog como si fuese un tutorial acerca de “como ser esclavo y no morir en el intento” o “cómo gozar siendo esclavo” etc… jajjajjaaj ¡sólo faltaría eso! XD
      ¿Que si es lo más sano y normal vivir así? seguramente no lo sea.
      Yo no quiero ser “normal”, quiero ser feliz.

      Me gusta

    1. Sí, Christian… lo voy a hacer. En sucesivas entradas pondré esquemas para definir y aclarar algunos conceptos que se prestan a la confusióm.
      Tranqui, sé que vais a ser muchos los que no os identifiquéis con este tema.
      Si te soy sincero, tampoco busco la comprensión. Soy de los que piensan que los que “nos comprenden”, de alguna manera esclavizan algo nuestro. Parece una paradoja que diga esto viviendo de mí, pero no lo es.
      Bissous.

      Me gusta

  4. Lucky, muy interesante el ejemplo que has puesto. Efectivamente, es muy posible que tu amigo Juani buscase ser tratado – afectiva y sexualmente – como “algo más” que un simple pasivo.
    Yo tampoco conocía esa clasificación hasta que me sacaron de mi error: pensaba que a todos los subordinados nos gustaba lo mismo y ser tratados del mismo modo.
    No fue en un blog sino en un foro al que entré buscando información precisamente sobre este tema, y tras un breve sondeo acerca de lo que me gustaba e iba buscando en un tío, me ayudaron bastante en cuanto a identificarme a un tipo de esclavo en concreto.
    Aunque no recuerdo ahora qué foro entré, no te preocupes, te pasaré todos los links que encuentre relacionados sobre este tema.
    Besos

    Me gusta

  5. Te voy leyendo poco a poco Javi, va siendo cada vez mas extenso tú cuaderno de bitácora, ya te comenté que se necesita cierta calma.
    Pero me ocurre que se despiertan en mi una tormenta de pensamientos que no termino de colocar. Entre el descubrimiento de algo muy desconocido por mi de dominantes- sumisos. Amos- esclavos y para remate con una clasificación tan amplia y detallada.
    La anulación de personalidad, la privación de libertad con tintes de violencia, el sufrimiento, me tiene muy confundido.
    Tal vez yo sea muy simple, y desconozca esto y mucho más, Con esto no quiero decir que tus historias no estén exentas de carga erotizante, que lo están, lo cierto que se abre una ventana al descubrimiento.
    Ah, y por cierto, me reitero en que tu forma de expresión me gusta.
    Ale, sigue haciendo de tu blog ese espacio de !!! libertad !!!.

    Salu2

    Me gusta

  6. Eres muy especial, Juan. Aún sin conocernos, puedo decir que me encanta ese algo de donde y como me llegan tus comentarios…
    Tienes razón, aunque en mi trato diario con los demás me suelen decir que transmito mucha serenidad, también sé que me falta “tener calma” como tú bien dices. Reconozco que a veces me puede un poco la ansiedad, y es que dar este paso para abrirme aquí en canal no me está resultando nada fácil.
    No eres simple, Juan… por regla general, mucha gente asocia el tema de la dominación/sumisión con el fetichismo, el cuero, los látigos, una violencia y agresividad “descontrolada” y gratuita,etc.. No es eso, hay mucho más que un juego de roles para satisfacer una fantasía puntual o una mera puesta en escena. Ya lo iremos viendo.
    Me gusta lo de “espacio de libertad” bienvenido, espero compartirlo contigo.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  7. Practicamente esta es la primera publicación donde se ve el “consenso legislativo” que deben seguir alpha-sumiso básicamente n_n en realidad coincido en que muchos hombres tienen 0 de alphas dominantes (mi caso podría ser XD).

    Como siempre he dicho,es una conexión muy peculiar ya que una de las partes deja total y absoluta confianza y liderazgo(que también no dejar de significarlo cuando hablamos de sumisión) para que el otro tome las riendas de la actividad sexual.La cuestión de que los alphas demandan que su sumiso se cubra los genitales revalida mi suposición de que más bien es una premisa psicológica la que la inmensa mayoría de hombres heteros tenemos con todo lo que envuelve la actividad anal.Me recordó a muchos cuando confiesan que pueden ver a una chica trans increiblemente femenina y muy atractiva(me incluyo) y estar dispuesto a tener sexo con ella aunque siga teniendo genitales masculinos,aunque siempre cubriendoselos.Por ello digo,que no es cuestión de orientación sexual ni de prejuicios sociales,el hombre ya de por sí tiene una especie obsesión hacia todo lo que envuelve la penetración anal.

    Le gusta a 1 persona

  8. Qué agudo y preciso tu análisis Sr. Brújula, se nota que dominas bien el espectro de las diferentes personalidades del ser humano. Este post no es el primero donde hablo del consenso legislativo entre el Dominante y su sumiso. Tienes mucha razón, los verdaderos Alfas son muy escasos y difíciles de encontrar, y en cuanto al concepto “dominante” no tiene que nada que ver con la fuerza bruta, la violencia gratuita, el poderío físico, ni obedece a un carácter agresivo. En muchos casos, tampoco no es necesario el contacto físico ni sexual para establecerse ese vínculo Alfa/ sumiso.
    Siempre aclaro que sólo y únicamente he estado con nueve hombres en total, y todos respondían a este perfil: Macho Alfa , muy activo sexualmente con sus chicas, y extremadamente dominante y posesivo conmigo. Casi nunca he podido elegir yo: cuando un Alfa al que había estado sometido se casaba o decidía no seguir la relación, era él mismo quien me ponía en manos de otro Alfa de su elección, normalmente el traspaso se producía entre sus colegas de confianza. Es una cuestión de jerarquía.
    En cuanto a mi apetito sexual y estimuación anal,sólo un apunte (sería muy extenso ahora explicar todos los detalles): Me “iniciaron” sexualmente a los 12 años, mis genitales no estaban aún desarrollados, de hecho no maduraron ni desarrollaron masculinamente hasta los 14, aunque sí experimentaba intensos orgasmos sin eyacular. El obligarme a cubrir mis genitales (tal como lo entendí y ellos me lo dejaron muy claro) obedece únicamente a este lema característico de un Alfa: entre nosotros el único hombre soy yo, la única verga que existe es la mía a la que debes admirar y venerar con absoluta devoción. Te feminizo a mi antojo. Como Macho Alfa necesito hacer en tu carne bien entrenada, un molde exacto a lo que necesito para desfogar mi apetiro y mi deseo irrefrenable de dominación. Y ese molde se debe ajustar perfectamente a mi verga como un guante, todo lo demás de ti no me interesa. Ensaya, entrena, y esfuérzate para prucarme el mayor placer posible para que siga usándote siempre bajo mi control estricto.”
    Mi gran problema (además de mi andoginia) es que soy hipersensitivo y excitable, y no conseguí nunca regular mi multiorgasmia;y eso es lo que más enfurece al un Alfa porque necesita el control absoluto de mis orgasmos y no concedérmelos hasta que él lo decida.
    Todos mis anteriores Alfas han sido muy “físicos”, muy activos sexualmente… pero vi vida ha dado últimanebte un giro de 360º al conocer a un Alfa “intelectual” (acaba de finalizar su carrera de Medicina y está en un postgrado de Psiquiatría) que su mayor afán es el control mental y emocional. Y ante eso, es prácticamente imposible no sucumbir.
    Gracias por comentar, no sé si me he explicado bien.
    Un saludo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s