CONFESIÓN 2

 

tumblr_nxbfjbaEya1t8ivmgo1_500

 

Era evidente que disfrutaba exhibiéndose ante sus colegas mientras me follaba la boca. Algunos de ellos se pajeaban mirando como mi macho me esclavizaba y se adueñaba poco a poco de mi voluntad y de mi vida. Sólo tenía doce años y ya comprendí por aquel entonces que ése iba a ser mi destino: servir y adorar por completo a un macho dominante.

– Voy a correrme y quiero que te lo tragues todo. Como lo escupas te mato.

Noté su esperma caliente derramarse sobre mi lengua .. estaba muerto de miedo y excitación. Le oí gemir y sacudir caderas y muslos hasta vaciarse por completo en mi garganta.

– Hoy has probado mi leche y he querido que mis amigos sean testigos de que a partir de este momento me perteneces. Eres sólo mío, sólo yo puedo hacer contigo lo que me salga de los huevos. Eres un puto maricón, un ser inferior a todos nosotros. Si cuentas algo a tus padres o a los profesores sabes que lo pagarás muy caro. Te lo repito: sólo me la chuparás a mí que soy a tu macho. Si me entero o te descubro con otro tío, te mato.

 

Después de humillarme ante sus colegas me obligó a pajearles hasta que se corriesen en mi mano. Como líder del grupo me hizo arrodillarme a sus pies y oler su paquete con la cremallera abierta; apretó mi cabeza contra su entrepierna hasta dejarme sin respiración. Luego se sacó la polla para refregármela por la cara y tras abofetearme dos o tres veces, me dijo: “Abre bien la boca, maricón. Sé que lo estás deseando”. Era la primera vez que le hacía una mamada a un chico y quise sujetársela con la mano pero él no me dejó. Quería follarme la boca para que sus amigos viesenn claramente como arqueaba su cuerpo y me la metía hasta la garganta. Pronto me entraron arcadas y la saliva se desbordó por las comisuras de mis labios, estaba al límite de la asfixia.

– Ya aprenderás a abrir tu puta garganta para mí. Yo me encargaré de que aprendas.

tumblr_nxbfjbaEya1t8ivmgo6_500
 Comencé a gemir cuando me pellizcó los pezones. Tras abofetearme colocó su índice sobre mis labios empleando el gesto amenazante de guardar silencio. Shhhhhhh …esa boquita cerrada! ¿vale?  Me quitó la camiseta y a continuación empezó primero a chuparlos y luego a mordisquerlos. Sentí una mezcla de placer y dolor, un no saber donde terminaba la barrera del dolor y empezaba la del placer o viceversa. Me sonrió y me estremecí al ver ese gesto amable por su parte. Hizo lo mismo con mis labios, primero los besó, los mordisqueó y después introdujo su lengua forzando mi mandíbula con el puño para abrirme la boca y escupir dentro.

– Bájate los pantalones, quiero verte.

En esos momentos mi mente se debatía en una vorágine producida por el miedo, la vergüenza, y el temor a lo desconocido. Un niño muy inseguro ante él, un macho cuatro años mayor que yo ante el que que poco a poco iba sucumbiendo y venerando con más intensidad y entrega.

 

– ¡No tienes un puto pelo en las piernas ni en esa pollita ni tampoco en el culito, maricón! ¿ves como eres como una nenaza y un ser inferior a un tío? Díme: ¿Te sientes inferior a mí?

– Sí

– Vale, así me gusta. Ahora pajéate para que yo te vea.

 

Comencé a hacerlo pero con la vista baja. ¡Mírame! – me gritó. No me costó mucho entrar en erección porque de algún modo aquella situación de miedo y terror me excitaba. Se agachó en cuclillas ante mí y ensalivando dos dedos de su mano derecha acarció mi agujerito. Me gustó. Pero luego cuando intentó introducirlos en mi culito no lo consiguió. Escupió entre mis piernas y siguió ejerciendo presión pero el dolor era insoportable. Me afofeteó de nuevo.

 

– Te lo vuelvo a repetir y será la última vez que lo haga: Tú a callar y a obedecer siempre ¿de acuerdo? ya sé que duele, pero eres mío puto maricón. Cuando estés en tu casa, ve acostumbrándote a meterte por el ojete los mangos de madera de las herramientas, una fruta, o lo que sea… porque la próxima vez que se me antoje te voy a follar a tope. Luego no digas que no te he avisado.

 

El miedo a sus amenazas y sobre todo penetrante su mirada me condujo a una especie de orgasmo más parecida a mearse de miedo que a otra cosa. Como dije antes, a mis doce años aún no me había desarrollado del todo, y mi corrida fue transparente, sin líquido seminal aún. Él lo notó y se burló de ello.

 

– ¿Te das cuenta como no eres un chico normal? aunque eres aún muy niño te corres como una tía… Ahora mira como lo hago yo y aprende a adorar a un macho dominante.

 

Se acercó a mi cara y empezó a pajearse. Le oí gemir de placer, olía su polla muy cerca, tan poderosa y dura que me hubiese gustado cogerla entre mis manos y besarla , necesitaba decirle a él que le amaba, le necesitaba, y adoraba como a un ídolo.. El agujero de su capullo se abría y cerraba enfundado en la piel del prepucio deslizándose de abajo a arriba. Esa visión me produjo una excitación enorme. Me obligó a chupársela durante unos minutos, y cuando estuvo a punto de correrse la sacó de golpe para que viese como brotaba la leche de su polla para acabar derramándose por toda mi cara. Aún sin acabar del todo, me la introdujo de nuevo en la boca y sentí los últimos estertores de semen deslizarse por mi garganta. Cuando terminó de vaciarse, recogió los restos de lefa con el índice de su mano y lentamente los fue introduciendo en mi boca para que los saborease.

 

– Al final, te has portado bien putita, has hecho disfrutar a tu macho. ¿Ves como no es tan difícil? los tíos como yo necesitamos constantemente sentirnos dominantes, seguros, y poderosos. Y tú tienes todo lo que yo necesito.

 

Luego me echó el brazo por el hombro y me besó en la cabeza a modo de hermano protector. Ese gesto suyo de ternura me hizo llorar sin poderme contener. Le pedí perdón, le supliqué que me perdonase por llorar.

 

– No pasa nada pequeño. Venga, vamos… tampoco creas que soy un monstruo.

 

 

 

Anuncios

2 comentarios en “CONFESIÓN 2

  1. Hola. He deicidio seguir tus publicaciones. Me parecen sinceras y nada inventado, aunque igual me equivoco y es nada más que fantasías narradas a modo de historias homo-eróticas. En el caso de que sean realidad me gustaría formularte una pregunta. Siendo esclavo de un superior ¿Te sientes feliz o verdaderamente te gustaría cambiar eso? Muchas GRACIAS de antemano. Un Saludo desde Málaga.

    Me gusta

  2. Hola, antes de nada, muchas gracias por todos los likes y por tu tiempo de lectura. Me siento muy halagado. Llevo un tiempo sin actualizar el blog y sin subir un post por problemas personales y un poco falto de tiempo. Espero ponerme manos a la obra pronto.
    Efectivamente, todas mis entradas tienen una base real – el motivo principal por el que abrí este blog tuvo un origen terapéutico a modo de diario íntimo y personal, sólo me siento cómodo expresando lo que he vivido y sentido – aunque al desarrollar la historia es inevitable que te vengan a la cabeza de modo automático y espontáneo… recuerdos, asociaciones, sensaciones ocultas, etc..
    Respecto a tu pregunta, dedo en la llaga, ya me resulta un poco más difícil responderte sin extenderme demasiado. Mi vida sexual y emocional quedó marcada en la infancia por diferentes sucesos que no voy a detallar ahora pero que indudablemente tienen relación con la fuerte dependencia emocional y sexual que siento por un tipo muy determinado de chicos: los dominantes Alfa. Sólo he vivido este tipo de relaciones (Dom/sumisión), no he tenido otras opciones, no me han dejado o no las he buscado.
    Sí he intentado cambiar este círculo vicioso pero además de resultarme muy difícil, tampoco ha sido posible hasta el momento (este verano se produjo un milagro pero acabó en un infierno en el que aún estoy) a pesar de intentarlo.
    Gracias a ti por tu interés y por comentar. Nos seguiremos leyendo.
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s